Bolivia-EEUU: “USAID salió del Chapare por falta de seguridad”

Peter Natiello, Director saliente. Cerraron sus proyectos en el Chapare. Evo pide a Obama enmendar errores y reponer el ATPDEA.

imageCerraron sus proyectos de desarrollo alternativo en el Chapare. Su trabajo continúa en los Yungas. En esta gestión, USAID coopera con 69 millones de dólares, cifra menor a la de años anteriores.

Después de casi diez años de trabajo en el país, el director de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID)-Bolivia, Peter Natiello, finalizará su misión esta semana.

Habló con La Prensa sobre el cierre de sus operaciones en el Chapare, región donde USAID fue expulsada el 26 de junio de 2008 por los productores de coca y la mancomunidad de municipios del trópico de Cochabamba.

Reconoció que debido a esa disposición ya no se suscribieron más convenios para el inicio de nuevos programas de cooperación en el Chapare. Sin embargo, USAID todavía opera en los Yungas de La Paz, donde, según el entrevistado, colabora en el desarrollo integral.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Tras la expulsión del trópico, la falta de seguridad fue un factor que determinó también la conclusión de las actividades en esa región del país.

Prefirió no hacer más comentarios sobre ese asunto y agradeció a la población por el apoyo recibido en estos años.

El problema en el Chapare se originó en la sospecha del Gobierno de que USAID había canalizado recursos a los movimientos de opositores a Evo Morales. Natiello tampoco quiso hablar al respecto.

—¿Con la “expulsión” de USAID del Chapare, ¿cuántos proyectos quedaron afectados?

—El Chapare fue desde hace mucho tiempo uno de los mayores receptores de nuestro esfuerzo conjunto. Es también un escenario en el que los logros del desarrollo alternativo integral pueden apreciarse de manera directa.

Al presente estamos finalizando el cierre ordenado de los proyectos que teníamos en esa región para que sus habitantes puedan aprovechar plenamente de los beneficios de nuestra inversión. Como ustedes saben, la falta de seguridad fue un factor determinante. No tenemos nuevas actividades en esa zona, pero seguimos apoyando el desarrollo integral con Bolivia en los Yungas, del departamento de La Paz.

—¿Existen voces muy disonantes de algunos dirigentes que piden la salida de USAID de El Alto, ¿cómo afectan estas presiones al trabajo de la entidad?

—USAID desea que su programa de cooperación se mantenga al margen de la agenda política. Nuestra intención es seguir apoyando a los alteños.

Hemos realizado obras en cerca de 400 barrios de esa ciudad y es allí donde día a día recibimos las muestras de aprecio y las solicitudes de cooperación de los vecinos. Estamos trabajando junto al gobierno municipal y las juntas vecinales en un ambicioso programa para mejorar la calidad de vida y dotar de servicios básicos a la población.

Ante su pregunta, quisiera responder que nos complace escuchar más voces de apoyo que voces disonantes en El Alto. Mandamos un sentido Dius pagara a nuestros muchos socios de la ciudad de El Alto.

—¿En algún momento sufrieron amedrentamiento de organizaciones?

—Es pública la toma de las oficinas de nuestros proyectos en el Chapare. No tengo más comentarios al respecto. Al margen de todo, quiero recalcar que en todo lugar siempre recibimos un mensaje de apoyo y calidez de los bolivianos y bolivianas.

—¿A cuánto asciende el financiamiento y para cuántos proyectos en la gestión 2009 en el ámbito nacional?

—En el año presente, nuestro programa de cooperación llega a 69 millones de dólares.

Es menor que en años anteriores, pero sigue siendo una suma significativa y una muestra de la histórica amistad entre los EEUU y Bolivia.

—Conocemos que dejará el país, ¿cuéntenos de su llegada y qué impresión le dejó Bolivia?

—Un pedazo de mi familia tiene raíces bolivianas y ésa es una huella que llevaré de por vida. He conocido todos los rincones de este territorio y me voy con la convicción de que los bolivianos tienen mucho futuro por delante gracias a su capacidad, esfuerzo y a la convicción con la que enfrentan sus actividades.

Nosotros somos funcionarios del servicio exterior y ahora me toca retornar a mi país para trabajar un tiempo allí.

Otro director asumirá muy pronto para continuar trabajando, junto a USAID, con los bolivianos. Yo quiero confesar que Bolivia será siempre un lugar que nosotros recordaremos con mucho cariño.

—¿Cuáles han sido los grandes logros al mando de USAID-Bolivia?

—Más que hablar de los logros de USAID, quisiera referirme a los logros bolivianos que USAID se congratula de haber apoyado a conseguir: más de medio millón de bolivianos utilizan anualmente los excelentes servicios de los centros de ProSalud, a un precio muy accesible. Un total de más de 50.000 familias en los valles y el altiplano tienen hoy mejores oportunidades de vida gracias a su producción mejorada de ají, cebollas, maní, orégano, bayas y otros.

Estas familias, a las que USAID ha tenido el privilegio de apoyar, han mejorado sus ingresos en alrededor del 50 por ciento desde el año 2001.

Alrededor de 100.000 personas han obtenido servicios de justicia eficientes, transparentes y oportunos en los 11 Centros Integrados de Justicia, que ha puesto en marcha el Gobierno de Bolivia y que son apoyados por nuestro programa de cooperación.

Gracias a este mecanismo, la justicia llega a los barrios más pobres de Bolivia para servir y asistir a la gente.

Bolivia es el país líder mundial en certificación forestal, con más de 2,2 millones de hectáreas de bosque manejados bajo criterios de sostenibilidad.

El Chapare ha sido capaz de demostrar cómo los propios agricultores bolivianos encuentran alternativas viables y sostenibles a la producción de coca.

