Los nuevos dirigentes iraníes se encuentran ante un precipicio nuclear

El organismo mundial de vigilancia atómica teme una aterradora carrera armamentística regional.

Rafael Grossi (REUTERS/Elisabeth Mandl)Rafael Grossi (REUTERS/Elisabeth Mandl)

Fuente: Infobae



 

 

El 6 de mayo, Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), viajó a Teherán y se reunió con Hossein Amirabdollahian, ministro de Asuntos Exteriores de Irán. Menos de dos semanas después, el 19 de mayo, Amirabdollahian moría en un accidente de helicóptero en el que también perdía la vida, entre otros, Ebrahim Raisi, presidente de Irán.

Sus muertes sumergen a la esclerótica teocracia iraní en un momento de confusión e incertidumbre, con implicaciones de largo alcance para el programa nuclear del país. Grossi, recién llegado de su viaje a Irán, habló recientemente con The Economist sobre el expediente nuclear iraní, así como sobre otros asuntos de su prohibitiva lista de tareas pendientes, desde la central nuclear de Zaporizhia (Ucrania), ocupada por Rusia, hasta el “creciente atractivo” de las armas nucleares en todo el mundo.

El OIEA, con sede en Viena, tiene dos cometidos, ambos consagrados en el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNPN) de 1968. Una es promover el uso pacífico de la energía nuclear. La otra es garantizar que el uso de dicha energía no lleve a los países a desarrollar la bomba. Y el país que más preocupa hoy es Irán.

Planes audaces

Ebrahim Raisi  (Foto AP /Vahid Salemi)Ebrahim Raisi (Foto AP /Vahid Salemi)

 

El programa nuclear de Irán se está expandiendo rápidamente en tamaño y sofisticación. Tiene 27 veces más uranio enriquecido que el permitido por el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA), un acuerdo nuclear multinacional derogado por Donald Trump en 2018. Ahora es una “cáscara vacía”, dice Grossi, que hablaba antes de la muerte de Raisi. Esas reservas, algunas de las cuales están enriquecidas al 60% de pureza, cerca del grado de armamento, son suficientes para unas tres bombas. Junto con el uso por parte de Irán de centrifugadoras más nuevas y rápidas, estos avances han “desbancado por completo” al JCPOA, afirma. El resultado es que Irán podría producir una bomba de uranio apto para armamento en una semana y siete en un mes.

Cuando Grossi visitó Irán en marzo de 2023, el país prometió cooperar más plenamente con el OIEA, incluso reinstalando el equipo de vigilancia que había retirado anteriormente. Según Grossi, los progresos “se estancaron rápidamente”, ya que ambas partes “hablaban más de la cuenta”. Grossi ha afirmado que el OIEA ha perdido “continuidad en el conocimiento”, entre otras cosas, sobre la producción y las reservas iraníes de centrifugadoras, agua pesada y concentrado de mineral de uranio. Estas instalaciones podrían utilizarse para reconstituir un programa de armas nucleares en secreto, en lugar de utilizar instalaciones conocidas que pudieran ser bombardeadas. El 7 de mayo, Grossi volvió para ver si podía desbloquear la situación. Había esperanzas de que Irán ralentizara su acumulación de uranio enriquecido al 60% “rebajándolo” a niveles inferiores. Pero no hubo tal compromiso, dice Grossi. Irán parece haber estado dando largas a todo el mundo.

También le preocupa el creciente número de declaraciones de altos cargos iraníes que afirman que el país podría estar más abierto a una bomba. En abril, mientras Israel e Irán intercambiaban disparos de misiles, el jefe de la unidad del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní responsable de la seguridad de las instalaciones nucleares insinuó que Irán podría revocar una “fatwa” contra las armas nucleares emitida por el ayatolá Alí Khamenei, jefe supremo del país, en 2003. En mayo, Kamal Kharrazi, asesor de Khamenei, lanzó la misma amenaza dos veces en pocos días. “Esto es inaceptable”, afirma Grossi, “a menos que el país decida denunciar o abandonar el TNPN”.

