Conductor fallece en medio de enfrentamientos por rutas en Cochabamba

Familiares y colegas exigen justicia para identificar a los secuestradores y responsables de la muerte del joven padre de 28 años.

Protesta de los familiares de Jonathan. Foto: APG.

Fuente: Red Uno

 



 

 

Cochabamba, Bolivia.-

Jonathan Quilca, de 28 años, falleció en medio de los enfrentamientos por rutas entre dos líneas de transporte público en la ciudad de Cochabamba. Se trata de las líneas 8 y 132, del Sindicato San Miguel, que se acusan de avasallar sus rutas.

Quilca era profesor, recién egresado de la Normal Simón Rodríguez, se estaba alistando para ejercer y, a la vez, trabajaba en la línea 8. Sucedió este jueves 29 de febrero mientras conducía su vehículo. Según denunció la familia, fue presuntamente agredido y secuestrado por personas contratadas por conductores de la otra línea. Entonces, decidió saltar del vehículo en que lo llevaban y perdió la vida.

«(Su hermano) Mario Quilca Balderrama refiere que ambos se encontraban circulando en un minibús por la Av. Petrolera, km. 7, zona YPFB. Fueron interceptados por un vehículo tipo taxi, color azul, del que bajan dos personas morenas y robustas, quienes comienzan a realizar destrozos en el minibús, abren la puerta y, de manera violenta, bajan a la víctima para introducirla por la fuerza al motorizado. Su hermano fue en su auxilio y se adhiere al vehículo. A la altura de YPFB, las víctimas optan por saltar del motorizado en movimiento, que iba a gran velocidad», informó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Cochabamba, Freddy Medinacelli.

Ambos quedan con múltiples lesiones y Jonathan es el más afectado con un TEC grave. Lo llevaron al hospital Viedma, pero no aguantó las heridas.

 

 

 

«Nosotros nos enteramos cuando ya estaba agonizando en el hospital. A las pocas horas falleció a raíz de la golpiza que le dieron. Lo golpearon cuando estaba indefenso», comentó su colega transportista.

El joven también estaba casado y tenía dos hijos, una bebé de seis meses y una niña de 8 años, que ahora quedan en la orfandad.

Hoy, se realizó la autopsia correspondiente en el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF). Luego de varias horas, fue entregado a su familia para realizar el velorio y entierro correspondiente.

Anunciaron que el velatorio será en la sede de la línea 8, sector de El Abra.

Familia y colegas transportistas piden justicia, además que se identifique a los responsables del presunto secuestro y agresión. También, señalan a los principales dirigentes de la línea 132.

 

 

«Queremos justicia para mi esposo, era tan joven, tenía toda la vida por delante. Pido a la policía que investigue. ¿Quién me ayudará a cuidar a mis hijas? También debo al banco. A los dirigentes de la línea 132, que averigüen a los dirigentes, por qué contrataron a esas personas», dijo la ahora viuda de Jonathan.

Durante esta jornada, hubo protestas por parte de familiares y compañeros en puertas de la Federación de Autotransporte, junto a un breve bloqueo en la Av. Petrolera.

Además, hoy dirigentes de la línea 8 se reunieron con autoridades municipales de Movilidad Urbana. Molestos e indignados, aseguraron que nada justifica este nivel de violencia.

Contaron que el conflicto ya tiene varios meses y habían llegado a un cuarto intermedio en las negociaciones. Sin embargo, indican que fueron sorprendidos por la otra línea.

 

Desde la alcaldía, indicaron que no tienen tuición en este conflicto, que sería algo interno entre los dirigentes. Entonces, apuntan a desinformación entre las bases.

La policía investiga el caso y un sospechoso fue arrestado.

Su esposa lo recuerda como un hombre trabajador y dedicado a su familia. Les había prometido construirles una casa.