Qué es el Cinturón de Fuego y cuál es su relación con los terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas en Asia

La amplia zona, que alcanza incluso las costas de América, no solo es testigo de una gran actividad geológica, sino que también tiene un impacto significativo en las poblaciones que viven en sus cercanías

Un terremoto de 7,5 golpeó cerca de Taiwán, activando alertas de tsunami en el área del Pacífico. (EFE/Ammar)

Un terremoto de 7,5 golpeó cerca de Taiwán, activando alertas de tsunami en el área del Pacífico. (EFE/Ammar)



Fuente: infobae.com

Un potente sismo de magnitud 7,5 azotó las aguas cercanas a Taiwán la mañana del miércoles, llevando a Taiwán, Japón y Filipinas a emitir alertas de tsunami para sus zonas costeras, donde se esperan olas de hasta tres metros. El temblor ocurrió exactamente a las 7:58 a.m. hora local, teniendo su epicentro en el mar, a unos 25 kilómetros al sureste de la costa del condado Hualien, con una profundidad de 15,5 kilómetros, de acuerdo con los reportes iniciales.

La reacción no se limitó solo a la isla epicentro; en Japón, los archipiélagos remotos cercanos a Taiwán, incluyendo Miyakojima, fueron puestas bajo alerta, como indicó la Agencia Meteorológica Japonesa. La advertencia de Tokio se hizo eco a través de la televisión nacional NHK, instando a la población a evacuar de inmediato ante la inminente llegada de un tsunami.

Este sismo se suma a los frecuentes movimientos telúricos que experimenta Japón, donde se registra aproximadamente una quinta parte de los terremotos de magnitud 6 o superior en todo el mundo. Taiwán y Japón, ambos situados en el cinturón de fuego del Pacífico, son testigos de una intensa actividad sísmica y volcánica debido a su posición en los límites de convergencia entre varias placas tectónicas importantes.

Las alertas de tsunami no solo afectaron a Taiwán, sino que en Japón, las islas Miyakojima y otras áreas cercanas también se vieron obligadas a tomar medidas preventivas. (TVBS/AP)

Las alertas de tsunami no solo afectaron a Taiwán, sino que en Japón, las islas Miyakojima y otras áreas cercanas también se vieron obligadas a tomar medidas preventivas. (TVBS/AP)

Japón se encuentra en una de las áreas más volátiles del cinturón de fuego, donde las placas del Pacífico, Filipina y Norteamericana convergen. Esta interacción entre placas resulta en frecuentes terremotos y en la presencia de numerosos volcanes activos en el país. Japón tiene una larga historia de desastres naturales devastadores, incluidos terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas, como el terremoto de Tohoku en 2011, que desencadenó un poderoso tsunami y provocó el desastre nuclear de Fukushima.

Por otro lado, Taiwán se encuentra en el límite de convergencia entre la placa Euroasiática y la placa Filipina. La isla experimenta un alto nivel de actividad sísmica a causa de la subducción de la placa Filipina bajo la placa Euroasiática. Los terremotos son frecuentes y pueden ser significativamente fuertes, como el terremoto de Chi-Chi en 1999, que resultó en una gran pérdida de vidas y daños estructurales. Aunque la actividad volcánica es menos prominente en Taiwán que en Japón, la isla se mantiene alerta ante la posibilidad de terremotos y sus potenciales consecuencias.

La ubicación de ambos países en el cinturón de fuego del Pacífico les proporciona beneficios en términos de suelos fértiles y recursos geotérmicos, pero también les impone el desafío constante de lidiar con el riesgo de desastres naturales relacionados con la actividad geológica. Esto ha llevado a ambos países a desarrollar sofisticadas tecnologías y estrategias de prevención y respuesta ante emergencias para proteger a sus ciudadanos y infraestructuras críticas.

