Evo hace encerrar a reporteros de medios independientes para que no hablen con Chávez en Palacio

Nuevo atropello a la libertad de información en la gestión de Evo Morales. Solo Canal 7 y TeleSur pudieron entrevistar al Mandatario venezolano en la puerta del Palacio.

Insólito. Un miembro del cuerpo de seguridad del presidente Evo Morales impidió que los periodistas de medios privados dejaran la sala de prensa mientras el canal estatal y Telesur entrevistaban al Jefe de Estado venezolano. Los informadores recuperaron la libertad de locomoción al cabo de diez minutos. El vocero Iván Canelas, ex dirigente sindical del gremio, pidió disculpas por el “exceso”. Organizaciones de periodistas y de propietarios de medios condenaron el hecho.

image

Atropello: periodistas, camarógrafos y fotógrafos exigen salir de la Sala de Prensa del Palacio, ayer

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

La Prensa

Encierran a reporteros en Palacio para que no hablen con Chávez

EL GOBIERNO RECONOCE QUE HUBO UN “EXCESO”, LOS PERIODISTAS PROTESTAN

Canal 7 y TeleSur sí pudieron entrevistar al Mandatario venezolano en la puerta del Palacio.

Una veintena de periodistas, fotógrafos y camarógrafos de medios privados y católicos, entre otros, fue encerrada ayer por casi diez minutos en la Sala de Prensa del Palacio Quemado por instrucción de funcionarios gubernamentales y del cuerpo de seguridad del presidente Evo Morales, para evitar que hablasen con el mandatario venezolano Hugo Chávez.

El incidente ocurrió aproximadamente entre las 11.00 y las 11.10, lo que permitió que sólo los reporteros del estatal Canal 7 y de Telesur (con sede en Caracas) entrevistaran en la puerta principal del Palacio Quemado al Jefe de Estado caribeño.

El presidente de la Asociación Nacional de Periodistas, Pedro Glasinovic, consideró este nuevo incidente entre el Gobierno y la prensa como una “ofensa” a la libertad de información.

Marco Dipp, presidente de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), condenó que los comunicadores “hayan sido burlados y encerrados”. Mientras, el ejecutivo de la Federación Nacional de los Trabajadores de la Prensa, Pablo Zenteno, dijo que pedirá una explicación al Gobierno.

Uno de los reporteros encerrados observó en el televisor de la Sala de Prensa que Canal 7 estaba transmitiendo en directo las declaraciones de Chávez.

“Los miembros de seguridad del Palacio —narró Carolina Ulloa, de Cadena A— nos dijeron que entráramos al salón porque la Guardia Presidencial iba a dar el saludo protocolar a Morales. Cerraron la puerta, así que no pudimos ver nada de lo que pasaba en el hall. Luego alguien vio la televisión y todos empezamos a exigir que nos dejaran salir”.

Minutos antes, un periodistas de Canal 7 le preguntó al Mandatario venezolano: ¿cómo lo está pasado aquí, en Bolivia? “Pero mira, tomando este sol mañanero, ¡sabroso! Disfrutando de esta bella ciudad, después de ese tremendo desfile y toda la jornada de ayer”.

El caribeño tuvo todavía tiempo para recordar que en menos de 16 años se cumplirán 200 años de la llegada al país de Simón Bolívar y de Antonio José de Sucre y de hablar de la revolución bolivariana impulsada por su administración. Entretanto los periodistas, golpeaban la puerta de madera de la Sala de Prensa y gritaban que los dejaran salir para también entrevistar a Chávez.

Sin embargo, el único miembro del cuerpo de seguridad del Presidente boliviano, que había cogido la manija de la puerta, continuó, inflexible, con la misión.

“¿Por qué nos están arrestando acá?”, “No somos pollos de granja”, “¡Hay libertad de información y de prensa!”, fueron algunas de las frases recurrentes de los comunicadores. En tres ocasiones, los reporteros consiguieron entreabrir la puerta de madera, pero el guardia volvió a cerrarla en igual número de oportunidades. De acuerdo con las versiones más coincidentes, Chávez entró en el Palacio del Gobierno, tras finalizar su entrevista con Canal 7 y y Telesur, acompañado por el presidente Morales.

