Militares redoblarán controles anticontrabando y de reventa de combustible para garantizar normalizar venta de carburantes

 Con el fin de normalizar la provisión de carburantes, que sufrió un desfase a causa del bloqueo de afines a Evo Morales, el Gobierno nacional determinó fortalecer los controles para neutralizar la reventa y luchar contra el contrabando de gasolina y diésel, informó el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina.

Fuente: ABI



 

 

 

“En el marco del fortalecimiento de las acciones de control y lucha contra el contrabando, estamos desplazando, en este momento, a nuestras Fuerzas Armadas a puntos neurálgicos, incluyendo ciudades, para evitar esta salida de combustible”, explicó en una conferencia conjunta con el viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Daniel Vargas, y el director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Germán Jiménez.

Los controles se activaron, de inicio, en las estaciones de servicios de Yapacaní, Los Yungas, San José de Chiquitos, Locotal, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

Los “militares van a cuidar nuestro combustible junto a nuestras Fuerzas Armadas y a la Policía nacional, para que no sean desviados”, aseguró.

De acuerdo con Molina, las largas filas en algunos surtidores para comprar carburantes se debieron a un desface en la distribución de carburantes por efecto del bloqueo de caminos que seguidores del expresidente Morales instalaron en Cochabamba, impidiendo el paso de más de 130 cisternas, con alrededor de 4,5 millones de litros, al occidente.

La mayoría de los bloqueos fueron suspendidos el viernes, tras un acuerdo para viabilizar las elecciones judiciales, pero otros puntos continuaron y recién fueron levantados este martes. La interrupción se centró en la carretera entre Cochabamba y el occidente (Oruro y La Paz).

Por la sobredemanda registrada, en el caso de Santa Cruz, se incrementó la capacidad de suministro de 400.000 a 600.000 litros por día, hecho similar se dio en el departamento de La Paz.

El plan también apunta a evitar la “reventa de gasolina”, para lo cual se realizarán operativos conjuntos entre militares, policías y personal de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) con la intervención de autoridades del Ministerio Público.

Además, se secuestrarán vehículos con placas clonadas que realizaban la compra de combustible.

“Cada vehículo con placa clonada, en coordinación con la ANH, Aduana y el Ministerio Público será detenido, comisado y se van a iniciar las acciones correspondientes contra las personas que cometen estos delitos de clonar. El uso de placas clonadas es un atentado contra la seguridad de la población”, explicó.

En este trabajo jugará un rol central el B-SISA (Boliviana de Sistemas de Autoidentificación), que identificará a los vehículos que hagan sobrecarguío de combustibles.

“Se ha identificado algunos vehículos que efectúan carguío, inclusive que llevan un equivalente a cisternas prácticamente, entonces, estamos trabajando con la ANH para identificar esos vehículos”, aseguró.

Solo en esta jornada, el B-SISA detectó 18 vehículos que cargaron medio millón de litros de carburantes.

“Estas son las acciones que estamos incrementando para tratar de volver a la normalidad”, enfatizó Molina al llamar a la población a la tranquilidad, para no generar una sobredemanda de combustibles en las estaciones de servicio, tomando en cuenta, además, que los puntos de bloqueo en Cochabamba fueron levantados.

Jfcch/CC