Rescate de rehenes israelíes en Gaza: los detalles del plan secreto y el «muro de fuego» para escapar del infierno

Una docena de entrevistas con militares, familiares de los cautivos y testigos palestinos permitió reconstruir la operación que liberó a Noa Argamani, Almog Meir Jan, Andrey Kozlov y Shlomi Ziv. Habían sido secuestrados por Hamas en una fiesta electrónica del 7 de octubre

Por Steve Hendrix,Shira Rubin,Loveday Morris,Heba Farouk MahfouzyHajar Harb

 

Un hombre camina sobre los escombros de los edificios destruidos tras una operación de las fuerzas especiales israelíes en el campo de Nuseirat, en el centro de la Franja de Gaza, el sábado (Eyad Baba/AFP)



Un hombre camina sobre los escombros de los edificios destruidos tras una operación de las fuerzas especiales israelíes en el campo de Nuseirat, en el centro de la Franja de Gaza, el sábado (Eyad Baba/AFP)

 

(c) 2024 , The Washington Post

Fuente: infobae.com

Era una ajetreada mañana de fin de semana en el mercado del campo de refugiados de Nuseirat, recuerda Osama Abu Asi. Los combates se oían a lo lejos, pero no ahuyentaban a los compradores, que examinaban con atención las pocas bolsas de harina y azúcar que había extendido sobre su manta.

Abu Asi dijo que no sabía que cerca de allí, en un apartamento situado un piso por encima de la calle, se sentaba una mujer joven y morena conocida en todo el mundo, a la que se vio por última vez en un videoclip viral cuando entraba en Gaza a lomos de una motocicleta el 7 de octubre, gritando: “¡No me maten!”.

Era Noa Argamani, una de los 250 rehenes israelíes cautivos de Hamas.

Su 245º día de cautiverio había comenzado como la mayoría de los demás hasta que, poco después de las 11 de la mañana, oyó unos golpes en la puerta, seguidos de gritos. De repente, la habitación se llenó de soldados israelíes. “Te están rescatando”, gritaban en hebreo.

“Simplemente vinieron, así sin más”, contaría Argamani, de 26 años, horas después a su íntimo amigo Yan Gorjaltsan.

Noa Argamani abraza a su padre, Yakov Argamani, tras ser rescatada el sábado después de ocho meses como rehén. (Ejército israelí/REUTERS)

Noa Argamani abraza a su padre, Yakov Argamani, tras ser rescatada el sábado después de ocho meses como rehén. (Ejército israelí/REUTERS)

La operación de rescate del sábado, que liberó a cuatro rehenes israelíes y mató a más de 270 palestinos, según las autoridades sanitarias de Gaza, fue uno de los episodios más dramáticos y mortíferos de la guerra de Israel contra Hamas. Este relato se basa en más de una docena de entrevistas con antiguos y actuales oficiales militares israelíes, familiares de rehenes y testigos presenciales palestinos, así como en el análisis de imágenes de vídeo verificadas.

Argamani y otros tres rehenes israelíes serían extraídos del centro de Gaza y reunidos con su familia en una compleja operación a la luz del día en la que participaron miles de soldados, técnicos y analistas.

Se planeó durante semanas y se ejecutó sin contratiempos, según funcionarios israelíes, hasta que la tensa incursión de los comandos se convirtió en un tiroteo con los militantes. El ejército israelí respondió con un asalto aéreo masivo sobre las abarrotadas calles de Nuseirat.

Las bombas seguían cayendo y las calles resonaban con gritos, dijo Abu Asi.

Era como “el día del juicio final”.

Una valla publicitaria en Tel Aviv muestra, de izquierda a derecha, a Noa Argamani, Shlomi Ziv, Almog Meir Jan y Andrey Kozlov, los cuatro rehenes israelíes rescatados por el ejército israelí. (Jack Guez/AFP)

Una valla publicitaria en Tel Aviv muestra, de izquierda a derecha, a Noa Argamani, Shlomi Ziv, Almog Meir Jan y Andrey Kozlov, los cuatro rehenes israelíes rescatados por el ejército israelí. (Jack Guez/AFP)

Una misión secreta

La operación llevaba meses preparándose.

Desde el 7 de octubre, las unidades de inteligencia israelíes, con ayuda de sus homólogos estadounidenses, han estudiado pistas digitales, grabaciones de drones e interceptaciones para localizar a los rehenes. Recientemente, han localizado en Nuseirat a cuatro rehenes que habían sido secuestrados en una fiesta en el desierto, a las afueras de la valla fronteriza con Gaza.

