El jején o ején es el causante del Oropouche y el 60% de los cobijeños ya enfermó

El vector también es conocido como marigüí. Pando confirmó 10 nuevos casos, por lo que suman 14 positivos, pero las autoridades advierten que gran parte de la población ya ha presentado los síntomas. Los afectados recaen dentro de 15 o 20 días

El Oropouche se expande en el país. Pando confirmó diez nuevos casos positivos y tiene un acumulado de14, pero las autoridades sanitarias advierten que la transmisión ya es comunitaria, pues se estima que el 60% de la población cobijeña ya presentó los síntomas clínicos de la enfermedad.



En las indagaciones con respecto a este brote, también se confirmó que el vector transmisor de la enfermedad es el jején Culicoides paraensis, un insecto conocido comúnmente como marigüí, así lo informó el director técnico del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Pando, Danny Hugo Mendoza.

La autoridad sanitaria insistió en que en la región pandina este vector es conocido como ején o marigüí y precisó que se trata de un insecto parecido al mosquito, pero más pequeño, que generalmente habita en las orillas de los ríos. En este sentido, descartó que el causante del brote en Pando sea el mosquito Cúlex. 

Mendoza manifestó que el ején abunda en la región amazónica y se estima que solo en Cobija el 60% de la población ya presentó los síntomas del Oropouche, que son similares a los del dengue. Se presenta con fiebre alta, dolor de cabeza, malestar general y dolor articular.

 “Como a un inicio no se tenía el diagnóstico laboratorial, la mayoría de los afectados fue tratado por su sintomatología y en los registros figuran como casos de síndrome febril inespecífico”, aclaró. 

Actualmente, también se han presentado personas con síntomas en otros municipios pandinos, como Gonzalo Moreno y San Lorenzo, donde se han activado las actividades de control.

Sobre la sintomatología, indicó que la mayoría de los afectados ha presentado síntomas leves y ha sido atendido en los centros de primer nivel. Sin embargo, que sabe que algunos enfermos pueden presentar complicaciones neurológicas como meningitis, pero afortunadamente eso no ocurrió en Pando. 

“Con una buena hidratación y antipiréticos los afectados se recuperan en un máximo de diez días”, dice el director del Sedes.
Sin embargo, advierte que una de las características de esta enfermedad es que los síntomas vuelven a los 15 o 20 días de haber vencido el cuadro. “Eso la diferencia del dengue y de otras arbovirosis. La mayoría de los que ha enfermado ha recaído una segunda vez y después de unos siete días con el cuadro, se recupera”, insiste.

La investigación del brote
Mendoza informó que las alertas de un posible brote de Oropouche saltaron a inicios de marzo luego de las notificaciones recibidas de parte de las autoridades de Brasil, dentro del trabajo de vigilancia epidemiológica trinacional que se realizan junto con Bolivia y Perú por ser una región fronteriza. 

“Nos llamó mucho la atención que la población de Cobija estaba teniendo sintomatología parecida al dengue, pero en las pruebas salían negativo, al igual que en las de malaria y fiebre amarilla, que son comunes en esta zona”, indicó.

Los primeros cuatro casos fueron confirmados en marzo, con pruebas realizadas en Brasil, ya que los exámenes cursados en los laboratorios de referencia del país dieron negativo.

Tras la confirmación de los casos, inmediatamente se activaron las medidas de contención, que son similares a las del dengue porque el Oropouche también es una arbovirosis. Se han reforzado las campañas de fumigación, pero también se está llegando con información a la población sobre las medidas que debe asumir para evitar picaduras del vector. Además, se han entregado mosquiteros a los pobladores y recomiendan el uso de repelentes.