Paro de EMAQ: La Alcaldía de Quillacollo califica la medida de ilegal mientras las calles se empiezan a llenar de basura

La medida de presión inició este lunes y es de manera indefinida, donde los trabajadores exigen sus derechos laborales al municipio cochabambino de Quillacollo

$output.data

[Foto: Jurgen Guzmán – UNITEL] / Las calles se llenan de basura

Fuente: Unitel



Los trabajadores de la Empresa Municipal de Aseo de Quillacollo (EMAQ) continúan movilizados y este martes continúan con un paro de brazos caídos, medida que anticipan es de forma indefinida en reclamo de sus derechos laborales.

Según el comunicado que emitió el sector movilizado, la Alcaldía de este municipio cochabambino no respondió a sus demandas, por lo tanto, convocaron a todos sus afiliados para permanecer en una vigilia.

Los trabajadores han suspendido sus labores por lo que la basura de la ciudad no fue recogida desde la pasada jornada.

Por su parte, Mario Rojas, asesor legal de la Alcaldía de Quillacollo, manifestó su preocupación ante la convocatoria a esta nueva medida de presión.

Desde las oficinas jurídicas del municipio desestimaron el paro indefinido de los trabajadores argumentando que es ilegal, afirman que las demandas del sector fueron atendidas en el marco de las leyes vigentes.

“Hemos estado agotando las instancias, la anterior semana, no se olviden que tuvimos un paro ya de 72 horas, que también lo consideramos ilegal. Hemos hecho la consulta respectiva a la Jefatura Departamental de Trabajo, estamos en espera de la respuesta y este paro también resulta ser ilegal para nosotros porque atenta a la salud pública, atenta contra toda la salud de los quillacolleños”, dijo Rojas.

Asimismo, lamentó el perjuicio sanitario que ocasiona esta medida, por lo que no descarta asumir acciones legales.

Ante la situación, iniciando el segundo día del paro de los trabajadores de EMAQ, se pudo observar como las calles ya se empezaron a llenar de desechos, donde la basura se acumula de manera preocupante.

La ciudadanía en general, espera que el conflicto se pueda solucionar y no tenga que sufrir nuevamente un panorama de olores nauseabundos y focos de infección.