Sucre, relegada en avances tecnológicos de oncología

Cancerología lleva ocho meses de espera por un repuesto para reactivar su servicio de radioterapia

Sucre, relegada en avances tecnológicos de oncología

SERVICIO. Hasta la fecha, más de 21.000 personas fueron atendidas en los centros de medicina nuclear y radioterapia del país.

Fuente:  https://correodelsur.com



Mientras el Gobierno terminó de completar una red de centros de medicina nuclear y radioterapia en eje central con una inversión total de 150 millones de dólares, Chuquisaca lleva casi ocho meses a la espera de un repuesto para reactivar su equipo de radioterapia de cobalto.

El director del Instituto Nacional de Cancerología “Cupertino Arteaga”, Roger Corrales, recordó que Sucre fue la primera ciudad del país en contar con un servicio de radioterapia, pero con el tiempo quedó relegada en los avances tecnológicos frente a La Paz, Santa Cruz y Cochabamba.

Si bien las inversiones que realizó el Estado en los centros de medicina nuclear en las ciudades más pobladas “de alguna u otra manera incide en la posibilidad de favorecer a un paciente”, los pacientes del sur del país todavía deberán erogar importantes recursos económicos para beneficiarse con los servicios de estos centros médicos especializados.

“No saben lo difícil que es para un paciente del área rural viajar hasta la ciudad (…), vivir en la ciudad de La Paz, porque eso significa gasto en alojamiento, transporte, alimentación y todos esos aspectos”, señaló Corrales al reclamar del Gobierno una distribución más equitativa de la inversión.

“Lógicamente ese adelanto tecnológico que se observa en La Paz, Santa Cruz e incluso Cochabamba no ha llegado al sur del país y pienso que el Gobierno se ha olvidado totalmente de Tarija, Potosí y Chuquisaca. Y créanme, es muy importante que ese adelanto tecnológico en el área oncológica también llegue al sur del país”, remarcó.

El Instituto Nacional de Cancerología “Cupertino Arteaga” cumple ocho meses sin el servicio de radioterapia, lo cual le obliga a remitir un promedio de cuatro pacientes por mes a otros departamentos del país.

La habilitación del tratamiento de radioterapia depende de la firma de un convenio tripartito entre el Organismo Internacional de Energía Atomice, el Ministerio de Energías e Hidrocarburos y la Universidad San Francisco Xavier, que deben rubricar un documento para posibilitar la adquisición de la pastilla de bomba de cobalto.

“Lo que puedo comentarles es que muy pronto se va a habilitar la parte de radioterapia por cobalto, está en los últimos toques para que se firme un convenio tripartito y esperamos que pronto se solucionen los problemas que puedan existir para ya luego tener la parte de radioterapia”, anunció Corrales.

La pastilla de bomba de cobalto dejó de funcionar porque concluyó su vida útil; este equipo tiene un valor de 140 mil dólares.

La radioterapia es un tratamiento opcional al quirúrgico que se aplica a pacientes con estadios avanzados de cáncer.

REACTOR NUCLEAR

El Gobierno también implementa en El Alto un Reactor Nuclear de Investigación (RNI), cuyas obras comenzaron en 2018 y en agosto  de este año ya estaba en la fase de montaje y equipamiento. Se trata de la instalación principal de la cuarta etapa del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear (CIDTN) que Rosatom está construyendo en Bolivia.

Hubo millonarias inversiones en el eje central

El Gobierno completó esta semana la instalación de una red de centros de medicina nuclear y radioterapia en La Paz, El Alto y Santa Cruz, que demandó una inversión total de 150,7 millones de dólares.

El Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia La Paz (CMNR), situado en el barrio de Achumani, desde ahora forma parte de la red de instalaciones especializadas en prevención y tratamiento de enfermedades relacionadas con el cáncer.

La nueva institución pondrá a disposición de los pacientes tecnología de última generación para hacer las pruebas de diagnóstico y el tratamiento contra el cáncer.

El Gobierno nacional, a través del Tesoro General de la Nación (TGN), invirtió cerca de 50 millones de dólares en cada uno de estos tres centros oncológicos.

En marzo de 2022, se inauguró el CMNyR de la ciudad de El Alto y luego, en septiembre del mismo año, en Santa Cruz de la Sierra. Hasta la fecha, ambas entidades brindaron 21.300 atenciones a personas afectadas por el cáncer.

Estas instituciones similares y que están dotadas con tecnología avanzada y con personal calificado, forman una red que contribuye al diagnóstico precoz y efectivo de enfermedades cancerígenas, cardiacas y neurológicas. Poseen áreas de medicina nuclear para el diagnóstico temprano a través de equipos PET-CT y SPET-CT; áreas de radioterapia que cuentan con dos aceleradores lineales; y otras de quimioterapia y braquiterapia.

Los bolivianos podrán acceder de manera gratuita a los servicios de los CMNR a través del Sistema Único de Salud, que financia el Gobierno.