Entre ellos se encontraba Argamani, cuyas desgarradoras súplicas de clemencia fueron una de las imágenes que definieron los ataques dirigidos por Hamas contra el sur de Israel. Funcionarios de las Fuerzas de Defensa de Israel dijeron que sabían que había sido trasladada por Gaza más de una vez durante su cautiverio. Los analistas confirmaron que ahora estaba retenida sola en un apartamento del primer piso; otros tres rehenes –Almog Meir Jan, de 22 años, Andrey Kozlov, de 27, y Shlomi Ziv, de 41- estaban en el tercer piso de un edificio cercano.

La planificación comenzó en estricto secreto. Se construyeron maquetas de los dos edificios para que las tropas ensayaran en ellas, según las autoridades. Fue un reflejo de los preparativos llevados a cabo por los comandos israelíes antes de su famoso rescate de más de 100 rehenes en Entebbe (Uganda) en 1976.

Durante semanas, miembros de Yamam, una unidad especial antiterrorista; Shin Bet, la agencia de seguridad interna del país; y las FDI ensayaron una y otra vez para una misión poco habitual a la luz del día.

“Entendimos que en esos apartamentos con esos guardias, el día sería la sorpresa definitiva”, dijo el contralmirante Daniel Hagari, portavoz de las FDI.

Significaría un mayor riesgo al entrar y salir de los edificios. Y significaría más civiles palestinos en las calles.

Humo tras un ataque aéreo israelí en el campo de refugiados de Nuseirat (REUTERS/Emad Abu Shawiesh)

Humo tras un ataque aéreo israelí en el campo de refugiados de Nuseirat (REUTERS/Emad Abu Shawiesh)

Algunos soldados que participaron en los simulacros no conocían su propósito exacto, dijeron los oficiales.

“Mantenerlo en secreto fue una de las cosas más difíciles”, dijo un comandante de la brigada Givati identificado como teniente coronel Ziv en un relato de la operación publicado por las FDI.

Los mandos esperaron el momento oportuno y desplegaron excavadoras militares para preparar el terreno dentro de Gaza.

“Trabajamos en las carreteras de los alrededores de Nuseirat y en la cercana ciudad de Deir al-Balah, para que los vehículos pudieran pasar fácilmente en el momento de la verdad”, dijo el mayor Eliav, comandante de la Brigada Kfir, a quien las FDI identificaron sólo por su apellido y cargo de acuerdo con sus normas.

Finalmente, el jueves, los militares estaban listos para actuar. Se canceló una reunión del Gabinete de Seguridad para evitar filtraciones, según un funcionario israelí que habló bajo condición de anonimato para discutir detalles sensibles.

El Primer Ministro Benjamin Netanyahu se reunió esa noche con un pequeño grupo de altos dirigentes de seguridad para dar luz verde al plan.

Un helicóptero del ejército israelí aterriza tras el rescate de cuatro rehenes en Ramat Gan el sábado (REUTERS/Marko Djurica)

Un helicóptero del ejército israelí aterriza tras el rescate de cuatro rehenes en Ramat Gan el sábado (REUTERS/Marko Djurica)

Tenemos el diamante

El sábado por la mañana, el jefe del Estado Mayor de las FDI, Herzi Halevi; Ronen Bar, jefe del Shin Bet; y Hagari se agolparon en una sala de mando llena de monitores de vídeo.

A las 11 de la mañana, Halevi dijo: “Adelante”.

Miles de personas participaron en la operación, según las FDI. Las fuerzas especiales tardaron unos 25 minutos en llegar desde Israel a Nuseirat. Aún no está claro cómo llegaron hasta allí.

Testigos palestinos describieron la llegada de algunas tropas en dos vehículos encubiertos, uno de los cuales se parecía a los camiones utilizados por Israel para introducir mercancías comerciales en Gaza. El otro era un camión Mercedes blanco, apilado con muebles y otras pertenencias, algo habitual en un campo que alberga a miles de familias desplazadas.

“Las FDI no utilizaron ningún camión civil”, afirmó el ejército en un comunicado.

Dos vídeos verificados por The Washington Post muestran un camión de cajas marcado con una marca de jabón lavavajillas viajando en compañía de vehículos blindados israelíes por una carretera a un kilómetro y medio al oeste de la incursión. Los vehículos se dirigen hacia el oeste, alejándose de Nuseirat, y no está claro si los vídeos se filmaron antes o después de la redada.

El Mercedes blanco es visible en un tercer vídeo verificado filmado desde el balcón de un edificio residencial en el centro del campamento. Se pueden ver dos escaleras apoyadas contra el lateral de una casa, que conducen a un piso superior junto al camión. “Aquí han llegado”, dice la voz de la mujer que filmó furtivamente la escena de seis segundos.

Hussam al-Arouqi, de 33 años, regresaba de la panadería con su hermano Issam, relató, cuando dos hombres vestidos de civil y unos 10 soldados fuertemente armados salieron de la parte trasera del Mercedes. Los soldados abrieron fuego e hirieron a su hermano tres veces.

