Morales le da la espalda a Uribe; Evo rechaza trato militar entre Colombia y EEUU

El mandatario colombiano se entrevistó anoche con el presidente de Bolivia. Morales dijo que el lunes presentará a Unasur una propuesta para rechazar el proyecto de las bases.

El presidente colombiano, álvaro Uribe, realizó ayer una escala en La Paz para explicarle al Presidente boliviano que el acuerdo militar que negocia con EEUU y que permitirá a este país usar siete bases colombianas no supone una amenaza a la región. La entrevista duró 90 minutos y a su conclusión Evo Morales se declaró agredido por esta acción y anunció que presentará a la Unasur una resolución contraria.

imageReunión: los mandatarios Evo Morales (der.) y Álvaro Uribe (izq.), anoche, dejan el hall del Palacio Quemado para iniciar la reunión que duraría unos 90 minutos

La Prensa

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Uribe fracasa, Evo rechaza trato militar entre Colombia y EEUU

Morales dijo que el lunes presentará a Unasur una propuesta para rechazar el proyecto de las bases.

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, fracasó anoche en su propósito de convencer a su homólogo Evo Morales de que desista en su rechazo a la instalación de bases militares en Colombia para Estados Unidos. El Mandatario boliviano dijo sentirse “agredido” por ese proyecto y anunció que presentará el lunes una propuesta en contra en la reunión de la Unasur.

La polémica al respecto se avivó este martes desde Colombia, donde el comandante de las Fuerzas Militares de ese país, general Freddy Padilla, afirmó que prepara siete bases para el uso de EEUU, cuando Uribe afirmó que sólo son cinco.

Se trata de las bases aéreas de Malambo, en el departamento de Atlántico (norte); Palanquero, en Cundinamarca (centro) y Apiay en Meta (centro); de las bases del Ejército de Tolemaida, en Cundinamarca, y la de Larandia, en Caquetá (sur); y de las navales de Cartagena, Bolívar (norte), y Bahía Málaga, en Valle del Cauca (centro-oeste, sobre la costa Pacífica).

El Presidente colombiano inició ayer una gira de emergencia por Sudamérica para proporcionar información de “primera mano” sobre el acuerdo militar que negocia con EEUU y buscar el cambio de opinión de sus colegas de Bolivia; Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; y Chile, Michelle Bachelet.

Estos dos últimos jefes de Estado expresaron la anterior semana su “preocupación” por la presencia militar estadounidense en Colombia y solicitaron al Consejo de Seguridad de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que analice el tema en la reunión de esta organización, que se efectuará el lunes en Ecuador.

La cita en La Paz

Tras un encuentro de casi 90 minutos con Uribe en el Palacio Quemado, el Jefe de Estado de Bolivia dijo a la prensa: “Me siento agredido por la presencia militar de EEUU en Colombia”.

Sustentó su posición al considerar que “el imperio siempre tiene sus objetivos” y acusó “a los uniformados extranjeros, como los norteamericanos armados”, de haber reprimido a los movimientos sociales bolivianos, entre ellos los campesinos, en el periodo de los gobiernos neoliberales (1985-2006). Morales explicó en la conferencia de prensa que otro factor para rechazar la presencia de militares del país del norte en Colombia es el haber sido “víctima” de esas persecuciones en Bolivia.

Anunció que este lunes presentará en Ecuador una propuesta de resolución a los mandatarios de Unasur para que “no se acepte ninguna base militar, ningún extranjero armado, uniformado en Sudamérica”.

De acuerdo con el Mandatario boliviano, Uribe le dijo que no acudirá a ese encuentro, pero mencionó su deseo de reunirse con los presidentes de Unasur en otro momento —todavía no definido— para dialogar exclusivamente sobre las bases militares para EEUU.

“Tal vez —sostuvo— una reunión reservada entre presidentes de Unasur pueda ser una solución, donde digamos las verdades para superar estos conflictos, pero el tema central radica en la presencia de militares extranjeros en Colombia”,

En julio pasado ya había expresado su rechazo a la instalación de bases militares extranjeras en la región y calificó de “traidores de la patria” a aquellos políticos de América Latina que lo aceptan.

Luego de reunirse con Morales, Uribe no dio una conferencia de prensa, pero al salir del Palacio Quemado agradeció “el espacio de diálogo con el presidente Morales y quiero expresar un saludo lleno de afecto al hermano pueblo boliviano”.

