Sube cifra de muertos por deslizamientos en Tanzania

Los operativos de búsqueda y rescate han recuperado hasta ahora 68 cuerpos, informaron las autoridades en su último balance.

El gobierno de Tanzania anunció que costeará los funerales de las víctimas.
El gobierno de Tanzania anunció que costeará los funerales de las víctimas.Imagen: Tanzania’s Ministry of Interior

Los corrimientos de tierra provocados por lluvias torrenciales en el norte de Tanzania dejaron al menos 68 muertos, según un nuevo balance difundido este lunes (04.12.2023) por las autoridades.

Un anterior balance daba parte de 63 muertos. Las fuertes lluvias afectaron el fin de semana a la ciudad de Katesh, a unos 300 kilómetros al norte de la capital Dodoma, causando deslizamientos de tierra que destruyeron viviendas y arrastraron vehículos.



«De momento contabilizamos 68 muertos» y «las búsquedas siguen», informó una responsable de la región de Manyara, Queen Sendiga, tras indicar que se desplegó un equipo de 350 expertos en rescate del ejército para recuperar a más víctimas.

«Creemos que recuperaremos más cadáveres», había dicho el primer ministro, Kassim Majaliwa, durante una visita a Katesh. Otras 116 personas resultaron heridas, precisó.

Las operaciones de búsqueda y rescate siguen en curso con la ayuda del ejército, al temerse que haya personas atrapadas o enterradas en el lodo, declaró el primer ministro.

La presidenta del país Samia Suluhu Hassan anunció que el gobierno cubrirá los gastos funerarios de las víctimas.

Lodo se tragó un centenar de casas

Las imágenes difundidas en televisión mostraban escombros de las viviendas y muebles en medio de las calles.

James Gabriel, trabajador de un mercado, dijo que su familia estaba desaparecida y que la búsqueda era «muy estresante».

Al menos 100 casas fueron engullidas por el lodo y un pueblo con 28 familias quedó arrasado, dijo Queen Sendiga.

Tras sufrir una sequía sin precedentes, África Oriental lleva semanas sufriendo lluvias torrenciales e inundaciones relacionadas con el fenómeno meteorológico El Niño, empeorando la crisis humanitaria en la región.

Entre octubre de 1997 y enero de 1998, las inundaciones masivas agravadas por las fuertes lluvias de El Niño dejaron más de 6.000 muertos en cinco países de la región.