La interacción de placas tectónicas subyace a la intensa actividad sísmica y volcánica en el cinturón de fuego. (Archivo)

La interacción de placas tectónicas subyace a la intensa actividad sísmica y volcánica en el cinturón de fuego. (Archivo)

Qué es el cinturón de fuego del Pacífico

Se trata de una extensa zona en forma de herradura que se extiende a lo largo del Océano Pacífico, donde se registra una intensa actividad sísmica y volcánica. Esta área engloba las costas de América del Sur, América del Norte, y Asia Oriental, extendiéndose hasta Nueva Zelanda. Abarca aproximadamente 40,000 kilómetros y alberga alrededor del 75% de los volcanes activos del mundo y es escenario del 90% de los terremotos más grandes registrados en el planeta.

La actividad geológica en el cinturón de fuego del Pacífico es el resultado de la tectónica de placas. Varias placas tectónicas, incluidas la placa del Pacífico, la placa de Nazca, y la placa norteamericana, interactúan en esta región. El movimiento y la interacción de estas placas provocan terremotos frecuentes y la actividad volcánica. Por ejemplo, el movimiento de subducción, donde una placa se desplaza debajo de otra, es una causa común de estos fenómenos.

Este cinturón no solo es testigo de una gran actividad geológica, sino que también tiene un impacto significativo en las poblaciones que viven en sus cercanías. Los terremotos y erupciones volcánicas representan riesgos importantes para las comunidades, afectando la vida, infraestructuras y economías. Por otro lado, la actividad volcánica también contribuye a la formación de suelos fértiles, lo que beneficia a la agricultura en algunas regiones.

En Asia, el cinturón de fuego abarca Japón, Filipinas, Indonesia, incluidas las islas de Sumatra, Java, Sulawesi, parte de Borneo y las Molucas, Papúa Nueva Guinea, y Rusia, específicamente la península de Kamchatka y las Islas Kuriles. Estos países se enfrentan a la subducción de varias placas, incluidas la del Pacífico, la de Filipinas y la Indoaustraliana, lo que resulta en una notable actividad volcánica y sísmica.

En Oceanía, Nueva Zelanda se destaca como parte del cinturón de fuego, situada en la interacción entre la placa del Pacífico y la placa Indoaustraliana, experimentando frecuentes terremotos y poseyendo varios volcanes activos.

Los países a lo largo del cinturón de fuego enfrentan retos constantes debido a los terremotos y erupciones volcánicas. (National Geographic)

Los países a lo largo del cinturón de fuego enfrentan retos constantes debido a los terremotos y erupciones volcánicas. (National Geographic)

Latam en riesgo

Los países de América que se encuentran en el cinturón de fuego del pacífico atraviesan desde el extremo sur de Chile, ascendiendo por la costa oeste de Sudamérica a través de Perú y Ecuador, hasta llegar a Colombia. La franja se extiende luego hacia Centro y Norteamérica, incluyendo a Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, México, Estados Unidos y finalmente Canadá.

Esta vasta región geográfica es conocida por su alta actividad sísmica y volcánica, resultado directo de la interacción de las placas tectónicas. Los países ubicados en este cinturón experimentan con cierta regularidad terremotos, algunos de considerable magnitud, y erupciones volcánicas que pueden tener importantes repercusiones tanto en términos de daños materiales como de pérdida de vidas humanas. Además de los riesgos geológicos, esta actividad influye también en aspectos económicos, sociales y ambientales.

La actividad volcánica, por ejemplo, no solo representa un riesgo para la seguridad de las poblaciones cercanas, sino que también puede tener efectos benéficos a largo plazo, como la creación de suelos muy fértiles que son excelentes para la agricultura. Por otro lado, la constante amenaza de sismos obliga a estos países a implementar medidas de construcción y planificación urbana más rigurosas para mitigar los daños potenciales.

En definitiva, la pertenencia al cinturón de fuego del pacífico impone a países involucrados desafíos únicos en términos de gestión de desastres naturales, desarrollo sostenible y preparación de la población, lo que requiere una inversión continua en investigación, educación y tecnologías de prevención.