A horas de la entrada del Carnaval de Oruro, reclusos de la cárcel de San Pedro de esa ciudad trabajan a contrarreloj para entregar bordaos o apliques para los trajes de los danzarines.

Con agujas, hilos de colores y otros artículos, varios jóvenes y adultos que, por diferentes motivos están recluidos en ese recinto carcelario, elaboran figuras de dragones, víboras, diablos y otros. Los trabajos deben entregarlos este viernes.

Son varios años que los reos trabajan en los bordados para los trajes de los danzarines, según la directora departamental de Régimen Penitenciario, Benigna Paredes.

Este año trabajan para los trajes de algunos danzarines de las diabladas Ferroviaria y Urus, y la morenada Cocanis.

“Son varios años en los que los jóvenes y adultos trabajan en los bordados para los artesanos de la calle La Paz. Mañana ellos ya entregarán su producto final”, dijo la funcionaria.

PAGO

Uno de los reclusos afirmó que el pago por este trabajo les ayuda de sobremanera para su manutención. También para seguir el camino de la reinserción social.

Con agujas, hilos de colores, mostracillas, lentejuelas, los internos de la cárcel de San Pedro de Oruro elaboran los trabajos que deben entregarlos mañana, viernes.

“Ahora estamos trabajando con diseños ancestrales para diferentes instituciones. Es una ayuda muy grande para nosotros. Con los recursos podemos continuar en el camino de la reinserción de los compañeros y no volver a hacer cosas malas”, dijo un privado de libertad.

Paredes invitó a los artesanos que requieran ayuda para elaborar los trajes contactarse con la Dirección de Régimen Penitenciario de Oruro,. Allí pueden consultar para contratar los servicios de los internos, ya que es una fuente de ingresos económicos para su sustento e incluso de sus familias.

El sábado, miles de bailarines participarán en la Entrada de Peregrinación en honor a la Virgen del Socavón. Bajo 18 especialidades de danza, 52 conjuntos folklóricos mostrarán el colorido de sus trajes y coreografía que ensayaron durante poco más de tres meses.