Día del Estado Plurinacional: Del temor de Evo al de Arce

Como antaño, el 22 de enero pasa a ser el día político más importante del año, pero en esta ocasión por conocer el destino del bloqueo nacional y la estrategia de Arce para enfrentarlo

Día del Estado Plurinacional: Del temor de Evo al de Arce

Luis Arce y Evo Morales (foto de archivo)

Fuente: https://elpais.bo



Hace unos años el Día del Estado Plurinacional era prácticamente el día más importante de la agenda política nacional. El Movimiento Al Socialismo (MAS) lo había instaurado luego de que se aprobara la Constitución de 2009 y pretendía marcar un antes y un después dotándole de entidad propia, de cambio de ciclo, y por ello se acompañó de todos aquellos rituales en el Tihuanacu aunque nadie entendiera por qué se hizo coincidir el feriado con la segunda asunción del poder de Morales y no con el día del Referéndum que aprobó el texto, como suele ser común.

Hay una versión apócrifa que señala que ese día en 20202 Morales fue expulsado del Congreso y que se le quería dar simbolismo ya que era el primer paso hacia la autocracia que después se fue consolidando. Lo cierto es que era viernes y tocaba.

Consolidado el feriado, se fue haciendo una fecha más mundana con uno de esos informes interminables de Evo Morales al que se prestaba poca atención, así que se elevó el tono reservando ese día para hacer cambios en el gabinete. Todo eran rumores y cuchilladas en los días previos y eso que a Morales no le gustaba demasiado cambiar. Era su 6 de agosto.

Jeanine Áñez salvaguardó el feriado en 2020, pero no hubo informe en la Asamblea, sino un mensaje político grabado desde Palacio Quemado en el que quiso dar por cerrada la etapa de la pacificación para convertirse en presidenta – candidata al más puro estilo Evo Morales. Sus ministros amanecieron con aquel Hastag #Ysifueraella y dos días después presentó su agrupación, aquella que acabó naufragando de la mano de todo el ecosistema tradicional de partidos que no llegaron ni a la fecha electoral, y no hay que culpar a la pandemia de aquello.

Luis Arce, que ya había tenido su posesión el 8 de noviembre anterior, decidió emular el modelo de Áñez, para hablar en clave política sin público, a lo que le añadió un colosal desfile de movimientos sociales en La Paz, especialmente en 2023 donde ya se habían desatado las hostilidades con Evo Morales. Sus asesores consideraron que había que hacer una demostración de fuerza y la hicieron. Aquella foto en las escalinatas de la Casa Grande del Pueblo a rebosar sin presencia de Morales fue uno de los detonantes.

Al bloqueo

Quizá de forma inconsciente, quizá recuperando aquella mística, o quizá por planificación táctica aprovechando el feriado, los leales a Evo Morales eligieron este lunes 22 de enero para iniciar el bloqueo nacional de caminos exigiendo la renuncia de los magistrados “autoprorrogados” del Tribunal Constitucional, una causa que comparten con la oposición en su conjunto, pero probablemente por distintas razones: los actuales magistrados ya han adelantado criterio negativo sobre una posible candidatura de Morales en 2025 y de esa manera, aparentemente, se tendrán que pronunciar cuando les consulte el Tribunal Electoral sobre la postulación del expresidente. La única solución para Evo, parece, es que cuando llegue la consulta haya otros magistrados con otro criterio.

Hay muchas dudas sobre la viabilidad de la medida. A nivel nacional, los voceros más identificados con el evismo, aunque de mediana credibilidad, como el diputado Héctor Arce, insiste en que está todo listo para que el país se paralice por completo. Al frente, la Central Campesina leal a Arce advierte con ir a levantar los bloqueos por la fuerza. Al mismo tiempo voceros del gobierno denuncian que hay acarreo de personas desde el trópico cochabambino con el objetivo de bloquear y los voceros del MAS evista en Tarija apagan los teléfonos para “no dar pistas”, o todo lo contrario.

De momento todo el resultado es una incógnita, pero los cercanos a Morales, como el senador Leonardo Loza, ya han empezado a desmarcarse: “No van a decir que es Evo”, etc.

Arce y un probable plan para “evitar” el bloqueo

No ha habido en esta ocasión ningún vocero acreditado que adelantara por donde irían los tiros en el mensaje de Luis Arce, por lo que todo hace prever que se guarda algún as en la manga para lo que pueda pasar.

Algunos expertos señalan que la mejor forma de quitarle foco al bloqueo es largando algún bombazo bien lejos, y aunque el cuerpo no está para muchas alegrías, hay algunas opciones.

La más clásica sería una remodelación profunda del gabinete de Ministros, tal vez ofrecer alguna cabeza de las más reclamadas por sus rivales, como la del ministro de Gobierno Eduardo del Castillo del Carpio o la del ministro de Justicia Iván Lima, pero eso sería tanto como desprenderse de sus dos principales escoltas, pues el perfil bajo del resto es abrumador con la excepción de María Nela Prada, que difícilmente dejará la Presidencia.

La más remota sería ofrecer una nacionalización, de los ferrocarriles, por ejemplo, pero no parece que esté el ambiente para ello ni haya mucho donde elegir.

Hay otra parecida en lo remoto: decretar una amnistía general para todos los presos vinculados a hechos políticos que le permita rebajar las presiones de los organismos internacionales y desactivar la pinza del evismo con la oposición que le puede fracturar la gestión en el legislativo.

Es posible que señale algunas medidas económicas concretas, pero difícilmente podrá impugnar el modelo completo, pues incluso la medida más “vistosa” de acuerdo a los tiempos tan Milei que vivimos, que es la de la austeridad, ya fue filtrada hace unos días con una pobre resolución administrativa sin buscar mayor trascendencia mediática.

La otra opción es, claro, anunciar su propia candidatura. Algo que como recordó su vocero Richter hace unas semanas, nunca ha hecho por boca propia.

Como sea, este 22 de enero vuelve a ser una jornada clave en lo político que tal vez arroje algo de luz en unas pocas horas.