Con más de 70 millones de dólares de exportaciones lícitas de productos agropecuarios que hoy llegan a mercados domésticos e internacionales. La Prensa

Evo pide a Obama enmendar errores y reponer el ATPDEA

EL MANDATARIO BOLIVIANO PIDE A EEUU DEMOSTRAR QUE QUIERE BUENAS RELACIONES

image

Trabajo: empleados de una textilera confeccionan prendas

Las exportaciones a Estados Unidos con las preferencias arancelarias generaban 24.000 empleos.

La Prensa

El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió, ayer, a su similar de Estados Unidos, Barack Obama, corregir los errores cometidos por su antecesor, George W. Bush, y restituir a Bolivia los beneficios de la Ley de Promoción Comercial Andina y de Erradicación de la Droga (ATPDEA).

El Jefe de Estado, durante el acto de entrega de equipos a la Policía Departamental de Cochabamba, manifestó que si el Presidente estadounidense “quiere tener buenas relaciones”, debe enmendar los errores de Bush.

Morales cuestionó que el ex Mandatario estadounidense haya determinado suspender esas preferencias arancelarias para Bolivia, a pesar de que el Parlamento de ese país decidió ampliarlas.

“Que yo sepa, lo que se aprueba en el Parlamento hay que respetar sagradamente, el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo, las instituciones del Estado, pero aquí no, políticamente dice no hay ATPDEA; creo que el señor Presidente de EEUU, Obama, tiene que reparar y enmendar estos errores”.

El 30 de junio vence el plazo para que Bolivia apele la suspensión que se aplicó el 15 de diciembre de 2008. Ese día, la administración de Obama debe decidir si restituye o suspende definitivamente estas preferencias arancelarias.

El pedido de Morales surge a pocos días de las declaraciones del ministro de Planificación para el Desarrollo, Noel Aguirre, quien, contradictoriamente, manifestó que el ATPDEA “no es una prioridad” y para el país era “frágil”.

El viceministro de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior, Pablo Guzmán, en contacto con La Prensa, dijo que no existen contradicciones en el Gobierno respecto de la importancia que representa el ATPDEA para un sinnúmero de productores y que el Ministro fue “mal interpretado”.

“Tenemos muy claro que la restitución del ATPDEA, el enmendar el error del ex presidente Bush de haber retirado estas preferencias arancelarias a Bolivia, es supremamente importante”.

Su suspensión, para el Viceministro, fue una injusticia que se cometió al “mezclar” un tema de cooperación y desarrollo con otros aspectos (que no quiso mencionar). En ese sentido, agregó, el presidente Morales planteó su pedido que “nos parece que Estados Unidos tiene que atendernos”.

El presidente de la Cámara de Exportadores de La Paz (Camex), Guillermo Pou Mont, manifestó a este medio que el pedido del Mandatario boliviano “es oportuno” para lograr una decisión favorable para el país, y, en ese marco, las gestiones para lograr la reposición del ATPDEA deben continuar.

Para el empresario, sería un buen paso por parte de Estados Unidos el devolver las preferencias arancelarias, pero sin condicionamientos y separando el tema comercial, porque existe mucha gente en Bolivia que vive de las exportaciones a ese mercado y que se esfuerzan para aprovechar de las oportunidades que ofrece. El ATPDEA, hasta antes de su suspensión, generaba 24.000 empleos directos e indirectos, las exportaciones de cueros y textiles sumaban 65 millones de dólares anuales y existían 120 fábricas en esos rubros.

Guzmán no quiso adelantar cuáles serán las acciones del Gobierno si Estados Unidos ratifica la suspensión y respondió que existe optimismo a partir de la actitud que tuvo Obama respecto del nuevo tipo de relación que quiere tener con América Latina y espera que una demostración de aquello sea la restitución de las preferencias arancelarias.

El pedido de Morales se lo hace, también, un día después que dijo que desea un Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) con EEUU al descartar de esta manera uno de libre comercio.

Exportadores quieren restitución sin condiciones

Los exportadores paceños esperan que el Gobierno de Estados Unidos tome una decisión “objetiva” y que aparte el tema comercial de otros relacionados con las drogas, para restituir la Ley de Promoción Comercial Andina y de Erradicación de la Droga (ATPDEA), suspendida al país el año pasado.

El presidente de la Cámara de Exportadores de La Paz (Camex), Guillermo Pou Mont, manifestó que el condicionamiento de la lucha contra el narcotráfico “tal vez” era razonable cuando se aprobó la otorgación de las preferencias arancelarias, pero ahora se debe tomar en cuenta la cantidad de gente que vive de las exportaciones a ese país y que si ese mercado se cierra definidamente, dejarán de tener un ingreso económico.

“En su origen tal vez era aceptable decir comercio por narcotráfico, pero en este momento realmente se imponen decisiones políticas que pueden mirar la cuestión de una manera diferente y orientarla a tener resultados también diferentes”.

Según Pou Mont, el primer paso que debería dar el Gobierno de Barack Obama es devolverle ese mercado a nuestro país, y, en ese marco, la posición de Bolivia debe ser de ver cómo ayuda a que Estados Unidos resuelva sus legítimos intereses.

“Sé que Bolivia tiene una responsabilidad en el tema, sé que la tiene que asumir, sé que la tiene que mirar, pero el tema comercial es algo que debería ser tratado por cuerda separada, y si por mí fuera, nunca debieron aplicar la suspensión”.

El Gobierno anunció que dentro del trabajo que se impulsa para lograr un acuerdo comercial marco con Estados Unidos, se pedirá que el tema comercial vaya separado de la lucha antidroga.