Justo la semana en que llegan las Apple Vision Pro, Microsoft dice adiós a la realidad mixta en Windows

Qué importante es llegar a un sitio justo en el momento adecuado. Y ojo, que eso no significa llegar el primero, más bien al contrario: que alguien se adelante y abra camino, con horas de investigación e inversiones detrás es siempre una buena noticia. Tan importante es saber lo que quieres como lo que no. Siempre hay algo de ensayo y error propio, pero si lo hacen otros, mejor que mejor.



Si hay una empresa que tiene (o se la ha ganado, esto es un poco como lo de ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?), esa es Apple. Su iPhone no es el primero, pero es el teléfono aspiracional y de moda por excelencia. Su iPad tampoco fue pionero, pero marca el camino. Por eso tengo tan claro que aunque Cupertino llegue tarde a la guerra de la Inteligencia Artificial, se acabará convirtiendo en un actor importante en la escena. Su fama le precede. En el otro lado de la balanza de Apple, Google y Microsoft.

Tampoco vamos a decir que las empresas de Mountain View y Redmond sean pobrecitos: su buscador y su sistema operativo llevan décadas en una posición hegemónica. Pero también es cierto que lanzan una gran cantidad de productos (software y hardware) con unos inicios prometedores que acaban en el cementerio. En el caso de Google, puede que primero pase por un renaming.

No es que su intuición les engañase, es que quizás llegaron demasiado pronto. Esta semana las Apple Vision Pro han llegado por fin al público. Sí, caras y a cuentagotas, pero esas primeras impresiones son prometedoras. Los gadgets tipo Rabbit y las gafas de Apple anticipan algo: todo apunta a que en el futuro seguiremos viviendo en una conexión permanente, pero no con los dispositivos de hoy.

¿Es la computación espacial el futuro?

Interfaz

Porque las Vision Pro no son las primeras gafas que hemos visto, pero Apple parece que ha llegado con una propuesta firme tanto en continente como en contenido: visionOS tiene una curva de aprendizaje mínima, tiene un potencial lúdico y de entretenimiento enorme gracias a los vídeos inmersivos, pero también para la productividad, con aplicaciones como el correo o el navegador. Fútbol, películas, videojuegos y trabajo. Sí, su precio es elevado, pero la experiencia está cuidada al milímetro y la resolución de panel por ojo es notablemente superior a las Meta Quest 3 o PSVR2.

Quienes las han probado las catalogan como un dispositivo con suficiente potencial como para sustituir al smartphone, si bien queda claro que estamos al principio del todo de esta metamorfosis: llegará un día en el que ese diseño nos parezca grosero y voluminoso, la batería un peaje a la incomodidad… pero con las Apple Vision Pro la sensación es que la computación espacial puede ser el futuro.

Mientras tanto, en Redmond. Cuando las Apple Vision Pro te dejan con ganas de más, Microsoft se baja del barco. Esta semana ha anunciado que la futura versión de su sistema operativo, Windows 11 version 24H2, no ofrecerá soporte para la realidad mixta con Windows Mixed Reality. Es decir, que si queremos seguir usando su headset, será requisito indispensable mantenernos en la versión actual de Windows 11, con soporte en 2026 e ignorar el lanzamiento de 24H2 previsto para finales de año.

Mixed
MixedWindows Mixed Reality

Que las Apple Vision Pro no se van a convertir en mainstream no es un secreto, pero puede que acaben marcando un camino en el que Microsoft ya estaba, pero ha acabado abandonando con lo que ello supone, tanto para la propia empresa como para quienes creyeron en ella. Desde el punto de la user experience, es como cuando quieres irte a casa y tus amiguis te convencen para quedarte, vas a la barra a por una copa más y cuando vuelves, ha habido estampida.

No es la primera vez que Microsoft llega antes de tiempo, sirva como ejemplo esa Microsoft Band de 2010 antes del boom de los wearables, ni que Apple acaba adelantándole por la derecha en algo que la empresa de Redmond inició antes. Recordemos esas tablets PC con Windows que llegaron diez años antes que el iPad o su tablet Courier, o cuando Microsoft presentaba su Windows Phone antes que el iPhone o directamente su Windows Mobile. Más recientemente, Apple ha demostrado que usar arquitectura ARM era buena idea, aunque sí, Microsoft lo hizo antes con Windows RT.  ¿Habrá vuelto Apple a llegar en el momento adecuado?

Portada | Montaje con imagen de Apple y fondo de Windows 11

 

Fuente: https://www.genbeta.com