Trump ataca al juez que extendió la orden de silencio en el juicio en Nueva York

Donald Trump volvió a calificar este martes de «corrupto» al juez Juan Merchan, encargado de presidir del primero de los varios juicios penales que tiene que encarar el presidirá el primer juicio penal contra un expresidente, después de que el magistrado ampliara las restricciones de silencio para evitar ataques contra su familia.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Nueva York, el 25 de marzo de 2024
El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Nueva York, el 25 de marzo de 2024 © Charly TRIBALLEAU / AFP/Archivos

Fuente: RFI

 



 

«Me acaban de informar que otro juez corrupto de Nueva York, Juan Merchan, me ha SILENCIADO para que no pueda hablar de la corrupción y los conflictos que tienen lugar en su juzgado», escribió Trump en su plataforma Truth Social.

«¿Ellos pueden hablar de mí, pero yo no puedo hablar de ellos? Suena justo, ¿no? INTERFERENCIA ELECTORAL en su peor expresión», escribió.

En la víspera, el juez amplió la prohibición ya impuesta a Trump de atacar públicamente a testigos, miembros del jurado o personal del tribunal, precisando que los miembros de su propia familia o la del fiscal de Manhattan, Alvin Bragg, también debían ser protegidos de los ataques.

La medida se produjo después de que el candidato presidencial republicano arremetiera contra el juez Merchan y su hija en una serie de publicaciones en Truth Social.

En su orden del lunes, Merchan dijo que el «patrón de Trump de atacar a miembros de la familia de juristas y abogados asignados a sus casos no sirve a ningún propósito legítimo (…) esto sólo infunde miedo a los implicados en el proceso», dijo.

Trump se enfrenta en este caso a cargos de falsificación de registros comerciales por los pagos realizados por su abogado Michael Cohen en vísperas de las elecciones presidenciales de 2016 a la actriz porno Stormy Daniels para asegurarse de que no hiciera público un encuentro sexual.

El caso comienza el 15 de abril y marca el inicio del primer juicio penal de la historia contra un expresidente.

Consultado por los periodistas si aceptará subir al estrado, Trump ha dicho que «no tendrá ningún problema en testificar».

Trump tiene cuatro acusaciones penales en su contra y se enfrenta a 88 cargos por una amplia variedad de presuntos delitos.