CANIOB señala que el sector oleaginoso provee divisas de forma constante al país

La CANIOB ratifica que el sector ingresa sus divisas al país, lo que equilibra la balanza comercial, y contribuye al mismo tiempo al abastecimiento de sectores productivos esenciales para la alimentación de los bolivianos a precio regulado.

Presidente Ejecutivo de la CANIOB, Jorge Amantegui

 

 



La Cámara Nacional de Industrias Oleaginosas de Bolivia (CANIOB) informa que el sector oleaginoso siempre ha mantenido la liquidez de divisas en el país, toda vez que los dólares de exportación de subproductos de soya han estado ingresando de manera normal a Bolivia a través del sistema bancario privado.

“Esos recursos ingresan al sistema bancario nacional y se utilizan para cubrir los costos de producción, la compra de la materia prima: grano de soya, que se compra a miles de productores y representa un 80% de los costos de las industrias, se pagan salarios, impuestos, logística de transporte, etc.”, explica el Presidente Ejecutivo de la CANIOB, Jorge Amantegui.

Asimismo, observa con preocupación que este 2024 se verán afectados por las proyecciones de rendimientos menores en la cosecha de verano de soya y valores de precios internacionales muy bajos con relación al año pasado, lo cual repercutirá en un menor volumen de divisas que ingresarán al país.

Agrega que su sector “es el tercer exportador del país, después de hidrocarburos y minerales y, por lo tanto, no es el único que debe ingresar las divisas de exportaciones a Bolivia”.

Flexibilización de los trámites de certificados de exportación

El Presidente de CANIOB señala que ya recibieron los Certificados de Exportación y que la flexibilización de los trámites hará más ágil el proceso, pero que la medida no incrementará los volúmenes de exportación de los subproductos de soya.

Hace conocer que se mantiene la regulación del mercado interno con el abastecimiento a los sectores avícola, porcicultor y lechero, con harina de soya y cascarilla en los volúmenes, precio y con las listas de beneficiarios fijados por el Gobierno nacional, lo que implica continuar justificando su cumplimiento mediante informes quincenales a varias instancias del Gobierno.

“Las industrias asumen la diferencia del precio regulado, lo cual posibilita que la canasta familiar pueda abastecerse de pollo, cerdo, leche y huevo a precios muy accesibles para la población, pero asumir ese costo se transforma en una desventaja competitiva que desincentiva el crecimiento”, subraya Jorge Amantegui.

No habrá mayor exportación del sector agroindustrial oleaginoso

Por otra parte, el sector agroindustrial oleaginoso reclama una liberación plena de las exportaciones, lo que incentivaría a toda la cadena oleaginosa a crecer y lograr mejores oportunidades en los mercados internacionales, siendo más competitivo y consiguiendo eficiencias en sus costos logísticos en general.

Aclara que la agilización en la tramitación de los Certificados de Abastecimiento Interno y Precio Justo (CAIPJ) no producirá un incremento de las exportaciones de oleaginosas, porque para ello sería necesaria una mayor cantidad de grano de soya.

“En Bolivia, en los últimos años, la producción anual de grano de soya es de tres millones de toneladas, de la cual derivan los subproductos que se exportan: harinas y aceites. Para incrementar las exportaciones se requiere que el sector productivo primario, los productores agrícolas, logren una mayor producción de grano, lo que depende de muchos factores como el clima, la biotecnología y otros”, puntualiza Amantegui.

Asimismo, indica que este 2024 las exportaciones del sector agroindustrial oleaginoso serán menores a años anteriores, ya que se estima un déficit de alrededor de 600.000 toneladas de grano de soya, a consecuencia del retraso de la siembra por la sequía, lo que afectará la producción de subproductos con valor agregado para la exportación.

Amantegui agregó “conocemos que habrá requerimiento de aceite crudo de soya para la provisión a las plantas de biodiesel que el Gobierno está implementando, lo que incidirá también en la exportación de ese subproducto”.

En conclusión, la CANIOB ratifica que el sector agroindustrial exportador de oleaginosas ingresa sus divisas al país, lo que equilibra la balanza comercial, y contribuye al mismo tiempo al abastecimiento de sectores productivos esenciales para la alimentación de los bolivianos.