Gobierno presiona por créditos ante agudización de la crisis económica

La deuda externa supera los 13.500 millones de dólares y la pública, más la interna, estaría cerca al 80% en porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB).

Fuente: El Diario



La presión que realiza el Gobierno a la Asamblea Legislativa mediante sus afines políticos, muestra que la crisis económica es peor de lo que se observa, por ello requiere créditos para estabilizar sus finanzas, por un corto período.

La falta de dólares en el mercado nacional a raíz de la caída de las Reservas Internacionales Netas (RIN), que a diciembre bordearon los 1.700 millones de dólares, ha provocado la escasez, el incremento de la divisa y la devaluación del boliviano.

Llegó hasta 9 bolivianos en el mercado paralelo, pero la implementación de los acuerdos con el empresariado provocó una reducción del valor, sin embargo, está por encima del tipo de cambio oficial de 6,86 para compra y 6,96 para la venta, que llega hasta 8 bolivianos.

Deuda

En diciembre, el ministro de Planificación del Desarrollo, Sergio Cusicanqui, informó que más de 900 millones de dólares, que suman ocho proyectos de ley, están pendientes de tratamiento y aprobación en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

Hace un par de días, la bochornosa sesión de la Cámara de Diputados aprobó dos proyectos. La presión de afines al Gobierno provocó un caos en la Asamblea, y un deterioro de la democracia, de acuerdo a medios de prensa. A final dieron curso al financiamiento internacional.

Hace semanas atrás, el economista y exdirector del Banco Central de Bolivia (BCB), Gabriel Espinoza, explicó en X (Twitter) @g_espinoza, que entre enero y octubre del 2023, el Gobierno de Luis Arce, ha incrementado la deuda pública en 4.364 millones de dólares, de los cuales 3.489 millones corresponden a créditos nuevos otorgados por el BCB, 757 millones a bonos que le compra a la Gestora (con la plata de los aportes) y apenas 118 millones a variaciones netas de deuda externa (de hecho, dado que el servicio de deuda externa es cada vez más caro, ya no llegan divisas al país por deuda externa).

“Ahora, si miramos los saldos, entre octubre del 2022 y octubre del 2023 la deuda pública ha crecido en 5.385 millones de dólares, de los cuales 4.124 vienen del BCB. Es una tremenda expansión del crédito interno, que solo se puede sostener con emisión sin respaldo (ya todos conocemos el estado de las RIN). Lo llamativo es que el Gobierno sea incapaz de lograr mayores desembolsos de deuda externa, a pesar de tener aprobados por la Asamblea más de 3.700 MM en créditos”, opinó.

Para Espinoza ese accionar del Gobierno al parecer significa que, el Gobierno está retrasando deliberadamente esos desembolsos (esperando, quizás, la época electoral, pero poniendo en riesgo los equilibrios cambiarios y monetarios) o tiene una incapacidad de gestión enorme. O quizás ambas.

Un dato adicional, ahora que discutimos el PGE: en el PGE 2023, el Gobierno había presupuestado un endeudamiento interno por 325 millones de dólares para todo el año y desembolsos netos por deuda externa por 3.145 millones, lo que claramente ha sido completamente equivocado. Ha sucedido lo mismo en el 2022, lo que sugiere también dos posibilidades: en el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEFP) no saben hacer presupuestos o el PGE es un saludo a la bandera y están arruinando una herramienta fundamental de planificación solo por sostener consignas políticas, escribió.

“Si el arcismo está dispuesto a romper toda la institucionalidad democrática por dos créditos, lo que nos está diciendo el ‘arcismo’ es que la crisis es mucho mayor de lo que creemos. Las señales cuentan y tomar el Parlamento es una señal de desesperación mayúscula”, según @g_espinoza.

De acuerdo a un análisis de la Fundación Jubileo, en 8 años, la deuda externa se duplicó. El saldo es más de 13.580 millones de dólares, mientras que en menos de 5 años, la interna subió más de 100.000 millones de bolivianos.

También señala que, la inversión pública subió en 2024 de 4.006 a 4.274 millones de dólares, pero inferiores a lo presupuestado en 2022 de 5.015 millones, también terminó con una ejecución de casi 50%.

Proyectos

De acuerdo a información oficial, algunos de los proyectos serían: Programa de riego tecnificado con enfoque de cuenca, que es financiado con 150 millones de dólares por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); programa de preinversión para el desarrollo, que es financiado con $us 52 millones también por el BID; apoyo a la emergencia para la respuesta de la situación del covid, financiado con $us 112 millones; complemento a la construcción de la doble vía Caracollo–Colomi, tramo Confital–Bombeo, con $us 88 millones, financiados por la Corporación Andina de Fomento (CAF); mejoramiento y ampliación de ocho carriles de la carretera La Paz–Oruro, tramo Senkata–Apacheta, por $us 57,2 millones; y programa de ampliación de la red de transporte por cable de la empresa Mi Teleférico con $us 62 millones, financiados por el BID.

La falta de liquidez por la insolvencia que tiene el Gobierno, debido a la caída de los ingresos por la venta del gas, debido a la baja producción, ha provocado un desequilibrio en la administración de gobierno, pero no bajó los gastos.

Los economistas ya indicaron que debe cerrar el déficit fiscal, que ya van 11 años con este 2024, pero el Gobierno no se anima a reducir sus gastos y advierten que el colapso a mediano plazo es una opción.

Sin embargo, el economista Ernesto Sheriff escribió en su cuenta X @sheriff_ernesto: Sin entrar en juicios políticos, las opciones que tiene el MAS de mantener su modelo y restablecer la estabilidad macroeconómica son nulas. Lo que puede hacer es una estabilización de facto, sin anuncios ni nada, muy calladamente y cambiar de modelo diciendo que todo está igual.

Bonos

La situación de la economía se reflejó en las calificaciones puestas a Bolivia con triple C, así como el aumento del riesgo país, lo que hace difíciles conseguir créditos afuera, y ahora inversores para los bonos en dólares del BCB.

Como al principio, cuando aplicó el tipo de cambio preferencial por parte del BCB a favor de los exportadores para que pueda adquirir dólares, se informaba de los recursos recaudados, ahora el mismo guion se aplica con la venta de bonos, que hasta ayer alcanzaron los 1,6 millones de dólares, y se mantiene la preferencia del plazo de tres meses con 18%, a dos años 4% y a tres 1%.

El presidente del Colegio de Economistas de Tarija, Fernando Romero, dijo a este medio, en su momento, que la opción a tres meses sería más atractiva, pues en el largo período la situación política podría cambiar y es incierta.

Fuente: El Diario