Iglesia advierte que la familia necesita hoy en día paz y unidad; pide escuchar a los jóvenes

FIESTA DE PENTECOSTES

Monseñor René Leigue, Arzobispo de Santa Cruz. Foto/captura



El arzobispo de Santa Cruz, monseñor René Leigue, afirmó este domingo que la familia boliviana necesita paz y unidad, subrayando la importancia de que los padres sean modelos de comportamiento para orientar adecuadamente a sus hijos, escuchándolos y comprendiendo sus experiencias.

Fuente: erbol.com.bo

La exhortación de Leigue coincide con la conclusión de la semana de reflexión sobre la familia y el inicio de la Fiesta de Pentecostés. Esta celebración invita a los católicos a acudir al Espíritu Santo para obtener paz y entendimiento, destacando que sin entendimiento no puede haber paz.

Leigue alertó sobre las tensiones dentro del hogar, señalando que la falta de tranquilidad y unidad puede llevar a que los jóvenes busquen apoyo y comprensión fuera de casa.

“Si bien es cierto que hay problemas fuera, a veces falta trabajo también y muchas cosas que pueden faltar, pero si hay paz en la casa, si hay unidad, si hay diálogo, yo creo que se puede llevar adelante todos los problemas que hay”, afirmó Leigue, llamando a los padres a crear un ambiente de armonía y comunicación abierta.

El arzobispo destacó la importancia de que los jóvenes se sientan escuchados y valorados dentro de la familia. Señaló que muchos jóvenes se quejan de no tener un espacio para expresar sus pensamientos y sentimientos en casa, lo cual puede llevarlos a sentirse desorientados y sin un modelo a seguir. «Los jóvenes hoy necesitan ser escuchados… necesitan modelos, necesitan testimonio, necesitan a alguien a quien seguir», subrayó.

Leigue hizo hincapié en la responsabilidad de los padres como ejemplos a seguir, instándolos a reflexionar sobre el tipo de testimonio que están dando a sus hijos. «Los mayores no damos una luz para que estos jóvenes puedan ir formando un futuro mejor. Queremos una sociedad mejor. Queremos un mundo mejor. Queremos que los jóvenes mejoren. Pero para eso démosle espacio a ellos. Seamos testimonios», exhortó.

Además de centrarse en la familia, el arzobispo extendió su mensaje a la comunidad en general, subrayando la necesidad de escuchar y entender a Dios para promover la paz y la unidad entre los cristianos. En el cierre de la semana de oración por la unidad de los cristianos, Leigue animó a todos a seguir en oración y a buscar una comprensión más profunda de lo que significa seguir a Dios.

En su mensaje, Leigue también resaltó la importancia de mantener una actitud positiva y esperanzada, especialmente en momentos de dificultad. “No vuelvan acongojados, malhumorados… Vuelvan a casa alegre, a pesar de las dificultades que hay, pero con esa esperanza que nos dio el Señor aquí, que el Espíritu está en nosotros”, alentó, instando a los fieles a dejar que el Espíritu Santo guíe sus acciones y pensamientos.

Fuente: erbol.com.bo