Denuncia sobre la nueva ley de medios en Uruguay y su impacto en la libertad de prensa

La reciente aprobación de un proyecto de una nueva ley de medios en Uruguay por parte de la coalición de gobierno, con 16 votos a favor de 29, ha desatado una ola de críticas y sorpresa, especialmente por las modificaciones propuestas por Cabildo Abierto, partido de la derecha más radical del país.

Este hecho fue cuestionado desde diversos sectores, hasta el punto de sorprender a la propia presidenta de la Cámara de Senadores, Beatriz Argimón del partido , quien declaró que el tema no estaba previsto en el orden del día.



La situación es especialmente preocupante dado el contenido de las adiciones propuestas, que amenazan directamente la libertad comunicacional en Uruguay.

La ley impone a los servicios de difusión el deber de ofrecer información, análisis, opiniones, comentarios y valoraciones de manera completa, imparcial, seria, rigurosa, plural y equilibrada, respetando a todos los actores políticos.

Esto abarca prácticamente todo contenido de carácter político, exceptuando a los medios de comunicación de partidos políticos, agrupaciones partidarias, instituciones educativas, sindicatos, y otras entidades representativas. Sin embargo, esta normativa puede interpretarse como un ataque directo a la libertad de prensa, ya que limita la capacidad de crítica y análisis independiente de los medios.Uno de los aspectos más controvertidos y potencialmente dañinos de la nueva ley es la concentración de medios que favorece.

Al violar estándares internacionales de diversidad y pluralismo informativo, la norma podría llevar a una homogeneización de la información disponible para el público uruguayo, favoreciendo a voces que resuenen con la ideología de grupos empresariales específicos que de alguna forma siempre favorecieron han apoyado a los gobiernos de la derecha uruguaya e internacional.

Esta concentración de medios en pocas manos compromete no solo la pluralidad informativa, sino también la verdadera independencia del periodismo en el país.Las reacciones nacionales e internacionales no se han hecho esperar, con críticas apuntando hacia lo que muchos consideran un retroceso en términos de libertades democráticas y de prensa en Uruguay.

Desde Red Contacto Sur, hacemos un llamado a la comunidad internacional para que se denuncie y se preste atención a este significativo cambio en el panorama mediático uruguayo, el cual puede tener profundas repercusiones en la salud de su democracia y en el derecho a una información libre y diversa de sus ciudadanos.

Ruben Suárez