“Cayó al suelo, empezó a sangrar” y trató de huir arrastrándose, dijo Hussam, añadiendo que helicópteros Apache volaban a baja altura.

Pasó más de una hora, dijo, antes de que fuera lo suficientemente seguro llegar hasta Issam y llevarlo al hospital en un carro tirado por un burro. Issam sigue en estado crítico.

Palestinos heridos en el hospital de Al Awda tras la operación militar israelí en el campo de refugiados de Nusairat (EFE/EPA/MOHAMMED SABRE)

Palestinos heridos en el hospital de Al Awda tras la operación militar israelí en el campo de refugiados de Nusairat (EFE/EPA/MOHAMMED SABRE)

Las tropas israelíes lograron llegar al apartamento de Argamani sin alertar a sus guardias, según Hagari, que estaba viendo imágenes de vídeo de drones que volaban por encima y de las cámaras de los cascos de los soldados. Casi simultáneamente, otras unidades entraron en el edificio donde se encontraban los tres rehenes, a unos 220 metros de distancia.

“En el edificio de Noa Argamani los sorprendimos por completo”, dijo Hagari.

La joven, aturdida, fue introducida por las escaleras en un vehículo y conducida a un helicóptero que la esperaba en las inmediaciones.

Los soldados transmitieron las buenas noticias con una frase codificada: “Tenemos el diamante en la mano”.

El helicóptero despegó rumbo a un hospital cercano a Tel Aviv. A las 12.20 horas, la familia de Argamani recibió la noticia de que estaba libre.

“Un muro de fuego”

Para entonces, la operación en Nuseirat se había desviado. Los guardias con los tres rehenes varones no habían sido tomados por sorpresa. Un comandante de Yamam recibió un disparo cuando entraban en el edificio. Se produjo un tiroteo que puso al descubierto la misión encubierta.

“Inmediatamente, se convirtió en una zona de guerra”, dijo Amir Avivi, un general de brigada reservista y ex comandante adjunto de la división de Gaza de las FDI que fue informado de la operación.

Los soldados lograron introducir a los tres rehenes y al herido en un vehículo, pero éste se averió bajo el fuego de fusiles y granadas propulsadas por cohetes de Hamas, según las autoridades. En un momento dado, dijo Avivi, se vieron obligados a abandonar el vehículo y buscar refugio en un edificio cercano.

Los comandantes pidieron apoyo aéreo.

“La fuerza aérea empezó a disparar para darles un corredor, un muro de fuego”, dijo el general de división retirado David Tsur, ex comandante de Yamam.

Palestinos inspeccionan una casa alcanzada por un ataque israelí durante la operación en el campo de refugiados de Nuseirat (REUTERS/Emad Abu Shawiesh)

Palestinos inspeccionan una casa alcanzada por un ataque israelí durante la operación en el campo de refugiados de Nuseirat (REUTERS/Emad Abu Shawiesh)

Las explosiones sacudieron las estrechas calles, que en las últimas semanas se han llenado de familias desplazadas por la ofensiva israelí en el sur de Gaza.

Había matanzas por todas partes, dijo Abu Asi, incluidos niños y mujeres muertos. Las carreteras estaban llenas de “tanques, artillería, partes de cuerpos y heridos… nada más que un pasillo de sangre”.

Se apoderó del tuk-tuk que utilizaba para trasladar su mercancía y trasladó a unas dos docenas de muertos y heridos al Hospital de los Mártires de al-Aqsa, en Deir al-Balah, donde, según dijo, los cadáveres cubrían el suelo.

“Disparaban y apuntaban a todo”, declaró el paramédico Abdel Hamid Ghorab desde el cercano hospital de al-Awda, que tuvo que esforzarse para atender a la avalancha de heridos. “Ninguno de nosotros podía saber qué pasaba fuera”.

El Ministerio de Sanidad de Gaza dijo que al menos 274 personas habían muerto; no estaba claro cuántas eran combatientes.

En las redes sociales, la gente compartía frenéticamente noticias de ataques aéreos y movimientos de tropas, publicando nombres y fotos de seres queridos de los que estaban separados. Más tarde llegaron los homenajes a los muertos.

“La aviación golpeó decenas de objetivos militares para el éxito de la operación”, dijeron las FDI en un comunicado. “Hamas, de forma muy cruel y cínica, mantiene rehenes dentro de edificios civiles”.

Las fuerzas israelíes, con los tres rehenes, se alejaron del mercado y finalmente llegaron a la playa. No muy lejos del muelle provisional construido por la Marina estadounidense para entregar ayuda humanitaria, esperaba un segundo helicóptero.

Los cautivos rescatados se metieron dentro y subieron al oficial herido. Más tarde moriría a causa de las heridas.

El helicóptero llevó a los tres rehenes a la libertad mientras la guerra se extendía tras ellos.