Marcha en Santa Cruz de la Sierra promueve la concientización en el Día Mundial de la Seguridad Vial

En conmemoración del Día Mundial de la Seguridad Vial, la Secretaría Municipal de Tránsito y Transporte de la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, con el apoyo de la Policía Boliviana, organizó una marcha este miércoles.

Fuente: Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra

La movilización partió de la plazuela del Estudiante y concluyó en la Plaza 24 de Septiembre, con el objetivo de sensibilizar a la población sobre la importancia de la seguridad vial y de movilizar a organizaciones de la sociedad civil, empresas y ciudadanos para reducir los accidentes de tránsito y sus trágicas consecuencias.



Durante el evento, se destacó la necesidad urgente de abordar los accidentes de tránsito como un problema de salud pública global. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 1,3 millones de personas mueren en las carreteras del mundo cada año, y otros 35 millones resultan lesionadas. Las estadísticas son alarmantes, especialmente para los niños y los jóvenes, que representan el 41% de las víctimas fatales en accidentes de tránsito.

Los organizadores de la marcha hicieron un llamado a la acción, instando a todos los sectores de la sociedad a unirse en la lucha por mejorar la seguridad vial. La participación activa de la comunidad y la colaboración entre las instituciones públicas y privadas son esenciales para implementar medidas efectivas que puedan salvar vidas y reducir el número de accidentes en las carreteras.

«La seguridad vial es responsabilidad de todos», declaró un portavoz de la Secretaría Municipal de Tránsito y Transporte. «Necesitamos que cada ciudadano, cada organización, se involucre y tome medidas concretas para hacer nuestras calles más seguras».

La marcha concluyó con una serie de actividades educativas y de sensibilización en la Plaza 24 de Septiembre, donde los participantes pudieron obtener información sobre prácticas de conducción segura, así como sobre la importancia del respeto a las normas de tránsito.

La jornada fue un recordatorio poderoso de que la seguridad vial es una prioridad colectiva y que, con esfuerzos coordinados, es posible reducir significativamente las muertes y lesiones en las carreteras.