Cuando ambos ya se encontraban en el hall, las puertas fueron abiertas y los fotógrafos y camarógrafos recién pudieron tomar las imágenes de ambos dignatarios de Estado.

Ningún periodista de los que quedaron encerrados en la Sala de Prensa tuvo oportunidad de hacer preguntas, pues se encontraban al menos a diez metros de Chávez y Morales, y detrás del cordón de seguridad tendido por la guardia personal del Mandatario boliviano. Unos diez minutos después, bajó al hall del Palacio el vocero de la Presidencia, Iván Canelas, quien prometió imágenes de la entrevista con Chávez.

Esa veintena de comunicadores acudió la mañana de este viernes al Palacio Quemado porque, según la Unidad de Prensa del Ministerio de la Presidencia, el venezolano iba a dar una conferencia de prensa.

Por la tarde, en un contacto con los medios, Canelas reconoció que “por un exceso de funcionarios del Palacio, principalmente de seguridad, se los encerró aquí, en la Sala de Prensa”.

Justificó esa acción recordando que el presidente Carlos Mesa (2003-2005) dispuso, a través de la Casa Militar, que “todas las puertas de las oficinas que funcionan en el hall del Palacio deben ser cerradas, y eso es lo que aplicó el personal que está al cargo de seguridad”.

Sin embargo, antes de ayer nunca se había registrado un hecho parecido al de este viernes.

Consideró que Chávez dio una entrevista a Canal 7 y Telesur en una “improvisada declaración de prensa” y negó que hubiera habido una acción premeditada para evitar que los reporteros de los otros medios tuvieran la oportunidad de hablar con Chávez.

“El periodista de Canal 7 que estaba instalando sus cámaras en el Salón de los Espejos (segundo piso del Palacio) tuvo que bajar con su micrófono para tratar de tener las declaraciones del presidente Chávez. Según la información recibida, las imágenes que tiene ese medio están filmadas del piso de arriba, hacia abajo”, aseguró.

Advierten riesgo de impunidad

Reporteros Sin Fronteras (RSF) advierte del “riesgo real de impunidad y de olvido” que rodea el asesinato, en marzo de 2008, de Carlos Quispe Quispe, periodista de la emisora Radio Municipal Pucarani, en la población del altiplano paceño del mismo nombre.

A través de un comunicado difundido ayer recordó que, aplazado tres veces, el proceso de los presuntos actores del asesinato fue suspendido hace un año, el 18 de junio de 2008, tras un día de vista sin que se fijase ninguna nueva fecha. “Lleno de negligencias judiciales, poco cubierto por la prensa, el sumario sigue en suspenso desde hace un año”.

Según RSF, “ni el contexto de violencia política en el momento de los hechos, ni los movimientos de personal dentro del aparato judicial justifican tal inercia. El aplazamiento del proceso de los presuntos responsables de la muerte de Carlos Quispe Quispe ha causado la pérdida del sumario”.

La organización considera importante que la ministra de Justicia, Celima Torrico Rojas, intervenga para que se reanude el proceso y que se conozcan los motivos de tal lentitud.

Quispe Quispe (31) murió el 31 de marzo como consecuencia de la “golpiza a palos” que le había infligido, tres días antes, una turba de aproximadamente 300 personas, la mayoría de ellas comunarios de Pucarani, que asaltó el Palacio Consistorial de esa localidad, donde también se ubicada Radio Municipal Pucarani.

Los supuestos implicados se beneficiaron de diferente maneras de medidas judiciales y están en libertad.

Protocolo

El portavoz de la Presidencia, Iván Canelas, dijo ayer que el saludo militar de rigor ofrecido el viernes al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a su llegada al Palacio de Gobierno es una cuestión de estricto protocolo internacional, y deploró versiones periodísticas que exageraron el hecho como algo inusual y una concesión del mandatario boliviano Evo Morales.

Canelas refirió que Morales recibió el jueves, a primera hora, como sucede cotidianamente y sin defecto, el parte de rigor por la Guardia Presidencial y que cuando a media mañana salió a recibir a su colega venezolano, no es de estilo que, otra vez, reciba un parte sobre el estado de situación de la Casa de Gobierno.

El portavoz refirió que el saludo a Chávez, en su calidad de dignatario de Estado, es una práctica extendida en el protocolo internacional y que el Jefe de Estado boliviano recibe similares honores a su investidura en aeropuertos y casas de gobierno cuando realiza visitas oficiales a países de la región y fuera de ella.

