Rellenos de papa merecedores de Bs 50.000

Un snack de venta de rellenos de papa de Cochabamba se llevó el premio principal del concurso Emprende Ideas, que consistió en Bs 50.000

Gina Justiniano Cuellar.

Aldo Carvallo, de Rellenos Guajojó (Cochabamba) obtuvo el primer lugar
Aldo Carvallo, de Rellenos Guajojó (Cochabamba) obtuvo el primer lugar

 

Fuente: El Deber



Un emocionado Aldo Carvallo Camacho se llevó el premio mayor, Bs 50.000, del Emprende Ideas, que en su novena versión se dedicó al sector gastronómico. Sus rellenos de papa que emergieron desde la llajta, se impusieron de entre los 15 finalistas de los nueve departamentos.

Pero él no fue el único ganador, pues en total se entregaron Bs 155.000, ya que hubo 10 premiados.

El joven estudiante que se quedó sin ingresos durante la pandemia, sin poder siquiera pagar su vivienda, y que producto de ese dramático estar contra la pared, se esforzó por emprender, sonrió durante el acto de premiación realizado en La Paz. Cuando recibió el cheque simbólico por Bs 50.000 hizo en público su promesa: invertirá el dinero para tener su primer sucursal.

«Estoy muy agradecido, muy emocionado, es un compromiso de que en menos de tres meses abramos nuestro primer punto de venta», lanzó visiblemente feliz.

Los otros ganadores 

Los premiados fueron:

1. Aldo Carvallo, de Rellenos Guajojó (Cochabamba), recibió Bs 50.000

2. Raquel Pérez, de Charquekan Sajama (Patacamaya), recibió Bs 30.000

3. Mauricio Mariscal, de La Casa del General (Tarija), recibió Bs 20.000

4. Lisbeth Ortega, de Tamales Doña Ercilia (Padilla), recibió Bs 12.000

5. Roxana Ramos, de Raffis Acaí & Coffeee (Cobija), recibió Bs 8.000

6. Teresita Moro, de B&R Gourmet (Santa Cruz), recibió Bs 6.000

7. Alexis Sotomayor, de K’arapanza (Sucre), recibió Bs 5.000

8. Lourdes Valerinano, con un puesto de comida (El Alto), recibió Bs 4.000

9. Dennis Llusco, de La Rufina (La Paz), recibió Bs 10.000

10. Marcelo Chungara, de La Caldera del Diablo (Uyuni), recibió Bs 10.000

Los dos últimos casos fueron beneficiados con premios en una categoría especial, que la Fundación Samuel Doria Medina, vio necesario implementar.

Sobre la organización

Esta novena versión tuvo una característica distinta, la presencia física del presidente de la fundación en cada uno de los proyectos. Samuel Doria Medina visitó a los 15 finalistas en sus respectivas ciudades o comunidades.

Además, se dio capacitación a cada emprendedor finalista en el área financiera y comercial.

«Esta es la manera de poner un granito de arena para que la gastronomía boliviana sea una industria exportable», destacó Cinthya Yáñez, vicepresidenta de la fundación, quien subrayó que en esta versión se recibieron 2.424 inscritos, emprendedores que tenían un puesto de comida, un snak, un puesto ambulante, etc.

En una primera etapa se quedaron con 100 finalistas y luego llegaron hasta los 15. Evaluaron las ideas de negocios y cómo estaban pretendiendo de estas hacer un negocio con futuro. «Fue largo, pero valió la pena», destacó Yáñez.

La historia del ganador de Rellenos Guajojó

El Deber presentó las historias de los finalistas este miércoles. A continuación te detallamos la del ganador de Cochabamba, Aldo Carvallo.

Al principio vendían 10 rellenos por día, «la necesidad de innovar nos condujo a crear el de anticucho. Ese fue el que disparó nuestro negocio, de esos 10 pasamos a vender 120 diarios. Hoy estamos por los 250 rellenos, en el único puesto que tenemos», cuenta Aldo.

En este momento, él y su socia, Jéssica, tienen cuatro empleados, quieren invertir en la maquinaria y crecer. «La competencia en Cochabamba es muy fuerte, estamos ubicados muy cerca de El Prado, y hay salteñerías, incluso otra empresa que vende rellenos, así que hay que manejar estrategias”.

Lograron transformar un snack clásico de la comida boliviana en un bocadillo de sabores que varía de acuerdo con la combinación que cada cliente decida experimentar. Hablamos de las papas rellenas.

La innovación vino cuando el relleno se hizo de anticucho, pique a lo macho y costillas a la barbacoa, además de los tradicionales rellenos de pollo, queso o carne.

Además, ofrecen “papas rellenas de autor”, de acuerdo con la fecha. Por ejemplo, en abril, cuando se celebró el aniversario de Tarija, ofrecieron papas rellenas de saice tarijeño y de carne al vino.

El producto está hecho cien por ciento de papa; no lleva rebosado de harina, por lo que es un alimento libre de gluten y puede ser consumido por todos. Tampoco contiene conservantes.

Lo que parece ser en la actualidad un negocio totalmente constituido, con ambientes acogedores en el centro de Cochabamba, surgió cuando Aldo perdió su trabajo durante la pandemia.

Con ganas de seguir estudiando y de poder colaborar con sus padres, empezó cocinando pique a lo macho, mondongo y otras comidas nacionales. Él mismo distribuía los pedidos, montado en su bicicleta.

En la búsqueda de salir adelante, Aldo recordó que de niño acompañaba a su mamá a vender papas rellenas en el estadio de Cochabamba y que le encantaba probarlas. Fue así que decidió revalorar los sabores perdidos de su infancia e iniciar un nuevo emprendimiento.

Aldo y Jéssica emprendieron sin contar con un capital de arranque, con palets que consiguieron de regalo para construir sus primeras mesas y sillas. Trabajaron de día y de noche hasta lograr su objetivo. No fue fácil, pero sin duda fue el camino correcto, porque hoy tienen uno de los productos preferidos por los cochabambinos.

El nombre de Guajojó proviene de un ave del oriente boliviano, que posee detalles únicos. Así también este emprendimiento: pretende ofrecer a la población una experiencia única.

Fuente: El Deber