Abogados de caso Caranavi temen por sus vidas tras allanamientos

Los abogados Jorge Quiroz y Claudia Lecoña, solicitaron la intervención de la Comisión Interamericana de DDHH en procura de medidas cautelares y protección de sus vidas en el ejercicio de sus labores profesionales.

image

Los abogados Jorge Quiroz y Claudia Lecoña en el estudio de emisión de Erbol La Paz



La Paz, 30 Ago (Erbol).- Los abogados de los padres de los dos jóvenes muertos en Caranavi y de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de La Paz (APDHLP), Jorge Quiroz y Claudia Lecoña, aseguraron este lunes temer por sus vidas y la de sus familiares después de los allanamientos que se hicieron a su oficina y domicilio por una supuesta investigación antinarcóticos.

Quiroz informó que por ello ahora presentaron una solicitud de intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que esta instancia interceda por ambos ante la Corte Interamericana a fin de que les otorgue medidas cautelares protegiendo sus vidas, ejercicio de sus labores profesionales y de sus familiares.

“En vista de que nuestras vidas corren peligro y nuestra labor como abogados defensores (del caso Caranavi) están siendo vulneradas hemos recurrido ayer a las 18.00 a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, dijo.

Quiroz y Lecoña (esposos), a nombre de la APDHLP presentaron un informe en el que culpan o responsabilizan de cierto modo a autoridades del gobierno y de la Policía por los luctuosos hechos del 7 y 8 de mayo pasado.

A raíz de esta situación, los aludidos salieron a descalificarlos, además a fines de la semana pasada su oficina y domicilio fue allanado sorpresivamente por el fiscal antinarcótico Víctor Vásquez, quien ingresó a estos lugares supuestamente en busca de sustancias controladas.

“Después de estos allanamientos y toda la atmósfera contraria que se está generando en contra de nosotros realmente tememos por nuestras vidas, además haciendo esas cosas están actuando contraviniendo el artículo 9 de la Ley de Abogacía”, declaró.

Puntualizó que el mencionado artículo dice: ‘el abogado en ejercicio es inviolable por las opiniones que emita en su defensa y alegatos ante las autoridades, no pudiendo por ella ser molestado, perseguido, detenido ni procesado’.