Rafael Grossi se reúne con el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, en Teherán, Irán, el 6 de mayo de 2024 (Reuters)Rafael Grossi se reúne con el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, en Teherán, Irán, el 6 de mayo de 2024 (Reuters)

No hay consenso entre expertos y funcionarios occidentales sobre si estas declaraciones son señales de que Irán pretende construir una bomba o si simplemente quiere reforzar la disuasión frente a Estados Unidos e Israel en un momento tenso. Grossi dice que le consuela el hecho de que ni el difunto Amirabdollahian ni Mohammad Eslami, vicepresidente de Irán y jefe de la Organización de Energía Atómica del país, hayan repetido estas declaraciones. Según él, es imperativo un nuevo acuerdo: “Un JCPOA reiniciado o un JCPOA 2.0″. Sin embargo, es probable que la muerte de Raisi sacuda el sistema y complique el asunto de varias maneras.

Un régimen vulnerable y aislado podría verse tentado a desarrollar armas nucleares para mayor seguridad. También podría afectar a la toma de decisiones. Los aliados ideológicos de Raisi no tienen un sucesor claro. Los reformistas quedaron excluidos de las simuladas elecciones presidenciales de 2021 y parlamentarias de 2024, y podrían volver a quedar excluidos: según la Constitución, las elecciones presidenciales deben celebrarse 50 días después de la muerte del presidente. Es posible que un candidato más pragmático y conservador se convierta en el próximo presidente, haciendo que las negociaciones sobre un nuevo acuerdo nuclear sean posibles, si no probables.

Además, Raisi era candidato a suceder al enfermo Khamenei. Su muerte aumenta las posibilidades de que Mojtaba Khamenei, hijo de éste, tome el relevo y podría reforzar a sus aliados en la Guardia Revolucionaria iraní, motor del programa nuclear durante casi 40 años.

Estas cuestiones podrían dominar una reunión de la junta de gobernadores del OIEA del 3 al 7 de junio. Algunos países occidentales quieren llevar a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU. En el pasado, los países del P5 con derecho a veto tenían un “denominador común” sobre Irán, acordar sanciones, dice Grossi. “Ahora eso no ocurriría”, reconoce, a la luz de las profundas divisiones entre Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, por un lado, y Rusia y China, por otro. Este estancamiento de las grandes potencias significa, a su vez, que Irán puede actuar con relativa impunidad.

Grossi advierte de que una bomba iraní tendría consecuencias de largo alcance. “La península de Corea tenía unos parámetros muy limitados que hacían muy difícil que se produjera una explosión en esas circunstancias”, afirma, refiriéndose a la adquisición de capacidad nuclear por parte de Corea del Norte en 2006. “Creo que Oriente Medio es completamente diferente. Aquí se daría una situación que llevaría a más países, si no a buscar abiertamente armas nucleares, a intentar conseguir latencia y acercarse a ello porque sentirían que el sistema está fallando”.

En septiembre, Muhammad bin Salman, líder de facto de Arabia Saudí, reafirmó que el reino buscaría una bomba si Irán desarrollaba una. Irán está solicitando permiso para enriquecer uranio y reprocesar combustible gastado -pasos que le permitirían producir material fisible- como parte de un pacto energético y de defensa más amplio con Estados Unidos que está siendo objeto de intensos debates. Grossi se muestra circunspecto cuando se le pregunta al respecto, limitándose a decir que tiene la intención de “trabajar muy estrechamente” con el reino. Pero está claro que le preocupa la proliferación nuclear. “Creo que se extendería” más allá de Oriente Próximo, afirma. “Desgraciadamente, lo que vemos es una tendencia, una atracción creciente, el atractivo de las armas nucleares está ahí. No podemos negarlo. Es muy, muy lamentable”.

Mantener las luces encendidas

El Presidente ruso Vladimir Putin se reúne con Rafael Grossi en San Petersburgo (Reuters)El Presidente ruso Vladimir Putin se reúne con Rafael Grossi en San Petersburgo (Reuters)

La amenaza de un conflicto nuclear en Oriente Próximo no es el único problema aterrador en la agenda de Grossi. Rusia también ha manifestado su intención de volver a poner en marcha la central nuclear de Zaporizhia, en el sur de Ucrania, que ha ocupado y militarizado. La central ha sido atacada repetidamente con proyectiles y drones, la última vez en abril. Grossi, que visitó la central en febrero y se reunió con Vladimir Putin en Moscú al mes siguiente, afirma que las conversaciones sobre la reanudación son “muy delicadas”.

