¿Cómo fue qué un recluso que tenía cadena perpetua por matar al amante de su esposa logró su libertad?

Tras pasar 25 años en la cárcel logró obtener su libertad. Conozca la historia de un hombre que encontró una luz tras perder su libertad

[Foto: Redes Sociales] / Imagen referencial

Fuente: UNITEL

Un recluso que asesinó al amante de su esposa a los 23 años y que fue condenado a cadena perpetua, logró obtener su libertad tras 25 años en la cárcel. El hombre que a su corta edad fue condenado, justificó el crimen señalando que la víctima tenía una relación con su pareja.



Bradley Arrowood fue condenado sin la posibilidad de tener libertad condicional, pero se propuso cambiar para ser un buen ejemplo para su hija dentro de la prisión. Es por ello que se apuntó a un programa para entrenar canes que se llamaba “Paws for life”.

La actividad consistía en entrenar perros para adopción y servicio, algo que le devolvió la esperanza y vida a Bradley. Fueron 25 años los que Arrowood estuvo tras las rejas y se convirtió en un recluso ejemplar, lo cual le permitió obtener su libertad.

Bradley entrenando a un perro

[Foto: La Vanguardia] / Bradley entrenando a un perro

Durante este tiempo, salvó la vida de cientos de perros que estaban destinados a morir , trabajó en bibliotecas jurídicas, dio clases a reclusos y brindó cursos para aprender a controlar la ira.

Estas actividades lo llevaron a ganarse una segunda oportunidad en el 2017, gracias a que Jerry Brown, exgobernador de California permitió que gracias a su impecable comportamiento conmutó la sentencia.

Aunque el fiscal de distrito objetó la decisión, la junta de libertad condicional acordó liberarlo en el 2018, resaltando su potencial para tener éxito en la cárcel, informó en un artículo el medio La Vanguardia.

Tras salir de la cárcel, Arrowood se graduó de la Universidad Estatal de California en Los Ángeles y creó un negocio de entrenamiento de perros de servicio, además que también fundó una organización para rescatar canes y entrenarlos como animales de servicio.

Fuente: UNITEL