«El chofer no se hace cargo»: Joven embestida por un trufi debe Bs 55 mil a la clínica

Este miércoles, la justicia determinó otorgar medidas sustitutivas para el conductor del trufi.

El hecho de tránsito ocurrió en la avenida Escuadrón Velasco.
El hecho de tránsito ocurrió en la avenida Escuadrón Velasco.

Fuente: Red Uno

 



Santa Cruz, Bolivia.-

Nicol Vaca Bazán, de tan solo 21 años, se vio envuelta en un grave accidente que ha dejado conmocionada a la población. La joven se dirigía a su trabajo en motocicleta, cuando fue brutalmente embestida por un trufi que se pasó el semáforo en rojo, dejándola con una fractura severa en una de sus piernas.

El impacto no solo puso en peligro la vida de Nicol, sino que también ha generado una abrumadora carga financiera para ella y su familia. Con las cirugías reconstructivas y el tratamiento médico continuo, la deuda médica de Nicol ya supera los 55 mil bolivianos, una cifra que parece crecer con el pasar de los días.

Su familia exige que el conductor del trufi, identificado como José Fuentes, asuma la responsabilidad por la abultada deuda, puesto que, hasta el momento no se ha logrado activar el SOAT.

Además, esta mañana, en una audiencia cautelar, se determinó otorgar medidas sustitutivas a Fuentes, una decisión que ha generado indignación entre los allegados de la víctima.

Los abogados de Nicol han anunciado su intención de apelar esta decisión judicial, argumentando que el conductor del trufi no estaba debidamente autorizado para operar un vehículo de servicio público, ya que poseía una licencia de categoría P, que no lo habilitaba para tal fin.

«Como madre estoy disconforme con la medida que se tomó hoy contra el que causó el accidente. Él hasta el momento no se ha apersonado para ver el tema de los gastos», dijo la mamá de la víctima.

Las personas que deseen colaborar a la joven universitaria puede comunicarse al 770 59 390