2 frentes agitan Bolivia con combo de quejas; 2 ministros culpan al evismo

Gremiales y transportistas protagonizan movilizaciones por dólares, carburantes y contra un paquete de normas. El Gobierno sospecha del ala “radical” del MAS.
El transporte pesado marcha en el departamento paceño./ APG
El transporte pesado marcha en el departamento paceño./ APG

 

La semana arrancó complicada, con protestas masivas, marchas en las calles, bloqueos en algunas rutas del occidente y caravanas céntricas en al menos seis departamentos de  Bolivia, aunque el eje troncal del país sintió más las movilizaciones.



¿Los motivos? Varios. Se trata de un abanico de demandas con el que los dirigentes gremiales y los del transporte pesado pretenden poner en jaque al Gobierno, sin darle siquiera un respiro al Ejecutivo tras las voces de protesta que se originaron las semanas pasadas en torno al ya eliminado Decreto Supremo 5143.

Habían abierto el camino, el 14 de mayo, los “evistas”, que avisaron que el tono de los reclamos no bajaría. Entonces, los seguidores de Evo Morales empezaron a articularse identificando un nuevo “blanco”: el vigente Decreto Supremo 4732, que refiere a los contratos de compraventa de bienes inmuebles con la certificación del Ministerio de Justicia.

Ahora, en medio del “combo” de reclamos que lideran los gremiales y transportistas figura, precisamente, el rechazo a dicha normativa. Pero el “paquete” de exigencias es más amplio y difiere según el rubro movilizado.

Por el lado de los gremiales, vale decir que ellos piden, además, la abrogación del Decreto Supremo 5139, la anulación de la facturación electrónica -que entienden como “fábrica de multas”-, las renuncias de Mario Cazón (de Impuestos) y Karina Serrudo (Aduana Nacional) y que se desista en cuanto al proyecto de ley 145/23.

Los del transporte pesado, por su parte, protestan por carburantes y la circulación de dólares, entre otras cosas.

Movidos por sus quejas, en  Cochabamba, los afiliados bloquearon la avenida Ayacucho y Esteban Arce.

Los pertenecientes al transporte pesado se expresaron con al menos dos bloqueos en La Paz: uno en el sector de Caracollo y otro en Senkata y Achica Arriba.

En Santa Cruz hubo un piquete de presión por parte de los choferes en el Puente de La Amistad, sector Guabirá y Portachuelo.

En Beni, la Federación de Productores Agropecuarios dio inicio a un bloqueo indefinido en Puente San Pablo, mientras que en  Oruro se registraron tres cortes que respondieron a líos entre sindicatos de transporte.

Finalmente, en Potosí se originó una marcha por parte del transporte pesado en demanda de abastecimiento de combustible.

¿QUÉ DICE EL GOBIERNO?

Desde el oficialismo, la postura es clara: hay combustible, las acciones para regularizar la circulación del dólar están en marcha y detrás de las movilizaciones se encontraría el “evismo”.

Dos ministros y una viceministra del gabinete del presidente Luis Arce coincidieron en que las protestan no son más que el resultado de la “politización” y “especulación”.

El ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, apuntó que Evo Morales articula la “desestabilización” con la idea de dar un “golpe de Estado”. La máxima autoridad del Ministerio de Economía, Marcelo Montenegro, señaló que la movilización del transporte tiene un tinte “político”. Puso en duda la participación del “evismo”.

La viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, ve un doble discurso en el sector “radical” del MAS.