Abusos y “preferencias”

En octubre de 2008, miembros del autodenominado Comité Cívico Popular y los “ponchos rojos”, ambos afines al Gobierno, golpearon a periodistas que se encontraban a la espera de una delegación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que visitó al ex prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, en la cárcel San Pedro.

En marzo de 2009, una veintena de trabajadores de la información fueron “correteados a chicotazos” por comunarios en la localidad de Huatajata cuando trataban de obtener información de la ocupación y saqueo de la casa del ex vicepresidente de la República Víctor Hugo Cárdenas. La Policía no actuó en el momento.

28 de mayo, el presidente Evo Morales, en una reunión con miembros de la Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP), llamó “pollos de granja” a los periodistas, calificó de opositores políticos a los dueños de medios privados y los acusó de manipular la información.

En ese mismo encuentro pidió a la delegación de la SIP que “eduque” a los trabajadores de la información.

Al respecto, la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), la Confederación Nacional de la Prensa y otros organismos relacionados con el gremio criticaron los insultos del Mandatario y calificaron como un nuevo acto de agresión contra la libertad de expresión.

Desde el mes pasado, tras confirmarse el asesinato de la tía del Presidente Rufina Morales de Ayma, los policías civiles que resguardan la seguridad del Presidente en el Palacio del Gobierno ejercen un control minucioso a quienes entran en este recinto, en especial a los periodistas.

El viernes 10 de julio, cuando fue deportado de Estados Unidos a Bolivia, el ex ministro del Interior Luis Arce Gómez (1980-1981), el grupo de Policía que resguardó su arribo al aeropuerto de El Alto y su traslado a la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro impidió que los periodistas de los medios privados se acercaran al ex militar y consiguieran una declaración, aunque sí lo hizo el personal de los medios estatales, a saber, el periódico Cambio, la Agencia Boliviana de Información y Canal 7.

En los actos del Bicentenario (miércoles y jueves), a pesar de que personeros de prensa del Palacio del Gobierno otorgaron credenciales a periodistas asignados a la cobertura periodística de los acontecimientos, el equipo de seguridad de Morales impidió el ingreso de éstos al almuerzo con los presidentes de Venezuela, Ecuador y Paraguay, entre otras autoridades, excepto a los de Canal 7.

Repercusiones

“Es una discriminación y una ofensa hacia los periodistas, no puede ser que los encierren cuando Hugo Chávez y Evo Morales estaban declarando al Canal 7 y a Telesur”

Pedro Glasinovic

Asociación de Periodistas de Bolivia

“Lamentable y condenable que periodistas de medios de comunicación independientes, entre ellos los de La Prensa, hayan sido burlados y encerrados en la Sala de Prensa de Palacio”

Marco Dipp

Asociación Nacional de la Prensa

“Vamos a pedir las explicaciones al vocero presidencial y al presidente Evo Morales para que nos expliquen qué es lo que ha pasado, creemos que hay mucha reticencia”

Pablo Zenteno

Trabajadores de la Prensa de Bolivia

“Es una discriminación, debió permitirse el acceso a todos los medios (…) Se está violando el derecho al trabajo de los periodistas y no debería haber privilegios”

Boris Quisbert

Trabajadores de la Prensa de La Paz

“Ha sido un momento desesperante, un exceso de la seguridad del Presidente, que nos ha restringido nuestro derecho a trabajar. Esperemos que esto no se repita nunca más”

Carolina Ulloa

Periodista de Cadena A

“Nos ha indignado. Parecíamos arrestados sin justificativo. Ha perjudicado nuestro trabajo y hemos tenido que depender del canal estatal, no hay libertad de informar”

Paola Cuentas

Periodista de la Red Uno

“Es una actitud deshonesta del departamento de prensa de Palacio, fueron ellos quienes nos llamaron (…) Si hubiera sido casual, no habría estado el (Canal) 7 transmitiendo en vivo”

Carmen Melgar

Periodista de Unitel

“No ha habido ninguna intencionalidad por discriminar a los medios locales. Lamentamos y pedimos disculpas (…) porque los tuvieron encerrados aquí (Prensa, Palacio)”

Iván Canelas

Vocero Presidencial