Mike Studeman: «Taiwán podría resistir indefinidamente los ataques de China con ayuda exterior»

El contraalmirante (retirado) de la Marina de los Estados Unidos es uno de los máximos expertos en inteligencia militar y conoce como pocos las tensiones en el Indo-Pacífico.

 

Por Laureano Pérez Izquierdo



Miembros de las fuerzas armadas de Taiwán permanecen en formación durante un ejercicio en una base militar en Taitung, Taiwán en enero pasado (Reuters)

Miembros de las fuerzas armadas de Taiwán permanecen en formación durante un ejercicio en una base militar en Taitung, Taiwán en enero pasado (Reuters)

 

Fuente: infobae.com

Mike Studeman es una de las personas que más conoce los movimientos y las tensiones del Indo-Pacífico. Sabe en detalle cada movimiento que realiza el Partido Comunista Chino (PCC) y qué tiene en su cabeza Xi Jinping. Entre 2022 y 2023, este contraalmirante retirado asumió el mando de la Oficina de Inteligencia Naval (ONI) y se convirtió en director de la Oficina Nacional de Inteligencia Marítima-Integración. Fue, además, asesor principal del Director de Inteligencia Nacional en su rol de Director Nacional de Inteligencia Marítima.

Recientemente, Studeman fue director de inteligencia en el Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos en Honolulu (2019-2022) y director de inteligencia en el Comando Sur de Estados Unidos en Miami entre 2017 y 2019. Anteriormente, lideró el Centro Conjunto de Operaciones de Inteligencia del Mando Cibernético de Estados Unidos en Fort Meade y el Centro de Servicios de Información Hopper en Suitland, ambos en Maryland.

Actualmente se desempeña como analista y consultor en varias organizaciones como The National Bureau of Asian Research, MITRE Corporation y WestExec Advisors, entre otras. Studeman es considerado en el mundo académico y militar como uno de los profesionales más destacados en materia de seguridad nacional, con una amplia experiencia mundial en inteligencia, política exterior y defensa.

Su carrera de 35 años comenzó con la caída del Muro de Berlín y la masacre en la plaza de Tiananmen. Apoyó operaciones de combate durante la invasión de Saddam Hussein a Kuwait y tuvo participación en los Balcanes, Irak, Afganistán, Yemen y Somalia, entre otros conflictos armados mundiales.

Mike Studeman, contraalmirante (R) de la Marina de los Estados Unidos (Leading Authorities, Inc.)

Mike Studeman, contraalmirante (R) de la Marina de los Estados Unidos (Leading Authorities, Inc.)

Es un experto en asuntos asiáticos, con profundos conocimientos sobre China. Infobae se contactó con él para conocer qué piensa de la delicada situación que atraviesa el Estrecho de Taiwán y el Indo-Pacífico. En las próximas semanas verá la luz su libro Might of the Chain. Además, es un frecuente columnista de sitios especializados, donde es consultado sobre la delicada situación geopolítica.

– En un artículo reciente, usted mencionaba que Beijing ha realizado preparativos internos por un posible aislamiento económico y resistencia frente a las eventuales sanciones internacionales. ¿Cree que esas medidas, junto con las recientes inversiones militares, son señales suficientes de los preparativos para una invasión inminente?

– No creo que una invasión sea inminente, pero sin duda es una línea de actuación cada vez más probable. En mi opinión, es muy probable que Xi Jinping comprometa al Ejército Popular de Liberación (EPL) a una acción militar más abierta en un plazo de un dígito, o menos de 10 años a partir de ahora. Todos los indicadores apuntan a que Xi Jinping está preparando a su país para la guerra y lo lleva haciendo desde hace años. China preferiría, por supuesto, ganar sin luchar. Les encantaría encontrar una fórmula de presión que obligue a Taipei a comprometerse en conversaciones políticas sobre la asimilación bajo el PCC sin disparar un tiro. Cualquier operación de envergadura contra Taiwán sería una apuesta suprema que podría salir terriblemente mal para Xi y el PCC. Xi lo sabe y todavía no confía plenamente en que el EPL pueda llevar a cabo con éxito una operación de envergadura, especialmente si interviene Estados Unidos. Pero la perspectiva de una unificación pacífica parece cada vez más improbable, especialmente después de que el PCC demostrara la ruina de su promesa de “un país, dos sistemas” a Hong Kong.

