Abogados: amplían por 20 días más el plazo para renovar credenciales del ejercicio legal de la profesión

El plazo de renovación de credenciales venció el 31 de marzo

Fuente: eldeber.com.bo

Desde la Gestora del Sistema de Acceso a la Justicia y Registro Público de la Abogacía (Gestora SAJ-RPA) del Ministerio de Justicia informaron que el plazo para la renovación de credenciales de abogados de alcance nacional se amplió por 20 días. 



De acuerdo con la normativa, la credencial extendida por esta cartera de Estado es el único documento a nivel nacional que acredita el ejercicio de la abogacía. Después del plazo fijado se procederá a bloquear los servicios en el Sistema de Registro de la Abogacía.

“Este documento tiene una vigencia de seis años, por lo cual su actualización y renovación es de suma importancia, identifica al profesional abogado ante instancias públicas, privadas y ante la población que requiere de sus servicios”, explicó José Antonio Guamán, director de la Gestora del Sistema de Acceso a la Justicia y Registro.

El plazo de renovación de credenciales venció el 31 de marzo, a partir del 1 de abril se activaron las alertas para informar a la población qué profesionales cuentan con credencial.

Luego de un plazo de 20 días hábiles computables a partir del lunes, se bloquearán los servicios gratuitos que se ofrece a los profesionales. “Los abogados que no cuenten con credencial vigente no deberían estar habilitados para el ejercicio de la abogacía”, agregó Guamán.

A través de la página https://rpa.justicia.gob.bo/#/Inicio la población puede verificar qué personas están habilitadas para el ejercicio de la abogacía a nivel nacional y los profesionales pueden realizar la renovación de su documento.

El Registro Público de la Abogacía (RPA), desde el 2013, es la instancia encargada de registrar y extender la credencial a las y los profesionales del Derecho, con el objetivo de acreditar el ejercicio de la profesión y proteger a la población de personas que podrían hacerse pasar ilegalmente por abogadas o abogados.

Las personas que toman servicios de una abogada o abogado sin verificar su credencial se exponen a ser defraudadas o estafadas por una persona que dice ser abogado, incluso a la nulidad de los actos.