La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el fallo de Colorado y autorizó a Donald Trump a presentarse a las primarias

La decisión se produjo un día antes del Supermartes y mientras los magistrados sopesan otros casos clave que afectan al ex presidente, que celebró: “Es un gran triunfo para el país”

Por Ann E. Marimow

El candidato presidencial republicano y ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump durante un mitin de campaña en Richmond, Virginia (REUTERS/Jay Paul/archivo)

El candidato presidencial republicano y ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump durante un mitin de campaña en Richmond, Virginia (REUTERS/Jay Paul/archivo)



 

Fuente: infobae.com

La Corte Suprema de Estados Unidos se ha puesto este lunes unánimemente del lado de Donald Trump, permitiendo que el ex presidente siga en la papeleta electoral y revocando un fallo de Colorado que le inhabilitaba para volver al cargo por su conducta en torno al asalto del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos.

Los magistrados dijeron que la Constitución no permite que un solo estado descalifique a un candidato presidencial para un cargo nacional, dictaminando que esa responsabilidad “recae en el Congreso y no en los estados.”

La decisión deja a Trump como principal candidato a la nominación republicana y por ahora aparta al Tribunal Supremo de determinar directamente el camino de las elecciones presidenciales de 2024. Los magistrados tramitaron por la vía rápida la impugnación de los votantes de Colorado y emitieron su decisión un día antes del Supermartes, cuando ese estado y más de una docena de otros celebran primarias. El fallo se aplica a otros estados con impugnaciones similares a la candidatura de Trump.

En una señal de que el alto tribunal es consciente del calendario electoral, los jueces tomaron la inusual medida de anunciar la opinión en el sitio web de la Corte Suprema en un día en que el tribunal no está en sesión, en lugar de emitirla desde el estrado a finales de este mes.

Trump celebró la decisión de la corte en su página web, Truth Social. “¡¡¡GRAN VICTORIA PARA ESTADOS UNIDOS!!!”, publicó.

Los magistrados estaban revisando una decisión del máximo tribunal de Colorado que se basaba en una disposición de la 14ª Enmienda que llevaba mucho tiempo inactiva tras la Guerra Civil para declarar a Trump inelegible para volver a la Casa Blanca. El caso sin precedentes empujó al Tribunal Supremo a un papel fundamental que no se había visto desde 2000, cuando la decisión del alto tribunal en Bush v. Gore dio la presidencia a George W. Bush y dividió amargamente a la nación.

La Corte Suprema de Estados Unidos (REUTERS/Amanda Andrade-Rhoades/archivo)

La Corte Suprema de Estados Unidos (REUTERS/Amanda Andrade-Rhoades/archivo)

La elegibilidad de Trump para volver al cargo no es la única cuestión ante los magistrados que podría afectar a la elegibilidad del ex presidente, que se enfrenta a cuatro acusaciones penales, dos de ellas relacionadas con sus esfuerzos para bloquear la victoria electoral del presidente Biden en 2020.

El Tribunal Supremo escuchará el mes que viene la impugnación de Trump a un fallo unánime del Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos para el Circuito de Washington DC que dijo que no está protegido de la persecución penal por la inmunidad presidencial. Los jueces han acordado por separado revisar la validez de una ley que se utilizó para acusar a cientos de personas en relación con los disturbios del 6 de enero y que también es un elemento clave en el caso de obstrucción electoral federal de cuatro cargos que Trump tiene en Washington.

Trump es el primer ex presidente de Estados Unidos acusado de un delito. La implicación del alto tribunal en su futuro jurídico y político mientras hace campaña para volver a la Casa Blanca ha convertido las elecciones de 2024 en una prueba sin precedentes para las instituciones judiciales y democráticas de Estados Unidos.

Lo que estaba en juego en el caso de Colorado era la Sección 3 de la 14ª Enmienda, diseñada para impedir que los confederados volvieran al poder. La disposición prohíbe a cualquier persona que se haya comprometido previamente a apoyar la Constitución como “funcionario de los Estados Unidos” volver a ocupar un cargo si traicionó su juramento participando en una insurrección. El texto de la Sección 3 no especifica quién debe hacer cumplir la cláusula ni cuándo debe invocarse.

La impugnación de la candidatura de Trump fue presentada por seis votantes de Colorado, cuatro republicanos y dos independientes. El Tribunal Supremo de Colorado consideró que Trump cometió insurrección cuando convocó a sus partidarios en Washington y animó a una multitud enfurecida a interrumpir la certificación por el Congreso de la victoria de Biden.

En los alegatos orales del 8 de febrero, jueces de todo el espectro ideológico advirtieron de las preocupantes ramificaciones políticas si permitían que el máximo tribunal de Colorado ordenara que el principal candidato presidencial republicano fuera excluido de la votación. Varios magistrados sugirieron que permitir que el fallo del tribunal estatal impidiera a Trump ocupar un cargo federal agitaría la carrera presidencial y llevaría a otros estados a intentar descalificar a los candidatos demócratas.

Los jueces no dedicaron mucho tiempo a la cuestión de si Trump participó en una insurrección. En cambio, gran parte de la discusión se centró en las diferentes interpretaciones del texto y la historia de la disposición de la Enmienda 14, también conocida como la cláusula de descalificación.

El abogado de Trump, Jonathan Mitchell, dijo al tribunal que la aplicación de la cláusula de inhabilitación corresponde al Congreso, no a los tribunales o funcionarios estatales. Además, Mitchell dijo que la Sección 3 no se aplica a Trump porque el presidente no es un “funcionario de Estados Unidos”, que es uno de los términos que utiliza la sección al hablar de posibles insurrectos.

Jason Murray, el abogado de los votantes de Colorado, instó a los jueces a resolver definitivamente la cuestión de la elegibilidad de Trump, y advirtió que si no lo hacen, el Congreso aún podría tratar de inhabilitar a Trump e impedirle asumir el cargo si gana las elecciones generales.