– China atraviesa tiempos difíciles y tiene problemas económicos muy graves. ¿No cree que una invasión o un bloqueo podrían agravar esos problemas a pesar de los preparativos que ha mencionado?

– China se enfrenta vientos económicos en contra, la mayoría de los cuales son de su propia cosecha. El PCC y Xi han priorizado claramente la seguridad sobre la economía y están pagando el precio de esta elección. Esto supone un cambio radical con respecto a la era de Deng Xiaoping a Hu Jintao, líderes que prometieron a los ciudadanos chinos que podrían enriquecerse siempre que no exigieran libertades políticas. Xi es un ideólogo rojo, que ha vuelto a insistir en la esencialidad del Partido en todos los aspectos de la vida. Xi también cree que China debe someterse a un dolor económico a corto plazo para corregir los grandes problemas estructurales de su interior. El mercado inmobiliario es un buen ejemplo. A largo plazo, Xi cree que China recuperará su equilibrio y seguirá fortaleciéndose en relación con Estados Unidos, la UE y otros países. Esta visión a largo plazo es importante. Xi no tomaría ahora la decisión de bloquear o invadir Taiwán. Necesita tiempo para asegurarse de que tal operación sea una victoria garantizada. Recordemos su directiva al EPL de estar preparado para 2027. Eso no significa que China esté comprometida con una férrea cuenta regresiva para atacar instantáneamente el 1 de enero de 2027. Significa que Xi quiere una opción militar viable de resolución final para finales de la década de 2020. Decidirá qué hacer y cuándo hacerlo en función de una serie de factores: geopolíticos, internos, militares, económicos y diversas condiciones internacionales. Xi decidirá cuando las condiciones sean más favorables, su país esté totalmente preparado y cuando todas las demás opciones se hayan agotado, en su opinión.

– En un escenario de invasión, ¿qué papel cree que asumirían los países del Indo-Pacífico, como Japón, Corea, Filipinas y Vietnam?

– Creo que dependerá de los líderes políticos en el poder en ese momento. Hemos visto grandes oscilaciones en Manila, por ejemplo, y algunos países podrían perfectamente decidir no hacer nada. Japón es un caso especial, dada la presencia militar estadounidense allí. Cualquier ataque chino a las bases japonesas obligará a Tokio a tomar una decisión, no sólo para defenderse, sino para hacer algo más. Es probable que los dirigentes de Tokio debatan esta cuestión internamente durante años. Mientras tanto, están reforzando su ejército y preparándose para los peores escenarios. No espero que Vietnam participe en modo alguno. Bajo una administración favorable a Estados Unidos en Manila, Estados Unidos podría operar desde suelo filipino bajo ciertas condiciones específicas aprobadas por Manila. Bajo una administración favorable a China o temerosa de China, Manila podría no hacer nada. La República de Corea está cada vez más preocupada por el papel que podría desempeñar en una acción militar de envergadura en el Pacífico Occidental. Un sistema de alianzas reforzado entre Estados Unidos, Japón y la República de Corea sugiere una mayor solidaridad en previsión de diversas contingencias.

– ¿Podría la falta de experiencia bélica de China conducir a una humillación militar?

– Sí. El EPL no ha librado una guerra desde 1979 y sigue siendo una organización profundamente jerarquizada que impide la libertad de acción de sus subordinados. El EPL dispone de un equipamiento impresionante y es altamente letal en todos los ámbitos bélicos. Sigue mejorando sus capacidades, es muy activo desde el punto de vista operativo y realiza muchos ejercicios e incluso de tiro. Es un ejército fuerte por derecho propio. Pero tendría usted razón al cuestionar la capacidad del EPL para ejecutar operaciones altamente complejas y dinámicas contra la feroz resistencia de algunos de los mejores ejércitos del mundo, incluido el más poderoso del mundo. Si el EPL fracasa en una operación de este tipo, es probable que Xi pierda su mandato al frente del PCC, e incluso podría perder la vida. La falta de experiencia del EPL podría conducir no sólo a una humillación militar, sino a la humillación de Xi ante su pueblo y ante el mundo.

