Los periodistas de Bolivia exponen queja ante la OEA

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Organización de Estados Americanos (OEA) conocerán hoy el paquete de leyes con al menos cinco “artículos mordaza”, creadas por el Gobierno de Evo Morales.

Continúa protesta. Periodistas y representantes de los medios de comunicación, además de sectores de la población se sumaron ayer al anunciado “bocinazo” en la ciudad de Cochabamba, como parte de las movilizaciones de ese sector en demanda de la abrogación del artículo 16 y la modificación del artículo 23 de la Ley contra el racismo y toda forma de discriminación

La Prensa



Los periodistas exponen queja ante la OEA

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Organización de Estados Americanos (OEA) conocerán hoy el paquete de leyes con al menos cinco “artículos mordaza”, creadas por el Gobierno de Evo Morales.

El fiscal de la Asociación de Periodistas de La Paz, Antonio Vargas, antes de partir a Washington, Estados Unidos, informó que en la audiencia presentará los polémicos artículos 16 y 23 de la Ley Contra el Racismo y otras disposiciones legales, como la Ley del Órgano Electoral Plurinacional, que reduce el derecho a la libertad de expresión en los procesos electorales, difundió la agencia NAN.

Igualmente, se presentará la Ley del Régimen Electoral, que establece prohibiciones y sanciones para la campaña y propaganda electoral de candidatos a cargos judiciales, que constituyen una clara violación a las libertades de expresión y de prensa.

Asimismo, Vargas presentará, anunció, el proyecto de Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, que pretende eliminar la reserva de fuente como secreto inviolable para el ejercicio periodístico.

Bocinazo contra los “artículos mordaza”

image La caravana de autos, ayer. Foto Los Tiempos

Por Erbol y Los Tiempos 25/10/2010

Periodistas y representantes de los medios de comunicación, además de algunos sectores de la población se sumaron ayer al anunciado “bocinazo” en el centro de la ciudad de Cochabamba, como parte de las movilizaciones de ese sector en demanda de la abrogación del artículo 16 y la modificación del artículo 23 de la Ley contra el racismo y toda forma de discriminación.

Ambos artículos son considerados como conculcadores de la libertad de expresión, según las organizaciones que llevan adelante las protestas en todo el país y que están encabezadas por la empresarial Asociación Nacional de Prensa, la Asociación Nacional de Periodistas, la Asociación de Periodistas de La Paz y la Confederación Nacional de Trabajadores de la Prensa y sus afiliadas en el país, con excepción de la de La Paz.

En el “bocinazo” convocado para ayer por la mañana participaron unos 50 vehículos, motos, bicicletas, haciendo sonar sus bocinas, además de otro tipo de bocinas como vuvuzelas y pitos, en un recorrido que empezó en el Viaducto, siguió por la avenida Heroínas, Oquendo, Recoleta, Libertador Bolívar, Cala Cala, Puente Cobija y terminó en la plaza 14 de septiembre.

En tanto, para hoy se espera que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos, en Estados Unidos, reciba la demanda de estas organizaciones y una propuesta de ley que abroga y modifica los artículos cuestionados, de manos del fiscal general de la Asociación de Periodistas de La Paz, Antonio Vargas.

Por otro lado, los comunicadores Sandra Aliaga y Rafael Archondo, anunciaron el nacimiento de una plataforma de comunicadores que pide participar en el reglamento de dicha Ley; además de expresar su discrepancia con algunos medios de comunicación y trabajadores del área, a quienes se los acusa de no haber “explicitado” de forma correcta los contenidos de los artículos 16 y 23 de la norma.

Ambos comunicadores, a nombre de la plataforma, afirmaron que esta iniciativa surge como una respuesta a las posiciones radicales de algunos periodistas que protestan en contra de la ley promulgada por el presidente Evo Morales.

Archondo reconoció que existe un riesgo en la aplicación de la ley en lo que corresponde a la libertad de expresión, pero eso no justifica que ese “temor” de algunos periodistas sea apoyado por una campaña de “desinformación” masiva de los alcances de los artículos 16 y 23 de la Ley antirracista.