Fundación Tierra: «La biotecnología no puede ser un paquete abierto»

El director, Alcides Vadillo, aseveró que en Santa Cruz se vende solo maíz transgénico y que, incluso, Emapa lo compra

A pocos días de celebrarse el Día Mundial de la Tierra (22 de abril), el director de la Fundación Tierra, Alcides Vadillo, reflexionó sobre algunos temas que continúan afectando el medio ambiente, sobre todo en Santa Cruz, en el programa ¡Qué semana!, que se emite todos los sábados por EL DEBER Radio.

Vadillo señaló que, en relación al pedido de los empresarios del sector agrícola, sobre introducir el uso de la biotecnología para paliar los efectos de la sequía en los cultivos, se debe discutir las áreas y qué tipo aplicar.



“Existe el pedido (de los productores) de semillas transgénicas resistentes a sequías para soya. Hay semillas transgénicas resistentes a una serie de cosas para maíz. No puede ser que estos sean paquetes abiertos. El maíz es uno de los productos que tiene un valor importantísimo para nosotros porque somos productores originarios de esta semilla, junto a otros (países) de Centroamérica. Es algo que hay que cuidar”, planteó Vadillo.

Manifestó que la expansión intencionada de la frontera agrícola para producción de ganadería o de soya, son elementos también que deben llevar a una reflexión, porque ya existen países, sobre todo en Europa, donde no se puede comercializar productos provenientes de áreas de reciente deforestación.

Al mismo tiempo lamentó que en regiones como el Este de Santa Cruz, donde no existe maíz que no sea transgénico. “Vaya a la zona del abasto, no va a encontrar maíz que ya no sea de producción de transgénico. ¿Es ilegal? Sí, todo el mundo sabe. Y Emapa (Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos), incluso compra maíz transgénico de la Argentina y se ha denunciado que, a veces es contrabando”, aseveró.

De acuerdo a esas realidades del mercado, agregó Vadillo, legalizar el uso de semilla transgénica tiene que ser habilitado por cierto tipo de áreas y de cultivos. «Porque el problema de esta biotecnología es que viene un paquete tecnológico completo; viene con sus venenos, de químicos, de herbicidas y donde usted produce soya no se produce cítricos ni hortalizas porque no resisten la contaminación del glifosato”, añadió.