Uribe, quien viaja con el canciller Jaime Bermúdez, visitará también entre hoy y mañana Uruguay, Argentina y Brasil.

Lima (Perú) fue ayer la primera escala de este periplo, donde se entrevistó con su homólogo Alan García, con quien comparte una línea política.

Acusación contra Bogotá

En su contacto con los medios, Morales criticó a Uribe porque “antes se acusaba a Fidel desde Estados Unidos. Ahora siento que desde Colombia se acusa al presidente (Hugo) Chávez, como también al presidente de Ecuador (Rafael Correa)”.

El mes pasado, Bogotá dijo haber confiscado a la guerrillera Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lanzacohetes AT-4, de fabricación sueca, que fueron comprados hace 20 años por Caracas.

Esta acusación provocó que Chávez convocara a su Embajador en Colombia y suspendiera de manera temporal las relaciones diplomáticas con este país.

Las relaciones con Ecuador están rotas desde marzo de 2008, después del bombardeo militar colombiano —en enero— a un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano. En ese operativo murió el líder de la fuerza irregular, conocido como “Raúl Reyes”.

Otro incidente con Quito fue provocado por la sospecha levantada por Bogotá de que la guerrilla colombiana financió la campaña de Correa en 2007, acusación que negó el Mandatario ecuatoriano.

Los gobiernos de Morales, Chávez y Correa forman parte de la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba), una coalición que comparten además Nicaragua, Honduras, Cuba, Dominica, Antigua y Barbuda, y San Vicente y las Granadinas.

Estos últimos cuatro países son parte del Caribe y mantienen una estrecha relación con La Habana.

El peruano Alan García da su apoyo a Bogotá

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, recibió el martes el respaldo de su par peruano, Alan García, al iniciar en Lima una gira por siete países de Sudamérica para explicar a sus gobiernos los alcances de un eventual acuerdo entre su país y Estados Unidos para la utilización de bases colombianas por militares estadounidenses.

Uribe fue recibido en el Palacio de Gobierno por García, con quien sostuvo una reunión de trabajo que duró una hora.

Al término del encuentro, según el Nuevo Herald, García dijo que Uribe había llegado a Perú para conversar sobre temas “de interés continental” y de “situaciones, yo diré, enojosas que presentan a Colombia lamentablemente como víctima de algunos hechos que no deberían ocurrir”.

Aparentemente se refería a las recientes denuncias de que lanzacohetes AT-4, de factura sueca, incautados a las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), habían sido adquiridos con anterioridad por Venezuela, revelación que ha resquebrajado y, finalmente, roto las relaciones entre Caracas y Bogotá.

“Hemos tenido la oportunidad de adelantar un diálogo bien importante con el presidente Alan García. Quiero agradecer nuevamente su atención, su tiempo, su permanente amistad de muchos años, profunda, prolongada, con Colombia”, dijo Uribe.

García expresó el respaldo de su Gobierno y la admiración por “el esfuerzo desplegado por el presidente Uribe”, quien, dijo, no sólo favorece a Colombia, sino al modelo democrático en el continente.

Los detalles

Tras su reunión en La Paz con el presidente Evo Morales, el Jefe de Estado colombiano, Álvaro Uribe, prevé reunirse hoy con los mandatarios de Chile, Paraguay y Argentina, mientras que el jueves hará lo propio con los de Uruguay y Brasil. (Fuente: agencia Efe).

El ex presidente de Colombia César Gaviria (1990-1994) sostuvo: “Me parece conveniente. Tenemos que tratar de convencer a los vecinos de que Colombia no tiene una intención agresiva”.

El colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN) afirmó ayer que EEUU prepara una “invasión” de Venezuela desde bases militares colombianas y llamó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a sumar fuerzas para impedirlo.

El interés de EEUU por firmar el acuerdo con Bogotá, motivó que el Ejecutivo del país del norte enviara a Brasil al asesor del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el general retirado James Jones, quien ayer se reunió con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva para decirle que ese acuerdo no afectará la seguridad brasileña.

Por otra parte, el asesor para Asuntos Internacionales de la Presidencia brasileña, Marco Aurelio García, quien ayer se reunió en Caracas con Chávez, afirmó que le transmitió a Jones la posición de Venezuela y que, en su opinión, “es hora de una acción más diplomática, para evitar una guerra mediática”.