200 familias de Totoral Chico afectadas por avasallamiento de trabajadores mineros de Avicaya

Ventura dijo que la empresa avasalló diferentes sectores de las 1.159 hectáreas de tierra de la comunidad, si bien estaban trabajando al interior de la mina, ahora realizan operaciones exteriores en el sector de pastizales y de producción agrícola.

imagen aleatoria
Avasallamiento, deterioro del suelo y amedrentamiento contra comunarios de Totoral Chico. Foto: ANF

Fuente: ANF

 



 Las comunidades indígenas y campesinas sufriendo un progresivo despojo de sus tierras, alrededor de 200 familias de la comunidad Totoral Chico del ayllu Antequera del departamento de Oruro son amedrentadas y avasalladas por trabajadores mineros del sindicato Avicaya.

“La comunidad Totoral Chico tiene un título ejecutorial que comprende de 1.159 hectáreas de tierra en beneficio de 13 titulares y sus descendientes, actualmente existen 200 familias que son beneficiarios con esta propiedad comunal. Esta empresa minera está afectando a toda la comunidad porque tenemos un título colectivo y están arrasando de forma brutal con nuestras tierras, nuestros animales y con nosotros”, afirmó a la ANF la exsecretaria de la comunidad, Sorayda Ventura.

Desde hace varios meses, los comunarios del Ayllu Acre Antequera realizan una serie de medidas de protesta para evitar la actividad minera en su territorio. Argumentan que causará daños irreparables a la biodiversidad y a las fuentes de agua de la zona.

En abril, un grupo de comunarias fueron agredidas por los mineros mientras desarrollaban una vigilia, fueron golpeadas, amedrentadas e incluso amenazadas de muerte. En esa oportunidad llegaron a la ciudad de La Paz para pedir la intervención de las autoridades, sin embargo, no obtuvieron respuesta.

La semana pasada se registró un nuevo hecho de maltrato, una mujer de la tercera edad que estaba pastoreando a su ganado de ovejas fue amedrentada por los mineros que se encontraban resguardando esos predios. no dejaron que la comunaria ingrese al área de pastizales, incluso la empujaron sin tomar en cuenta su edad.

En ese contexto, el representante del Consejo de Justicia del Ayllu Acre Antequera, Hernán Roque, explicó que en el gobierno de Evo Morales se beneficiaron con la entrega de un titulo ejecutorial en el que se dota de 1.159 hectáreas de tierra a esa comunidad. Esa disposición fue refrendada en el Decreto Supremo 4719 promulgada por el presidente Luis Arce, el 18 de mayo de 2022.

En aplicación de ese decreto, el 23 de julio de 2023 el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) emite un certificado catastral en el que ratifica la titularidad de los comunarios sobre esos predios, donde no se toma en cuenta a los trabajadores mineros del Sindicato Avicaya ni los trabajos que realizan.

“El 30 de julio de 2023 han recibido una nueva titulación donde se ratifica la consolidación de nuestros territorios ancestrales que nos fueron otorgados, para eso el INRA nos ha pedido que demostremos el carácter ancestral y hemos presentado los documentos que nos han solicitado. Ellos no forman parte en la entrega de estas tierras, no son parte de los beneficiarios”, puntualizó.

Observaciones

En ese contexto, Roque señaló que la empresa Avicaya tiene varias observaciones. Primero no puede realizar subcontrataciones a otras empresas mineras, pero se crea La Salvada Sociedad Colectiva y Meraki.

A la vez, según el informe que emitió el Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom), la empresa La Salvada no cuenta con el registro para la venta de minerales, mientras que el Número de Identificación Minera (NIM) de Meraki SRL feneció en 24 de noviembre de 2023.

Avasallamiento

Ventura dijo que la empresa avasalló diferentes sectores de las 1.159 hectáreas de tierra de la comunidad, si bien estaban trabajando interior mina, ahora realizan operaciones exteriores en el sector de pastizales y de producción agrícola.

Dijo que las esposas de los mineros realizan vigilias para evitar el ingreso de los pobladores a esos sectores, además, denunció que por las noches hacen detonar dinamistas y petardos que ahuyentan al ganado y atemorizan a los comunarios.

“Hasta el momento no tenemos respuesta por parte de las autoridades de gobierno, no podemos continuar en esta situación y que sigan atentando contra nuestra seguridad y nuestro territorio”, manifestó.

/EUA/nvg/