El Embajador de Perú regresa este viernes, superada la tensión bilateral

Perú niega que haya acordado revisar asilo a ex ministros de Bolivia. Ambos cancilleres sostuvieron una reunión privada, en el marco de la cumbre del Mercosur esta semana

Por Efe | – Agencia – 28/07/2009

Se llevaron a cabo diversos actos en el marco de la Fiesta Nacional de Perú

LA PAZ |El embajador de Perú en Bolivia, Fernando Rojas, regresará a La Paz este viernes después de que los cancilleres de ambos países desbloquearan el conflicto bilateral que llevó a Lima a llamar a consultas al diplomático el pasado 15 de junio.

Fuentes de la Embajada peruana en La Paz confirmaron que Rojas partirá de Lima en la noche del jueves y arribará al aeropuerto de El Alto, ciudad vecina de La Paz, a las 00.45 hora local (04.45 GMT) del viernes.

El retorno de Rojas se produce una vez que la situación en las relaciones bilaterales quedara desbloqueada en el reciente encuentro celebrado en Asunción entre los cancilleres de Bolivia, David Choquehuanca, y de Perú, José Antonio García Belaunde.

La esposa del embajador Rojas, Odette Zamalloa, asistió hoy en La Paz, junto al ministro boliviano de Defensa, Wálker San Miguel, y varios diplomáticos peruanos, a un acto en una zona residencial de La Paz para rendir homenaje al héroe peruano de la Guerra del Pacífico, Miguel Grau.

En este acto, celebrado en el marco de la Fiesta Nacional de Perú, Zamalloa declaró a la red Unitel que Rojas vuelve para «estrechar y continuar los lazos de hermandad entre los dos pueblos».

Precisamente y con motivo de la Fiesta Nacional de Perú, varios periódicos bolivianos publican hoy un saludo del embajador Rojas a la comunidad peruana residente en Bolivia.

En ese saludo, la Embajada de Perú «extiende su cálido reconocimiento al pueblo hermano de Bolivia y a sus distinguidas autoridades, quienes acogen con generosidad y fraternidad a los residentes peruanos».

Por segunda vez en su misión diplomática en Bolivia, Fernando Rojas fue llamado a consultas a Lima hace un mes y medio después de que el Gobierno de Evo Morales responsabilizara a su homólogo de Perú, Alan García, de la represión a protestas indígenas de ese país que causó 34 muertos, 24 de ellos policías y el resto civiles.

En cambio, el Gobierno de Lima acusó al presidente Morales de instigar la violencia producida en esa región.

Anteriormente, los Gobiernos de García y Morales también han sostenido disputas verbales por sus diferencias en torno a la Comunidad Andina (CAN), por denuncias sobre el presunto desvío del río Mauri en territorio peruano y el asilo otorgado por Lima a tres ex ministros acusados en Bolivia de genocidio.

En la reunión celebrada por los cancilleres el pasado 23 de julio en Asunción en ocasión de la cumbre del Mercosur, el Gobierno de Perú se comprometió a analizar la documentación enviada por La Paz para pedir la suspensión del asilo a los tres ex ministros.

El Gobierno peruano otorgó asilo a tres ex ministros de la gestión del ex mandatario Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003), pese a que están enjuiciados por su presunta responsabilidad en una masacre ocurrida en octubre del 2003.

Ese año murieron más de 60 personas durante la represión de las fuerzas de seguridad contra protestas antigubernamentales.

Perú niega que haya acordado revisar asilo a ex ministros de Bolivia

Ambos cancilleres sostuvieron una reunión privada, en el marco de la cumbre del Mercosur esta semana

Por Efe | – Agencia – 28/07/2009

LIMA |El canciller de Perú, José Antonio García Belaúnde, negó hoy que haya acordado con su homólogo de Bolivia, David Choquehuanca, revisar el asilo dado por su Gobierno a tres ex ministros bolivianos, como condición para restablecer las relaciones bilaterales.

En declaraciones a la agencia estatal Andina, el ministro de Relaciones Exteriores dijo que su compromiso «ha sido revisar la documentación que me ha hecho llegar, nada más. No hay ningún compromiso más que revisar eso».

Ambos cancilleres sostuvieron una reunión privada, en el marco de la cumbre del Mercosur esta semana en Asunción, para restablecer las relaciones agrietadas por declaraciones hostiles de ambos lados sobre diversos temas en común.

Después de esa cita, Choquehuanca declaró en su país que las relaciones bilaterales mejorarían si Perú revoca el asilo otorgado a los ex ministros Javier Torres Goitia, Mirtha Quevedo y Jorge Torres, procesados en Bolivia por las muertes ocurridas durante una protesta contra el entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada en 2003.

García Belaúnde agregó que «a la luz de ese análisis, ya se verá qué decisión se toma, pero no tengo ningún otro compromiso que estudiar detenidamente la información».

El canciller peruano dijo ser consciente de que es un tema muy importante para el país vecino y, por lo tanto, aseguró que van a darle «una consideración apropiada a la sensibilidad que el tema tiene».

Respecto al condicionamiento señalado por el ministro boliviano, García Belaúnde subrayó que «eso no fue lo que acordamos con el canciller David Choquehuanca».

En junio pasado, el Gobierno peruano llamó a consultas a su embajador en La Paz, Fernando Rojas, en protesta por las declaraciones del presidente boliviano, Evo Morales, en una cumbre indígena respecto a que los disturbios registrados en la Amazonía peruana son «el genocidio del TLC, la privatización, la entrega de las selvas amazónicas de Suramérica a las trasnacionales».

Un mes antes, Morales había enviado una carta a la cumbre indígena en Puno (Perú), en la que llamó a los pueblos de América a la revolución: «Nuestra lucha no termina. De la resistencia pasamos a la rebelión y de la rebelión a la revolución».

Varios ministros peruanos condenaron estas declaraciones, que consideraron una interferencia boliviana en Perú.