– ¿Cuánto tiempo podría resistir Taiwán un ataque y un bloqueo? ¿Se imagina un escenario similar al conflicto entre Ucrania y Rusia?

– Las encuestas muestran una mayor proporción de taiwaneses (70-80% de media) dispuestos a luchar para defender la isla de una invasión china. Taiwán se moviliza en favor de una mayor cooperación civil-militar para crear una capacidad de defensa de toda la sociedad. Taiwán también entiende que puede ser necesaria una guerra popular contra China si el EPL consigue afianzarse físicamente en Taiwán. La isla está aumentando su presupuesto de defensa, ampliando la formación de reclutas, mejorando la formación de reservas y creando capacidades asimétricas más fuertes para complementar sus fuerzas convencionales existentes. Taiwán se ha vuelto mucho más sensible a los peligros debido a la combinación de la modernización militar de China, el acoso político y la coerción militar en torno a la isla principal y las islas costeras. Podría resistir los ataques indefinidamente con ayuda exterior y podría derrotar varias operaciones militares chinas diferentes, incluido un bloqueo. Un bloqueo supone que China podría detener todo el tráfico aéreo y marítimo a 360 grados alrededor de Taiwán, pero el EPL tendría muchas dificultades para sobrevivir fuera de la Primera Cadena Insular. Por sí sola, Taiwán podría resistir una invasión durante semanas.

– Si China finalmente reunifica Taiwán por la fuerza, ¿qué le espera a Xi Jinping? ¿qué sigue?

– Si China consiguiera anexionarse Taiwán por la fuerza, Xi Jinping alcanzaría una inmensa estatura y legitimidad. Habría hecho lo que Mao Zedong no pudo. Con una confianza renovada, Xi impulsaría la consecución de todos los “sueños” y ambiciones de “rejuvenecimiento” que le quedan a China. Esto incluiría resolver a favor de China todas las cuestiones relacionadas con el Mar de China Meridional, el Mar de China Oriental, la frontera chino-india y el Mekong, ampliar su capacidad de proyección de poder a otras regiones y utilizar su poderío para remodelar el orden mundial de acuerdo con las preferencias chinas. Xi ha construido un culto a la personalidad en torno a sí mismo y se ha erigido en Presidente, Secretario del Partido y Presidente vitalicio. Piensa que es el único destinado a devolver a China al lugar que le corresponde en el centro del mundo. No creo que Xi abandone la escena hasta que haya hecho todo lo posible por hacer realidad el sueño de China.

– Con una guerra en Europa, la dramática situación en Oriente Medio, casi toda África luchando con conflictos propios e importados y una posible crisis en el Indo-Pacífico, ¿cuál es su opinión sobre este escenario global?

– Creo que nadie puede predecir cómo será el mundo dentro de un año, y mucho menos dentro de tres, cinco o diez. Lo que sí sabemos es que las potencias autocráticas de China, Rusia, Irán y Corea del Norte, junto con sus Estados clientes, ven que existen oportunidades para promover sus intereses a expensas de la comunidad internacional y del orden liberal tal y como lo hemos conocido. Estos acontecimientos geopolíticos están creando nuevos bloques de poder que han desintegrado el sistema globalizado. Podemos esperar más fricciones en más lugares, marcadas no sólo por “zonas grises” y luchas por poderes, sino por una mayor probabilidad de guerra entre grandes potencias. Estas condiciones exigen mayores inversiones en seguridad que nunca para disuadir, dar forma y ganar si las potencias revisionistas nos imponen la agresión abierta y la tiranía.

X: @TotiPI