El g-2, salvador de la humanidad

No es justo que Evo Morales haya sido excluido del G-2, la alianza que se anuncia como portadora de una nueva era para la humanidad

image Por Redacción central – Los Tiempos – 4/04/2009

Aba­ti­do por el ro­tun­do fra­ca­so del pi­lar prin­ci­pal de su po­lí­ti­ca ex­te­rior, que apun­ta­ba a la for­ma­ción de una alian­za “an­ti­ca­pi­ta­lis­ta y an­tim­pe­ria­lis­ta” en­tre los paí­ses ára­bes y los de­vo­tos del “So­cia­lis­mo del Si­glo XXI”, el pre­si­den­te ve­ne­zo­la­no, Hu­go Chá­vez, aban­do­nó Do­ha y se fue a Te­he­rán a reu­nir­se con el úni­co alia­do in­con­di­cio­nal que ha lo­gra­do re­clu­tar en­tre los man­da­ta­rios del mun­do is­lá­mi­co: Mah­mud Ah­ma­di­ne­yad.



Con él, y so­lo con él, pues na­die más es­tá dis­pues­to a se­cun­dar sus des­va­ríos, Chá­vez pro­cla­mó “la muer­te del ca­pi­ta­lis­mo". Am­bos die­ron vi­da a lo que se­gún afir­man con gran con­vic­ción, se­rá su se­pul­tu­re­ro: el “G-2” (Ve­ne­zue­la e Irán), la alian­za bi­la­te­ral que na­ció pa­ra inau­gu­rar “un Nue­vo Or­den Mun­dial”.

El ins­tru­men­to del que se val­drán pa­ra dar a luz al nue­vo sis­te­ma, “en el que rei­na­rá la paz, la in­de­pen­den­cia y la li­ber­tad", se­rá el ban­co bi­na­cio­nal que co­men­za­rá a fun­cio­nar con un ca­pi­tal ini­cial de na­da me­nos que 1.600 mi­llo­nes de dó­la­res. Se­gún Chá­vez, el ac­to de pre­sen­ta­ción de la en­ti­dad ban­ca­ria mar­có “la ho­ra del fin del im­pe­ria­lis­mo. Se hun­de el im­pe­ria­lis­mo y so­bre sus ce­ni­zas sur­gi­rá un mun­do nue­vo".

Ah­ma­di­ne­yad, por su par­te, pro­cla­mó: “No­so­tros, el G-2, so­mos ya res­pon­sa­bles de to­do el mun­do, pa­ra ha­cer un mun­do me­jor pa­ra to­dos. Lo que es­ta­mos ha­cien­do pa­re­ce so­lo un ban­co, pe­ro la ver­dad es que es un ac­to de vo­lun­tad y jus­ti­cia pa­ra to­do el mun­do”.

Am­bos man­da­ta­rios, al po­ner so­bre sus hom­bros la sal­va­ción, no de sus paí­ses, si­no de “to­da la hu­ma­ni­dad”, con­vo­ca­ron a que otros lí­de­res se su­men a su ini­cia­ti­va. Y mien­tras a la hu­ma­ni­dad se le anun­cia­ba en Te­he­rán el ad­ve­ni­mien­to del ins­tru­men­to de su sal­va­ción, en Bo­li­via, Evo Mo­ra­les, asu­mien­do el rol de pro­fe­ta anun­cia­dor de la lle­ga­da del sal­va­dor, re­pe­tía an­te la pren­sa in­ter­na­cio­nal el lla­ma­do a dar al ca­pi­ta­lis­mo el ti­ro de gra­cia.

Da­do el en­tu­sias­mo con que Mo­ra­les pro­cla­ma su de­vo­ción a la obra sal­va­do­ra de sus dos prin­ci­pa­les alia­dos, no re­sul­ta fá­cil com­pren­der por qué no fue in­vi­ta­do a la cons­ti­tu­ción del G-2. ¿Por qué no G-3, si el go­bier­no de Mo­ra­les da to­dos los días mues­tras de la efi­cien­cia con que con­tri­bu­ye al co­lap­so del ca­pi­ta­lis­mo me­dian­te la sis­te­má­ti­ca des­truc­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo de Bo­li­via? ¿Y por qué no G-4 ó G-5, si hay otros go­ber­nan­tes, co­mo Omar al Bas­hir de Su­dán, o Ro­bert Mu­ga­be de Zim­bab­we que com­par­ten la mis­ma cau­sa? ¿Aca­so no es­tán ellos tam­bién des­tru­yen­do con gran éxi­to las ba­ses eco­nó­mi­cas de sus res­pec­ti­vos paí­ses, co­mo un apor­te a la des­truc­ción del ca­pi­ta­lis­mo?

Evo Mo­ra­les de­be exi­gir­le a Chá­vez una ex­pli­ca­ción. No es jus­to, pues mé­ri­tos no le fal­tan, que se lo ha­ya ex­clui­do del ac­to cons­ti­tu­ti­vo de la alian­za que se anun­cia co­mo por­ta­do­ra de una nue­va era pa­ra la hu­ma­ni­dad.