El gerente de Comercialización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Félix Cruz, dijo que las filas de cisternas, en Bolivia y otras naciones, esperando cargar combustible para distribuirlo en el país son normales. Las atribuyó a la gran logística que se debe realizar ante la cantidad de carburantes que se importa.

«La cantidad de cisternas esperando en plantas es normal. Como tenemos volúmenes altos, un 80% del diésel que requiere nuestro país es importado, se necesita una logística más grande de lo normal», explicó Cruz.

En los últimos días, choferes de cisternas se quejaron que nuevamente realizan largas filas en plantas de Paraguay y Chile para cargar el combustible de importación para Bolivia. Similar panorama se vio en los alrededores de la planta de Palmasola, en Santa Cruz.

El gerente de YPFB puso como ejemplo lo que ocurre en suelo cruceño, donde diariamente se debe atender la llegada y despacho de al menos 500 cisternas.

«Son miles de cisternas en circulación y las filas en Paraguay, en Perú son normales. Por ejemplo, solo en Santa Cruz son unos 200 cisternas que se mueven, solo para recepción y para despacho deben ser unas 250 a 300, entonces solo en Santa Cruz se mueven diariamente unos 500 cisternas. Obviamente deben esperar en garajes, afuera de las plantas en calles y avenidas, es normal», remarcó.

El domingo, el presidente de YPFB, Armin Dorgathen, dijo que Bolivia importa el 80% del combustible que se consume.