Radios comunitarias afines al gobierno instan a periodistas a participar en Reglamentación

Se definen como periodistas de medios alternativos y dicen que no se sienten representados por la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) y la Asociación Boliviana de Radiodifusión (ASBORA).

Las radios comunitarias de Bolivia, están agrupadas en la APRAC y en el CEPRA. A este ultimo organismo pertenecen las radios cocaleras del trópico de Cochabamba, Soberanía, Chimoré, Kausachum Coca, entre otras. El presidente de APRAC, Teófilo Rivas negó que haya una alianza con el frente gobernante del MAS. image

La noticia de ABI:



Radios comunitarias instan a periodistas a participar en Reglamentación de Ley contra el Racismo

Las radios comunitarias de Bolivia, agrupadas en la Asociación Provincial del sector (APRAC), que cuenta con más de 260 afiliados, consideran que es necesario que los representantes de los medios de comunicación participen en la elaboración del reglamento de la Ley contra el Racismo y toda forma de Discriminación que fue promulgada el pasado 1 de octubre, dijeron el jueves sus dirigentes.

    El presidente de APRAC, Teófilo Rivas Quispe, aclaró que la organización fue creada el año 1980 y no depende del Estado, como manifestaron las representaciones de los propietarios de los grandes medios de comunicación y algunas organizaciones sindicales del sector.

    Rivas anotó que en estas dos décadas de funcionamiento la APRAC ha sufrido permanentes presiones en el pasado, no solamente de los gobiernos neoliberales que obstaculizaron la concesión de licencias de funcionamiento, sino de los propios propietarios de los grandes medios de la comunicación.

    "Mal se puede decir que nuestra posición actual para participar en la construcción del Reglamento sea porque existiría  hay una alianza con el frente gobernante, una vez que es una decisión que ha salido de reuniones democráticas del directorio de APRAC", dijo.

    Al subrayar que no debe existir temor en los medios de comunicación por la Ley contra el Racismo y la Discriminación, si es que no permiten la difusión de mensajes de contenido racista, reiteró que no se justifica el empecinamiento de algunos sectores de no participar en la reglamentación.

    El presidente de APRAC puntualizó que antes de la sanción legislativa y promulgación de la Ley, la directiva de APRAC hizo conocer su posicionamiento a senadores de las bancadas del oficialismo y de la oposición, a los que expresó sus argumentos y su voluntad de participar en el trabajo de reglamentación de la Ley.

    "Pese a la cantidad de medios de comunicación afiliados a la APRAC, hemos sido permanentemente marginados por otras organizaciones como la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) y la Asociación Boliviana de Radiodifusión (ASBORA)", enfatizó.

    "Nuestros medios de comunicación no emiten mensajes racistas, por lo que no nos preocupa en absoluto la aplicación de la Ley contra el Racismo y toda forma de Discriminación", aseveró.

    "Los empresarios de los grandes medios de comunicación velan por sus intereses, a veces ligados a posiciones políticas. Es lamentable que algunos periodistas de base que trabajan en esos medios hayan tomado una posición radical de oposición a algunos artículos de la Ley en procura de mantener sus empleos", indicó.

    A su vez, el secretario de Relaciones de APRAC, Eduardo Mamani, aclaró que esta organización no se siente representada por la ANP, ni por ASBORA porque sus objetivos son de servicio a la comunidad y no a intereses económicos.

   Por su parte, el director del Centro de Educación y Producción Radiofónica (CEPRA), Víctor Pacheco, manifestó que no todos los periodistas y comunicadores sociales compartimos la posición asumida por organizaciones como la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) y algunos sindicatos que se oponen a participar en el proceso de reglamentación de la Ley de Lucha contra el Racismo y toda forma de Discriminación.

    Dijo que el CEPRA es una institución privada de desarrollo social que contribuye, considerando la diversidad cultural del país, a la construcción de una ciudadanía activa y a la formación de una opinión pública crítica, en la perspectiva de una sociedad equitativa, participativa y comunitaria.

    Anotó que su organización tiene fundamentalmente como miembros a medios radiofónicos, pero también de prensa que trabajan bajo la visión y misión de prestar un servicio comunitario y equitativo a la población en el departamento de Cochabamba, tanto en provincias como en la ciudad.

    "Solamente en Cochabamba conformamos una red de 15 radioemisoras, fundamentalmente en provincias, pero también en la ciudad.

   Mencionó como miembros de la red las radios Soberanía, Chimoré, Kausachum Coca y otros.

    Aguilar anotó que la organización apoya la Ley de lucha contra el Racismo y toda forma de Discriminación y la necesidad de elaborar la respectiva reglamentación en un plazo no mayor a los 90 días.

    Lamentó que algunos medios privados que forman parte de ANP y otras organizaciones similares hayan desarrollado actos de discriminación de otros medios, al punto que no les dan cobertura.

    Enfatizó que los pocos medios privados que delegaron periodistas a la cobertura de una conferencia de prensa de CEPRA realizada el miércoles en Cochabamba fijaron una posición en sus noticieros en la que mostraron que no aceptan criterios diferentes a los suyos, lo que es una prueba clara que van en contra lo que dicen defender, que es la libertad de expresión y el respeto a la opinión ajena.

    El CEPRA gestiona y desarrolla procesos alternativos de educación y comunicación integrales, interculturales, en idiomas originarios y en castellano con el fin de integrar a los pueblos originarios, campesinos y sectores populares que habitan en los Municipios a fin de lograr su mayor participación en las decisiones.

    Agregó que el grupo de periodistas que trabaja en medios privados "no puede atribuirse el derecho de hablar a nombre de todos los periodistas y comunicadores de Cochabamba, cuando hay muchos que discrepamos con sus posturas y métodos".

    Indicó que las libertades de expresión y de opinión están garantizadas en la Ley contra el Racismo, pero como cualquier otro derecho no es absoluta ó irrestricta, sino que conlleva responsabilidad social ulterior.

   Los periodistas de medios alternativos indicaron que los artículos 16 y 23 de esa Ley se apegan a la Convención Interamericana de Lucha Contra la Discriminación Racial y la Convención Interamericana de Derechos Humanos, en sus artículos 2, 4 y13, ambas suscritas por el Estado boliviano, donde se especifica la libertad de expresión como responsabilidad social ulterior, por lo que no corresponde generar un falso debate al respecto.