Vladimir Putin está llevando la economía rusa peligrosamente al rojo vivo

Los extravagantes gastos de guerra alimentan la inflación

Por The Economist

Una vista muestra una valla publicitaria, con la palabra "Rusia", el mensaje "Feliz Año Nuevo" y un código QR que es una puerta de entrada a un sitio web de los partidarios del político opositor ruso encarcelado y crítico del Kremlin Alexei Navalny, en el borde de la carretera en Moscú (Reuters)

Una vista muestra una valla publicitaria, con la palabra «Rusia», el mensaje «Feliz Año Nuevo» y un código QR que es una puerta de entrada a un sitio web de los partidarios del político opositor ruso encarcelado y crítico del Kremlin Alexei Navalny, en el borde de la carretera en Moscú (Reuters)



Fuente: infobae.com

La historia de la inflación en Rusia es larga y dolorosa. Tras la revolución de 1917, el país tuvo que hacer frente a años de precios al alza y, posteriormente, a una presión sostenida sobre los precios en los primeros años del gobierno de Josef Stalin. El fin de la Unión Soviética, la crisis financiera mundial de 2007-09 y la primera invasión de Ucrania por Vladimir Putin en 2014 también trajeron problemas. A finales de 2023, cuando se acerca el segundo aniversario de la guerra en Ucrania, los precios rusos vuelven a acelerarse, aunque la inflación disminuye en otros países.

Según las cifras publicadas el 8 de diciembre, la inflación en noviembre fue del 7,5% interanual, frente al 6,7% del mes anterior. El banco central tuvo que hacer frente a un repunte a principios de 2022, poco después de que Rusia invadiera Ucrania por segunda vez. Ahora, sin embargo, los funcionarios temen estar perdiendo el control. En su última reunión, el banco subió los tipos de interés dos puntos porcentuales, el doble de lo previsto. En la próxima reunión, el 15 de diciembre, se prevé un aumento similar. No obstante, la mayoría de los analistas prevén que la inflación siga subiendo.

La inflación rusa de 2022 se debió a la debilidad del rublo. Tras la invasión de Putin, la moneda cayó un 25% frente al dólar, lo que elevó el coste de las importaciones. Esta vez los movimientos de la divisa están desempeñando un papel menor. En los últimos meses el rublo se ha apreciado, en parte porque las autoridades introdujeron controles de capital. La inflación de los precios de los bienes de consumo no alimentarios, muchos de los cuales son importados, está en línea con la media de antes de la guerra.

Sin embargo, si se examina más de cerca la economía de guerra de Putin, queda claro que se está recalentando peligrosamente. La inflación en el sector servicios, que incluye desde el asesoramiento jurídico hasta las comidas en restaurantes, es excepcionalmente alta. El coste de una noche en el Ritz-Carlton de Moscú, ahora llamado Carlton tras la retirada de sus patrocinadores occidentales, ha pasado de unos 225 dólares antes de la invasión a 500 dólares. Esto sugiere que la causa de la inflación es interna.

Muchos economistas culpan a los gastos públicos, que se están disparando mientras Putin intenta derrotar a Ucrania. En 2024, el gasto en defensa casi se duplicará, hasta alcanzar el 6% del PBI, su nivel más alto desde el colapso de la Unión Soviética. Con vistas a las próximas elecciones, el gobierno también está aumentando las ayudas sociales. Algunas familias de soldados muertos en combate reciben indemnizaciones equivalentes a tres décadas de sueldo medio. Las cifras del Ministerio de Finanzas ruso sugieren que el estímulo fiscal equivale actualmente a cerca del 5% del PIB, un impulso mayor que el aplicado durante la pandemia del Covid-19. Esto, a su vez, está elevando la inflación.

Esto, a su vez, está elevando la tasa de crecimiento del país. Los datos económicos en tiempo real publicados por el banco Goldman Sachs apuntan a un crecimiento sólido. JPMorgan Chase, otro banco, ha elevado su previsión de PBI para 2023, desde un descenso del 1% a principios de año, al 1,8% en junio y más recientemente al 3,3%. “Ahora decimos con confianza que superará el 3%”, alardeó recientemente Putin. Las predicciones de un colapso de la economía rusa -hechas casi unánimemente por economistas y políticos occidentales al comienzo de la guerra de Ucrania– han resultado ser rotundamente erróneas.

El problema es que la economía rusa no puede soportar un crecimiento tan rápido. Desde principios de 2022, su oferta se ha reducido drásticamente. Miles de trabajadores, a menudo muy cualificados, han huido del país. Los inversores extranjeros han retirado inversiones directas por valor de 250.000 millones de dólares, casi la mitad de las que tenían antes de la guerra.

La demanda al rojo vivo choca con esta oferta reducida, lo que se traduce en un aumento de los precios de las materias primas, el capital y la mano de obra. La tasa de desempleo, inferior al 3%, es la más baja jamás registrada, lo que anima a los trabajadores a exigir salarios mucho más elevados. Los salarios nominales crecen en torno a un 15% anual. Las empresas repercuten estos costes más elevados en sus clientes.

La subida de los tipos de interés podría acabar con esta demanda, impidiendo que la inflación siga aumentando. La recuperación de los precios del petróleo y los controles de capital adicionales podrían impulsar el rublo y reducir el coste de las importaciones. Pero todo ello se enfrenta a una fuerza inamovible: el deseo de Putin de ganar en Ucrania. Con una gran capacidad financiera, puede gastar aún más en el futuro, lo que presagia una inflación aún más rápida. Como en tantas ocasiones anteriores, en Rusia hay cosas más importantes que la estabilidad económica.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.