El Alcalde y los concejales de Sacaba se acercan, pero la crisis municipal persiste

A dos semanas del conflicto por la alternancia, el alcalde de Sacaba, Pedro Gutiérrez, logró ayer dialogar con ocho concejales titulares para buscar una solución a la crisis que pone en riesgo el financiamiento  de varios proyectos.

Sin embargo, pese al acercamiento, la disputa por el control del directorio del Concejo persiste, al igual que la vigilia instalada por pobladores que piden la renuncia de seis legisladores del MAS y del Movimiento Tercer Sistema (MTS).



El encuentro de Gutiérrez y los concejales se llevó a cabo a raíz de una convocatoria realizada por los representantes del Consejo Educativo de Padres de Familia (Codijes) por los perjuicios que sufren los estudiantes a causa de las movilizaciones y bloqueos.

En su intervención, el munícipe informó que el conflicto paralizó la aprobación de normativas para concretar convenios que se firmaron con el Gobierno nacional para beneficiar a los distritos.

“La solución no pasa por mi persona, sino porque los concejales se sienten con la parte movilizada”, dijo.

La concejala del MAS Mónica Marca señaló que se convocó a una sesión para este miércoles a las 9:00, donde hay predisposición para aprobar por mayoría los requerimientos del Ejecutivo municipal, pero solicitó a las organizaciones movilizadas dejar trabajar a la directiva que se conformó con los votos de ocho legisladores.

Mientras tanto, el concejal del MTS Wilder Veliz comentó que no hay garantías para acudir a sesionar debido a que la pasada semana fueron agredidos por la turba que estaba en vigilia.

El resto de los legisladores que participaron de la reunión expresaron que el lío debe ser resuelto al interior de cada partido político, aunque no se detalló ninguna fecha para superar el lío.

En medio de este panorama, por cuarta vez se suspendió la sesión convocada por Rubén Alvarado, quien asume el cargo de presidente del Concejo de forma interina. La disputa por la legalidad de las directivas del órgano deliberante ya se encuentra en instancias judiciales, según antecedentes.

El conflicto se ahonda día que pasa debido a que los perjuicios aumentan. Ayer, comerciantes y vecinos bloquearon parte de la avenida Villazón por cinco horas pidiendo una solución a la crisis del Concejo Municipal.