El joven cuyos restos fueron hallados bajo un vehículo llegó a Santa Cruz para formarse como profesor de Educación Física

Milton López Aica llegó al municipio cruceño de Portachuelo el martes con la intención de formarse en la normal de este municipio como profesor de Educación Física.

Marcela Gutiérrez

La familia de Milton López Aica llegó a Portachuelo donde lo identificaron

Fuente: Unitel



Este jueves el hombre cuyos restos fueron arrastrados durante kilómetros por un vehículo -y hallados en San Carlos (Yapacaní) fue identificado como Milton López Aica, de 21 años.

Su familia señaló que llegó el martes a Portachuelo para formarse como profesor de Educación Física en Santa Cruz, en la Escuela Superior de Formación de Maestros de esa localidad.

“El dedito del pie era más chiquito, por eso lo hemos reconocido”, señaló Marcelino López Condori, padre de la víctima a UNITEL.

Tras haber concluido su servicio militar el año pasado, Milton llegó desde Challapata (Potosí) hasta Portachuelo el martes, en compañía de uno de los ‘camaradas’ con quién estuvo en el cuartel.

La familia de Milton no puede creer lo ocurrido, pues era muy joven y se había propuesto muchas metas profesionales. Su madre contó que quería formarse como profesor de Educación Física y por eso llegó a Portachuelo, donde esta la normal Rafael Chávez Ortiz.

“El vino aquí a postularse para estudiar como profesor de Educación Física”, señaló la mujer a UNITEL.

Lo último que supieron de Milton, fue que iban a consumir bebidas alcohólicas con el camarada con el que llegó a Portachuelo. Incluso les envió un audio en el que les explicaba que se sentía bien.

“A su hermano le ha dicho coca estoy pijchando, estoy normal, no más, voy a llegar, no se preocupen de mi”, esas fueron las últimas palabras que escuchó su familia antes del fatal deceso.

Aparentemente, el joven se descompensó y fue llevado al hospital por su amigo. Tras salir del centro de salud se subió a una motocicleta y bajó cerca de la carretera y cuando se encontraba caminando fue atropellado por un vehículo, y luego fue arrollado por otros motorizados, hasta que las partes cercenadas de su cuerpo quedaron enganchadas en un auto que llegó a un surtidor de San Carlos, donde fueron halladas.