Bolivianos son los que más incurren en irregularidades en España

Los bolivianos han desplazado a los ecuatorianos, como el segundo grupo más numeroso de usuarios del Centro de Información de Trabajadores Extranjeros (CITE) del sindicato CCOO en Catalunya. También son los latinoamericanos que más han caído en la irregularidad, según se desprende del informe semestral del CITE.

image

La comunidad boliviana es una de las más numerosas en el país ibérico



La memoria recoge las consultas realizadas por los 9.685 inmigrantes -630 menos que en 2008-, principalmente por el arraigo social, renovaciones y reagrupamiento familiar. Esta es una situación que refleja la nueva situación económica, pues los permisos iniciales de residencia y trabajo, que anteriormente fueron el primer motivo de consulta, cayó al cuarto lugar.

«Los usuarios y usuarias en situación irregular han aumentado, estamos a un nivel parecido al de antes del 2005, cuando el 40,10% de los inmigrantes estaba en situación irregular. Muchos han pasado de la regularidad a la irregularidad, por la dificultad de renovar sus permisos de residencia y de trabajo, a causa del paro y por no cotizar el tiempo suficiente contemplado en la Ley (para cobrar el subsidio de desempleo)», destaca el CITE en sus conclusiones.

Según CCOO, el incremento de la economía sumergida se situaría en un 50,83 por ciento del total de trabajadores. Algo que es grave incluso para el 2,96 por ciento, que trabajan sin contrato a pesar de tener ‘papeles’.

Reforma de Extranjería

«La desaceleración de la llegada de personas inmigradas es consecuencia natural de la crisis, sobretodo en los sectores que pedían mano de obra intensiva, como el caso de la construcción; no es fruto de la política de inmigración cero aplicada por el Gobierno», subraya el CITE.

Los recelos del sindicato sobre la reforma de la Ley de Extranjería, surgen en torno a la necesidad de lograr un consenso con el Partido Popular, por parte del gobierno socialista. Explican que «tenemos el temor que se traslade a España la política de Berlusconi en inmigración, como penalizar a las personas que no tienen papeles».

Por eso rechazan el recorte de derechos fundamentales como el derecho a vivir en familia de padres y madres; rechazan el aumento del período de detención en los centros de internamiento, de 40 a 60 días.

Para desarrollar una prevención del racismo y la cohesión social, CCOO considera que el Pacto Nacional por la Inmigración puede ser un buen instrumento. «A pesar de que no hemos firmado el Pacto, ofrecemos nuestra disposición como sindicato a darle vida y aplicarlo», añadió el gremio de trabajadores. (eldeber.com.)