Criminóloga advierte cuatro factores que agudizan la desinstitucionalización de la Policía Boliviana

La jurista dijo que la Policía Boliviana carece de liderazgo porque, pese a estar dirigida por el comandante nacional Álvaro Álvarez, no tiene un rumbo en las investigaciones ni los casos que maneja.

imagen aleatoria
Imagen referencial. Foto: Internet

Fuente: ANF

 



 Impunidad en los casos donde uniformados están vinculados con el narcotráfico, falta de liderazgo, incentivos y la demora en la reforma de dos normas, son los cuatro factores que identificó la criminóloga Gabriela Reyes que agudizan la desinstitucionalización de la Policía Boliviana.

“Entonces hay una crisis institucional completa. Considero que están muy preocupados en hacer campaña, en generar un impacto mediático, pero no en arreglar los verdaderos problemas de la policía y eso es lo único que hace profundizar la crisis policial y eso es lo que estamos viendo ahora, estos son los resultados de la desinstitucionalización de la policía», afirmó la abogada en contacto con la ANF.

Estas reacciones surgen luego de que el exjefe de la Dirección de Prevención de Robo de Vehículos (Diprove), Marcelo Rodrigo R.C. y el sargento mayor Miguel Ángel G. C. fueron remitidos a la cárcel por tráfico de cocaína. Estos hechos se registraron en una semana en Santa Cruz y Oruro, respectivamente.

La experta consideró que existe un grado de impunidad con aquellos uniformados que se ven implicados en narcotráfico, incluso aseveró que no son dados de baja, sino que solo son cambiados de destino o de áreas de trabajo tras cumplir con la detención preventiva dispuesta por la autoridad jurisdiccional.

“Nosotros vemos y tenemos que ser claros con los ejemplos, los policías con vínculos de narcotráfico no son dados de baja y eso se ha demostrado, solo han sido cambiados de destino una vez que salen en libertad, luego de los seis meses de la detención preventiva, son llevados a puestos importantes. Por ejemplo, el caso de volteo de 800 kilos de cocaína en el Beni, los policías implicados fueron a parar a la cárcel, pero no sabemos hasta el día de hoy si fueron dados de baja o dónde se encuentra la droga”, puntualizó.

El caso al que se refiere la experta ocurrió en abril de 2022, cuando ocho efectivos antinarcóticos fueron aprehendidos por la desaparición de 800 kilos de droga incautados en San Borja. Según el reporte, se confiscaron 1.200 kilos, pero los uniformados solo reportaron 431 kilos, la justicia determinó su detención preventiva.

Sin embargo, en diciembre de 2023 el Ministerio Público emitió una resolución de sobreseimiento a favor de los uniformados identificados como Erik Gálvez Cabrera, capitán Luis Aguilar Hidalgo, teniente Marco Pardo Aguilar, teniente Ramiro Bustillo Cabrera, sargento Fidel Corrales Zelaya, sargento Henry López Mendoza, sargento Aldo Álvarez Mamani y sargento Arcenio Muruchi Negreti.

A la vez, cuestionó que desde el Ministerio de Gobierno no se informe sobre la situación real de los casos que se registran por ese ilícito en la vía penal y disciplinaria, lamentó que solo se manejen cifras globales.

La semana pasada, el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, informó que más de 165 policías fueron dados de baja por hechos irregulares vinculados con el narcotráfico, robos y otros ilícitos. Sin embargo, no precisó cuántos de ellos son por el tráfico de sustancias controladas o venta de vehículos chutos.

“Ya hemos dado de baja a más de 165 efectivos policiales durante nuestra gestión, vamos a seguir depurando esas manzanas podridas que tenemos o que convivían dentro la Policía Boliviana. Tienen que ser alejadas de la institución”, dijo la autoridad.

Sin liderazgo 

La jurista dijo que la Policía Boliviana carece de liderazgo porque, pese a estar dirigida por el comandante nacional Álvaro Álvarez, no tiene un rumbo en las investigaciones ni los casos que maneja. Por ejemplo, se refirió a la desaparición de Odalys Vaquiata que hasta el momento no se conoce de su paradero.

“Aquí hay una crisis de liderazgo, para empezar la capacidad del comandante, yo cuestiono mucho ese aspecto, no es clara porque hasta el momento no se puede establecer dónde está Odalis Vaquiata, qué ha pasado con esta muchacha, un día dicen que está viva otro día dicen que está muerto ¿Dónde está la seriedad de la investigación? ¿Dónde está la capacidad de la policía para investigar estos casos? Cuando se le pregunta algún caso no sabe ni cómo explicar”, manifestó.

Asimismo, cuestionó que Eduardo Del Castillo continúe al frente de esa institución tomando en cuenta que fue censurado por la Asamblea Legislativa en junio de 2023, tras una interpelación por el robo de autos en Chile y que eran comercializados en las ferias de vehículos indocumentados en Santa Cruz.

Reforma normativa 

Por otra parte, recordó que en muchas ocasiones las autoridades de Gobierno anunciaron que iban a reformar la policía y sus diferentes unidades, entre ellos la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), pero hasta el momento no se hizo nada.

Dijo que uno de los trabajos pendientes es la reforma de la Ley 101 de Régimen Disciplinario y el Plan de Carrera, que permitirá contar con sanciones más drásticas y promover la especialidad de los uniformados.

“Hay dos leyes que son necesarias que se traten, la primera es la modificación a la Ley 101 de Régimen Disciplinario ya que ha sido muy cuestionada desde el 2012, recordemos que se produjo el motín policial a razón de esa ley, además falta la Ley del Plan de Carrera. Solo un ejemplo, el segundo policía que ha sido aprehendido con cocaína en Oruro, ejercía funciones de cocinero en el comando policial, entonces uno se pregunta ¿Cómo es que un policía que ha estudiado dos años es designado a realizar labores domésticas? él debería estar realizando patrullaje”, explicó.

/EUA//smr