Sostiene que la OIEA ha desempeñado un papel vital. Cuando comenzó la invasión, dice, nadie pidió a la agencia, o a Grossi personalmente, que visitara Zaporizhia; si hubiera pedido permiso, dice, podría haber sido rechazado. Con el apoyo de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia -Grossi destaca a Emmanuel Macron por su apoyo- decidió no solo ir, sino quedarse. “Fui allí de visita y me olvidé de un grupo de personas”, bromea, refiriéndose a los inspectores que se quedaron y que siguen presentes allí y en todos los demás emplazamientos nucleares ucranianos. “Y entonces estábamos allí, ¿y quién nos va a echar?”.

Esa presencia duradera ha permitido al OIEA mantener un diálogo técnico con los operadores rusos de la central y servir de fuente de verdad sobre el terreno. “Habrán visto que cuando se trata de Zaporizhia, casi no hay noticias falsas… tenemos una actualización cada día”. A pesar de los ataques, dice, ambas partes han respetado ampliamente sus exigencias de evitar convertir la planta en un objetivo militar. “Hasta que esta guerra… no termine sin un accidente, no podremos decir misión cumplida. Pero creo que ha sido un buen ejemplo de lo que se puede hacer”. Los funcionarios ucranianos son más escépticos y creen que Rusia ha tomado el pelo a la OIEA.

Por si Irán y Ucrania no fueran suficientes, el trabajo de la agencia va en aumento. En marzo, Grossi visitó Damasco por primera vez en 13 años, donde mantuvo una “conversación franca” con el presidente Bashar al-Assad. En 2007 Israel bombardeó un reactor incompleto en el este del país, creyendo que formaba parte de un programa sirio de armamento nuclear. No había sido declarado a la OIEA.

Grossi admite que la agencia obtendrá pocas respuestas al respecto – “esa infraestructura fue eliminada, por decirlo suavemente”-, pero quiere que los sirios se sinceren sobre las instalaciones relacionadas. Se muestra cauteloso sobre si eso ocurrirá – “estamos trabajando para tener la posibilidad de acceder a esos lugares”-, pero el diálogo es un comienzo. El OIEA no tiene contactos con Corea del Norte, pero Grossi advierte de que “el programa está creciendo en todas direcciones” y con “un enorme interrogante sobre la seguridad nuclear”.

En los próximos años, la Agencia también tendrá que salvaguardar una avalancha de proyectos de energía nuclear. “Va a haber más energía nuclear en el mundo, en los países en desarrollo, en otros lugares”, afirma Grossi. La agencia prevé un aumento del 30% en el número de países con centrales en funcionamiento de aquí a 2035. Hay al menos 59 en construcción, algunas en países sin experiencia nuclear. Muchas están siendo construidas por Rusia o China, que tienden a imponer salvaguardias más débiles a sus clientes que Estados Unidos.

Grossi también mantiene conversaciones con Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia sobre el acuerdo AUSKUS, por el que Australia, un país no nuclear, operará submarinos con reactores alimentados por uranio altamente enriquecido. La tecnología ayuda cada vez más a vigilar el material nuclear. La agencia ha desarrollado medios “sencillamente asombrosos” para detectar uranio enriquecido en los últimos años, afirma. “Puedes construir un supermercado encima de un lugar donde hace 35 años había uranio: lo encontraremos”.

¿Avanzando?

Grossi afirma que su diplomacia de enlace entre Rusia y Ucrania “es una muestra, en estos tiempos de enorme escepticismo sobre las organizaciones multilaterales, del papel que pueden desempeñar estas organizaciones”. Las acciones del OIEA han subido en consecuencia. A diferencia de lo que ocurría en el pasado, Grossi afirma que la UNSC “quiere saber de nosotros, quiere saber lo que está ocurriendo”. Como era de esperar, se le menciona como posible candidato a suceder a António Guterres como Secretario General de la ONU dentro de dos años.

La opinión generalizada es que el próximo Secretario General deberá ser una mujer. Algunos miembros de la ONU se sienten agraviados por lo que consideran un papel público de Grossi en Zaporizhia, afirma Richard Gowan, del grupo de reflexión International Crisis Group. “Su candidatura está íntimamente ligada a que [Zaporizhia] esté intacta en 2026 y a que los iraníes no tengan una bomba”, afirma Gowan. “Ninguna de las dos cosas está totalmente asegurada”.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.