Fiscal antidroga de España advierte 4 obstáculos con Latinoamérica en lucha contra el narcotráfico

Resaltó una ausencia de coordinación directa entre las instituciones regionales que investigan el tráfico de sustancias controladas, advirtió que muchas veces esa descoordinación genera una fuga de información que entorpece la investigación.

imagen aleatoria
Fiscal especial antidroga de España, Ángel Bodoque. Foto: ANF

Fuente: ANF

La comunicación directa de los operadores judiciales y policiales, la identificación de los casos transaccionales relevantes y la falta de acuerdos, son algunos de los obstáculos que identificó el fiscal especial antidroga de España y co-coordinador de la red de Fiscales Antidrogas Iberoamericanos, Ángel Bodoque, para luchar contra el narcotráfico en Latinoamérica.



«Cuatro o cinco muy claras. Primero, la identificación de casos claros de transnacionales y de relevancia, ese es un problema. La identificación de qué casos exigen una respuesta a alto nivel de las fiscalías especializadas en relación con un tráfico de drogas, lavado de activos paralelo y la existencia de una red internacional de narcotráfico», explicó el fiscal.

El experto, junto a otras 90 delegaciones de países y organismos internacionales, participa en la III Reunión Anual del Programa de Cooperación entre América Latina, el Caribe y la Unión Europea en (COPOLAD) que se desarrolla en la ciudad de La Paz, donde se realiza un intercambio de experiencias de la lucha contra el narcotráfico.

Sobre el primer punto, Bodoque dijo que los operadores jurídicos especializados de Latinoamérica no identifican esas investigaciones y eso genera la dispersión de los esfuerzos de quienes indagan esos ilícitos.

El segundo punto que resaltó es la falta de acuerdos multilaterales que permitan implementar un mecanismo de coordinación integral y que tengan una sola línea de acción. Consideró que es importante contar con estos convenios, porque podrían ser una forma ágil de actuar contra los casos de narcotráfico y las redes internacionales de criminales.

«Se ha tenido un ejemplo sobre una operación en Ecuador y España, muy exitosa, que ha extendido sus tentáculos a Panamá, Costa Rica, Estados Unidos Emiratos. En ese caso, ha contado con una coordinación y acuerdos de los operadores jurídicos regionales, ese es el beneficio», precisó.

En un tercer aspecto, consideró que el intercambio de información y cruce de datos entre los países europeos y latinoamericanos no es bueno, lamentó que no existan canales de retroalimentación. Dijo que en Europa existe un proyecto que puede ser aplicado y adecuado a la región.

Finalmente, resaltó una ausencia de coordinación directa entre las instituciones regionales que investigan el tráfico de sustancias controladas, advirtió que muchas veces esa descoordinación genera una fuga de información que entorpece la investigación.

«Con la potencialidad que tiene la investigación de este nivel, también es potente de tener fugas de información. Esas fugas pueden producirse porque la información que se transmite tenga un problema de integridad. Hacerlo a través de WhatsApp o por correo electrónico no es precisamente razonable, hay canales encriptados para evitar fugas y que sea directa entre los fiscales de la investigación, que tenga una validez jurídica», resaltó.

Bolivia 

Con relación al intercambio de información con Bolivia, Bodoque dijo que mejoró ese aspecto en los últimos meses, a partir del caso denominado «narcovuelo», que consistió en el traslado de casi 500 kilos de cocaína desde el aeropuerto internacional de Viru Viru hacia Barajas, España.

«Con Bolivia va mejorando la cooperación, el intercambio de información es muy fluido y tenemos un instrumento en particular entre España y Bolivia, que es el tratado bilateral; es el único tratado en América Latina que contempla la transmisión directa entre autoridades de investigación. Es un buen instrumento de cooperación y las investigaciones judiciales avanzan», manifestó.

En ese contexto, el fiscal no quiso brindar más detalles sobre las investigaciones en España del caso «narcovuelo», debido a que las indagaciones se encuentran en reserva. Se limitó a decir que existen avances en la investigación y que los fiscales de ese país están en constante coordinación con sus pares bolivianos.

«Sobre ese tema no puedo aportar información más detallada, porque las actuaciones de España están bajo secreto, y, por tanto, no puedo revelar ninguna información más. Las autoridades judiciales de España están en contacto con las autoridades de la investigación boliviana. Se ha transmitido información concreta y esa investigación lleva una buena marcha», sostuvo.

El 30 de mayo de 2023 se conoció de manera pública que, en febrero de esa gestión, en el aeropuerto de Barajas, se descubrió un cargamento de 478 kilos de cocaína procedente de Bolivia y que la carga había salido de la terminal aérea de Viru Viru, Santa Cruz, a través de un vuelo gestionado por la estatal Boliviana de Aviación (BoA).

 

/EUA/FPF//