Según denuncia de la Fiscalía de Paraguay contra el narcotraficante Miguel Ángel Insfrán, alias ‘Tío Rico’, y su socio de Sebastián Marset, el grupo criminal obtuvo ganancias por $us 433.500.000 con droga proveniente de Bolivia.

“Desde el inicio del año 2020, Miguel Insfrán Galeano se alió con Sebastián Marset y durante el referido año y el transcurso de 2021 lideró la organización criminal liderada y creada por ambos y tuvieron el control para el tráfico de droga, desde la introducción de clorhidrato de cocaína proveniente principalmente de Bolivia”, señala el documento difundido por medios de comunicación paraguayos.

El Ministerio Público paraguayo concluye que desde 2020 el clan Marset-Insfrán mantuvo el control de todo el tráfico de droga de Paraguay hacia Europa y África con droga de Bolivia y otros países sudamericanos.

Además, los fiscales señalaron que probablemente el grupo narco se benefició y potenció durante el gobierno de Mario Abdo Benítez (2018-2023).

Marset

El grupo ilícito logró enviar al extranjero cargas de cocaína por un total de 17.340 kilos y obtuvo ganancias multimillonarias durante el gobierno de Mario Abdo, de acuerdo con el acta de acusación contra Tío Rico.

Para despejar sospechas, el grupo hizo uso de empresas vinculadas al comercio internacional que gestionaban los trámites de exportación, la cocaína era enviada a través de contenedores en el puerto fluvial de Villeta.

Ofrecía cada paquete de cocaína por $us 12.000 o $us 14.000 por envíos mayormente a África; por esa vía lograron obtener $us 18.429.500, señala el acta.

En Europa, el precio de la droga oscilaba entre $us 20.000 y $us 25.000 por cada kilogramo. Solo por la cantidad de droga descubierta (17.340 kilos), la suma total alcanza a $us 433.500.000.

La Fiscalía de Paraguay también reveló que Marset no solo dedicaba su actividad delincuencial en torno al tráfico de drogas en el ámbito internacional. También incluía asesorías para la comisión de homicidios.

Al narco se lo busca en varios países sudamericanos. El uruguayo edificó una red criminal para lavar dinero del narcotráfico en Bolivia. También incursionó en el fútbol nacional.

El 29 de julio de 2023, Marset sorteó un megaopeartivo de la Policía y escapó de Bolivia junto a su esposa e hijos. Desde entonces está prófugo.