Educación busca alternativas para reanudar clases en regiones afectadas por las lluvias

Cobija es el municipio más afectado por la crecida sin precedentes del río Acre que afecta a más de mil estudiantes.

 

eju.tv/video: Wara TV



Boris Bueno Camacho/La Paz

 

El Ministerio de Educación determinó que aproximadamente mil estudiantes de las unidades educativas afectadas por la crecida del río Acre en Cobija, departamento de Pando, serán reinstalados en otras infraestructuras, para que retomen las labores escolares en tanto baje el caudal de ese afluente y se verifique y acondicionen nuevamente los centros educativos afectados, trabajo que podría tomar aproximadamente un mes.

En las unidades afectadas por deslaves e inundaciones en municipios de La Paz y Potosí se efectúan los trabajos de limpieza y reacondicionamiento de los ambientes. En el municipio de Tipuani las labores escolares se normalizarían en dos días en dos de las infraestructuras afectadas, pero la tercera está totalmente anegada por lo que se verá una solución alterna; en tanto, en Guanay probablemente mañana se retorne a clases, previo informe de las cuadrillas que trabajan en ese sector.

En Colcha K, Potosí, aún se limpia la unidad educativa primaria que funciona en el sector, pero, probablemente, la comunidad estudiantil pueda retornar a las aulas a partir de mañana. El titular de Educación, Édgar Pary, resaltó que el gobierno cuida en primera instancia, la integridad física de los estudiantes y los profesores, motivo por el cual las determinaciones que se tomen se ajustarán a los reportes técnicos correspondientes.

Pary informó también que se reunió con representantes de la confederación de maestros rurales de Bolivia para tratar los diez puntos de su pliego petitorio; en nueve se llegó a un acuerdo, pero, en el último acápite sobre la fusión de paralelos, no hubo coincidencia, motivo por el cual la dirigencia de ese sector educativo abandonó la reunión.

“Hemos indicado que no queremos polivalentes en el nivel secundario, ni mucho menos queremos improvisar, más al contrario, estamos trabajando justamente en términos de lo que es la calidad educativa y en términos del respeto al derecho a la educación y en términos del respeto de nuestros colegas maestros y maestras; a nadie se puede vulnerar ni mucho menos reducir sus horarios, sus horas de trabajo”, puntualizó.

Por último, ante el anuncio de un probable paro del magisterio urbano contra la jubilación forzosa, el ministro Pary afirmó que sería una medida prematura con un afectación sobre todo a la comunidad estudiantil, por lo que pidió reflexión a la dirigencia del sector para no perjudicar a la niñez y juventud estudiosa.