Estalla conflicto por diezmos en una iglesia evangélica de Potosí, apuntan al pastor

Denuncian que el pastor se habría elevado el sueldo a más de 16.000 bolivianos y que también se habría apropiado de un vehículo de alta gama donado a la congregación. Todos los «hermanos» aportan el 10 por ciento del salario que perciben para su iglesia.

 

Estalla conflicto por diezmos en una iglesia evangélica de Potosí



Los «hermanos» antes de entrar a su iglesia.

 

Fuente: El Potosí
Marbin Valda Angulo

 

El cambio de pastor desató un conflicto interno en la iglesia evangélica Asamblea de Dios de Bolivia, regional Potosí, debido a que esa medida representa cambios en el control de los diezmos de los “hermanos” que forman parte de esa agrupación.

Los miembros bautizados en agua y que tienen un empleo deben entregar a esa iglesia el 10 por ciento de su sueldo. Sin embargo, se denunció que habría supuestas irregularidades en el manejo de los recursos económicos.

Apuntan que el pastor, sin justificación alguna, se habría elevado el sueldo a más de 16.000 Bolivianos, cuando su líquido pagable mensual era de Bs 6.000.

También denuncian la supuesta desaparición de un vehículo de alta gama, cero kilómetros, que habría sido donado a la iglesia. El motorizado estaría en manos del pastor.

El reglamento interno de la fiscalización habría sido alterado por los que hoy manejan la iglesia evangélica. Ayer, varias personas no ingresaron a la rendición de cuentas solo porque el pastor habría dejado sin efecto el “diezmo” de los “hermanos”.

Ese sería el caso de Fidel Muruchi a quien no lo dejaron ingresar a la iglesia, donde se hacía la rendición de cuentas. Junto a él había otras personas, pero la seguridad privada del pastor impidió que entren porque no estaban en lista.

FORCEJEO

Hubo forcejeo con los agentes privados. Las personas se abrieron paso por la fuerza, pero desde el interior de la iglesia aseguraron la puerta. Vanos fueron los esfuerzos por ingresar.

“Por no diezmar no me están dejando entrar. El problema es que mi persona ha descubierto un robo millonario en esta iglesia. La mitad de los diezmos y ofrendas se llevaba el pastor a su bolsillo. Él gana más de que un diputado y, a raíz de eso, han hecho de ir en contra de mí”, denunció Muruchi.

Afirmó que el pastor le prohibió diezmar con el fin de no participar del evento y dijo sentirse discriminado, pero también su familia y las personas que le siguen.

Lamentó que haya personas que son juez y parte porque uno de ellos sería candidato a asumir como pastor de la iglesia. “Irregularmente van a aprobar un informe económico donde incluso han comprado un lote de terreno de forma irregular sin consultar a nadie. A puerta cerrada van a aprobar todo lo que les dé la gana”, aseveró.

Muruchi afirmó que actualmente hay una demanda contra el pastor por supuesta discriminación, la cual se ventila en la justicia ordinaria. “Ya no quieren recibir mi diezmo ni de mi familia, ni de nadie, ni participar de la santa cena. Que la población se entere cómo están manejando esta iglesia”, complementó enfadado.

“Están queriendo ocultar algo, tal vez un desfalco millonario. Que se enteren todos, que se entere todo Potosí. La iglesia recibe más de 35.000 (Bolivianos) cada mes ¿y qué hacen con ese dinero de los diezmos?”, denunció otro ciudadano visiblemente alterado.

El Potosí no pudo lograr la declaración del pastor o sus seguidores pues estaban al interior de la iglesia que permanecía cerrada herméticamente.

Miles

En la iglesia evangélica la Asamblea de Dios de Bolivia, regional Potosí, habría más de medio millar de personas que “diezman”, pero esos dineros no se estarían manejando con transparencia.

“He visto irregularmente varios sobres de diezmos en blanco que no tienen nombre para poder registrar, de manera arbitraria manejan ellos.

Los que no pagan el diezmo no entran”, denunció el abogado Fidel Muruchi.

Otras personas también protestaron por el proceder de los que manejan la iglesia evangélica.

Willma Blazz -Abogado denunciante
“Mi persona ha descubierto un robo millonario en esta iglesia”.