Los millennials necesitan más de medio millón de dólares para ser felices, según nueva encuesta

Los más jóvenes y mayores creen necesitar menos que la generación Z para alcanzar la satisfacción económica, según estudio de Empower.

Por Kevin Moreno

FILE PHOTO: Four thousand U.S. dollars are counted out by a banker counting currency at a bank in Westminster, Colorado November 3, 2009. REUTERS/Rick Wilking/File Photo



FILE PHOTO: Four thousand U.S. dollars are counted out by a banker counting currency at a bank in Westminster, Colorado November 3, 2009. REUTERS/Rick Wilking/File Photo

Fuente: infobae.com

Una encuesta reciente realizada por Empower y The Harris Poll revela que, en promedio, los estadounidenses consideran que se requiere un salario anual de USD 284.167 para ser felices. Sin embargo, los millennials cifran la felicidad en una cantidad sustancialmente mayor, estimando que necesitarían USD 525,000 anuales, muy por encima de lo que indican otras generaciones.

Por ejemplo, el estudio reveló que la Generación Z cree necesitar USD 128.000, la Generación X apunta a USD 130.000 y los baby boomers a USD 124.000 por año con tal de tener una vida feliz.

La dificultad para alcanzar la satisfacción económica afecta de manera particular a los millennials en el contexto de una economía marcada por la inflación y la recuperación pandémica. Aunque el índice de precios al consumidor de Estados Unidos ha caído a un incremento anual del 3.2% en octubre, la disminución desde el 3.7% del mes anterior no ha resultado en un alivio económico palpable para muchos.

En relación con esto, el índice de bienestar financiero de Morning Consult señala que el bienestar financiero de los millennials ha caído dramáticamente a 0.94%, comparado con el incremento a 4.04% para los baby boomers, entre agosto de 2022 y agosto de 2023.

En cuanto a las cargas de la deuda estudiantil, los millennials tienen en promedio USD 42.637 dólares en pagos por hacer, superando el promedio de USD 35.000 dólares de todos los prestatarios y el aumento en las morosidades de las tarjetas de crédito son factores que afectan notablemente a esta generación, resaltó Business Insider.

Además de las deudas, factores como el costo creciente de la guardería infantil, el cual ha triplicado desde 1991, y el elevado precio de la vivienda —más del 75% del mercado inmobiliario es inaccesible para compradores de clase media— son preocupantes. Más del 85% de los encuestados en un estudio de octubre de Fannie Mae consideraron que es un mal momento para comprar una casa.

El representante Jimmy Gomez expresó: “Eso significa menos dinero para ahorros, universidad, iniciar un pequeño negocio, reparaciones a tu casa. Las cosas básicas se vuelven cada vez más difíciles. El estrés es real, especialmente para la Generación Z y millennials”.

Imagen Ilustrativa Infobae

Imagen Ilustrativa Infobae

Estos retos están llevando a un tiempo financiero difícil para muchos estadounidenses, y no está claro cuándo mejorará el sentimiento del consumidor millennial ni si se ajustarán sus expectativas salariales, apuntó la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (National Association of Realtors).

El presidente Joe Biden reconoció las tensiones económicas en una declaración del jueves, mencionando: “Nuestras acciones han reparado las cadenas de suministro y han ayudado a reducir la inflación a su nivel más bajo en dos años. Pero aún tenemos más trabajo por hacer: los precios todavía son demasiado altos para muchas familias”.

Las declaraciones del presidente reflejan el reconocimiento de las dificultades económicas a nivel nacional y un compromiso con continuar la labor para mejorar la economía.

¿Quiénes forman parte de los millennials?

La generación de los millennials está compuesta por las personas nacidas entre los años 1981 y 1996. Este grupo poblacional sucedió a la Generación X y precedió a la Generación Z. Los millennials se caracterizan por haber crecido durante el auge de la tecnología digital y los medios de comunicación en línea, lo que ha influido significativamente en su forma de interactuar con el mundo.