Con 116 años, “mamá Salomé” está lúcida y tomando mate

Quienes la conocen, atribuyen su buena salud a la alimentación, pues se crio comiendo mote, maíz pelado, anko y arapasi, una variedad de carne de monte y hasta chicharrón de coyuyos, un insecto común en el Chaco

Con 116 años, “mamá Salomé” está lúcida y tomando mate
“Mamá Salomé” junto a sus cuatro hijos

 

Fuente: El País /Tarija



Yacuiba tiene a la mujer más longeva de  Bolivia y es del pueblo guaraní. Se trata de la señora Salomé Sánchez Cruz, de 116 años, quien vive en la comunidad El Palmar. Es la anciana en vida con más años registrados en  Bolivia. La última mujer reportada de mayor edad falleció en Cochabamba en 2019 con 118 años.

Salomé nació en Cortaderal, ubicada a 50 km de Yacuiba, el 18 de mayo de 1908. Pertenece al pueblo originario guaraní.

El sábado 18 de mayo celebró sus 116 años de vida, rodeada de admiración de quienes la conocen por primera vez y se sorprenden por el grado de lucidez que tiene. No conversa, pero ante alguna pregunta, responde frases cortas con una voz clara y correcta.

Tuvo seis hijos, solo cinco están con vida. Uno de ellos falleció cuando tenía 15 años, y otro se fue a trabajar a la Argentina y jamás regresó. Las hermanas presentes prefirieron no mencionarlo. En  Tarija y en Caiza, están Cristina y Dora, respectivamente. Los cuatro están pendientes de “mamá Salomé”. Todos reafirman sus orígenes guaraníes, desde su nacimiento en la comunidad de San Antonio, en el municipio de Caraparí.

Doña Salomé, o “mamá Salomé” como sus cercanos le dicen, vive con dos hijos. Juana, que la asiste con alimento o “cebándole el mate”, y Salustriano, que es el mayor de los hermanos. Aunque este último pasa la mayor parte del tiempo en la ciudad de Yacuiba.

En un conteo rápido suman 30 nietos, unos 15 bisnietos y un número indefinido de tataranietos. Los hijos no recuerdan con exactitud porque varios de la descendencia no se ven desde hace tiempo.

Doña Salomé celebró sus 116 años

Buena alimentación

¿Pero cuál es el secreto para superar el siglo de vida y mantenerse con tal grado de salud y lucidez?

Desde la humilde vivienda de doña Salomé, en esa zona del barrio Guadalupe de El Palmar, donde habitan los tëtara reta (hermanos) guaraníes, la mburuvicha (capitana) Carmen Ordóñez lanzó algunas claves para intentar entender la longevidad de ella.

“No vamos a llegar a esa edad. Porque nosotros nos estamos criando con arroz, fideo, arroz, fideo. No hay otra cosa. Sin embargo, los papás los han criado de otra forma. Con puro mote, maíz pelado, anko y arapasi, el que decimos nosotros ahora”, narró la autoridad guaraní.

Con todo el orgullo de ser guaraníes, recuerda que antiguamente los padres no esperaban que haya carne. Ellos se iban al monte y volvían con sus corzuelas, tatú (armadillo), aves diversas; esas serían las carnes que acompañaron a la dieta de los guaraníes de “años antes”.

“Ella (doña Salomé) me decía: hija vos tenés que comer así. Incluso comíamos chicharrón de chicharras (coyuyos en el chaco). Ella siempre lo hacía y me retaba a mí para que coma. Ella hacía ese chicharrón y tostados de chicharras”, contó Ordóñez entre risas de los presentes mientras oían el relato. “Ustedes qué se hacen las bonitas que no quieren comer, nos retaba”, acotó.

Otras de las delicias que recordó doña Salomé le gustaba preparar es el gutimïmo, que para ellas es una especie de torta preparada con harina de maíz, grano principal en la dieta guaraní. Esta se hace cocer con vapor en una vasija de barro calentada a leña.

116 años y aún con fortaleza

Doña Salomé Sánchez celebró sus 116 años de vida en una jornada cargada de emociones constantes.

A iniciativa de una radio local de Yacuiba, se logró recolectar una considerable cantidad de víveres y enseres que le serán de utilidad a la ancianita. Estos fueron entregados el sábado a modo de regalo. La población de Yacuiba envió su aporte solidario para celebrar a la abuelita, actualmente la más longeva del país, hasta donde se conoce.

La banda de música de la Escuela Básica Policial de El Palmar acompañó la entrega de los productos recaudados por el medio de comunicación y fue su director que encabezó el evento. Las damas palmareñas también estuvieron presentes.

Desde el primer momento del ingreso a la vivienda, Doña Salomé no paró de emocionarse. Por momentos se le oía lanzar un agudo y corto suspiro, por aquello que acontecía en su entorno.

Con sus propias manos, secaba sus lágrimas en un gesto que parecía intentar disimular con una leve sonrisa. Es claro que la felicidad llegó hasta su hogar y ella lo estaba percibiendo. Varios desconocidos, al igual que familiares y amigos, se reunieron para celebrar sus 116 años.

-¿Cuándo fue la última vez que bailó?

-No sé. Hace mucho.-Se animó a expresar doña Salomé, entendiendo claramente la pregunta.

Doña Salomé no ocultó su emoción por el cariño recibido

 

Su hija Cristina, señaló que como guaraní doña Salomé le encantaba bailar el pin pin en cada Arete Guasu (fiesta grande guaraní). Y la última vez que lo hizo, calcula, fue cuando tenía unos 100 años, es decir, hace 16.

La única dolencia que actualmente tiene es la rodilla, que desde hace unos dos años no la deja caminar bien, requiriendo ayuda para hacerlo. A pesar de ello se mantiene de pie sin mucho problema.

“Luego la vista es otra dificultad; gracias a diosito son los únicos problemas que tiene. No tiene problemas de salud. Gracias a Dios”, repitió.

Sería la más longeva

Doña Salomé sería hoy la mujer más longeva de  Bolivia con 116 años. No existe otro reporte en el país que supere la edad de esta mujer chaqueña.

El último obtenido fue registrado en 2019.

Se trataba de “mamá Julia”, como la nombraban a Julia Flores Colque de 118 años, quien falleció en agosto de 2019 y vivía en Sacaba, Cochabamba.

Ella había nacido el 26 de octubre de 1900 en Potosí.

Fuente: El País /Tarija