Omisión censal e incumplimiento de protocolos se detectó en el Censo de Población

En las veedurías y el control social que implementaron la Ruta del Censo y la Alianza Observación Ciudadana de la Democracia (OCD) en el Censo de Población y Vivienda, del 23 de marzo, detectaron omisión censal y el incumplimiento de los protocolos por parte de los empadronadores, debido a que se registraron problemas en la capacitación. imagen aleatoria
Presentación de los resultados de la veeduría al censo. Foto: ANF

 

Fuente: ANF

“Se han presentado dos veedurías, una cuantitativa y la otra cualitativa. Los resultados son interesantes, el promedio es que el 5% de los encuestados señalan que no se han censado a todos los integrantes de la familia, el otro 5% nos dice que no ha sido censado, por lo tanto, esos datos reflejan una omisión censal”, explicó a la ANF el coordinador de la Ruta del Censo, Mario Galindo.



A la vez, la responsable de la OCD, Sandra Verduguez, afirmó que los resultados que lanzó el control social que realizaron en la jornada censal es que algunos censistas no cumplieron con los protocolos para llenar las boletas, debido a que no existió uniformidad en la capacitación que desarrolló el Instituto Nacional de Estadística (INE).

“Hemos podido ver que existen censistas que no cumplieron los protocolos con los que el INE los capacitó, confundieron el orden de las preguntas, otros no tuvieron la precisión de acatar las instrucciones de los símbolos y signos de la boleta. Por ejemplo, había signos de que solamente debían escuchar la respuesta, en otros casos había que leer las opciones, entonces, no hubo uniformidad en el cumplimiento de los protocolos y creemos que esto ha podido afectar a la calidad de información que se ha recogido”, precisó.

El 23 de marzo se desarrolló el censo en el país, en el que se desplazaron más de 500.000 voluntarios para recabar información que permitirá conocer en cuánto se incrementó la población, la redistribución de recursos económicos y escaños parlamentarios.

Omisión 

Galindo explicó que la muestra se tomó en los nueve departamentos con la participación de estudiantes de 10 universidades del sistema público. Se levantó 3.000 encuestas en el área urbana y 2.000 en el área rural, en cada departamento. Se aplicó un cuestionario de cinco preguntas: ¿fue censado? ¿fueron censados todos los integrantes de la familia? ¿la persona que vino a censarlo sabía cómo llenar la boleta?

Por ejemplo, en el departamento de Chuquisaca el 99% de los encuestados del área urbana respondieron que sí fueron censados, en el área rural el 95%; en La Paz, el 99% de los entrevistados del área urbana dijeron que sí fueron censados y el 90% del área rural.

Mientras que, en Cochabamba, el 89% de los encuestado en el área rural y urbana, respectivamente, respondieron que sí fueron censados. En santa cruz, el 90% de los encuestados dijeron que fueron censados, en el área rural el 98%; en Tarija, el 97% de los entrevistados del área urbana respondieron que sí, el 99% del área rural.

En Potosí, el 98 % de los consultados dijo que sí, el 95% en el área rural; en Oruro, el 95% de entrevistados del área urbana respondió que sí, el 90% del área rural dijo que sí. Mientras que, en el Beni, el 98% encuestados del área urbana dijo que sí fue censado, el 90% del área rural también que sí. En Pando, el 100% de entrevistados del área urbana respondió que sí, 92% del área rural dijo que sí.

Cualidad del censo 

Con relación al control social que aplicó la OCD, participaron 198 voluntarios en todo el país quienes debían llenar un cuestionario electrónico evaluando el trabajo de los empadronadores.

Verduguez dijo que una de las conclusiones muestra que la capacitación de los primeros voluntarios censistas fue cuidadosa, asistieron a sesiones presenciales, prácticas, con apoyo de un aplicativo y de una plataforma virtual. Además, contaron con material impreso con ejemplos y en un lenguaje accesible. Sin embargo, aquellos que se registraron a pocos días de la jornada censal no contaron con las mismas herramientas de aprendizaje.

A la vez, señaló que no se tiene conocimiento sobre si el INE llegó o no a evaluar el funcionamiento de la capacitación pero que, en caso de haberlo hecho, los resultados de la evaluación realizada a los primeros grupos de censistas probablemente serían diferentes a los últimos.

“Por lo que nosotros hemos podido conocer y entrevistar a algunos supervisores y censistas, resulta que ya no han tenido sesiones de capacitación solamente orientaciones porque les ha faltado tiempo. Entonces, faltó planificar el proceso de capacitación porque al final faltó tiempo, no fue uniforme entre los primeros voluntarios y entre los que se han registrado a pocos días del censo”, indicó.

/EUA/nvg/