Anuncios

La “revelación” que se espera

Nervios palaciegos. Entre las revelaciones de Wikileaks se podría destapar un acuerdo entre Carlos Mesa y Evo Morales para derrocar a Sánchez de Lozada en la revuelta del llamado “octubre negro” el año 2003.

Los documentos que están siendo divulgados por Wikileaks han causado revuelo y preocupación en el palacio de Gobierno y se dice que este clima se debería a que en cualquier momento se podría dar a conocer un acuerdo entre el entonces vicepresidente Carlos Mesa y Evo Morales para derrocar a Gonzalo Sánchez de Lozada.

Según se adelantó, Evo Morales se habría comprometido a apoyar a Mesa cosa que finalmente no cumplió ya que es claro que no estaba dispuesto a hipotecar su propio proyecto político. Hace unos días Mesa afirmó que Evo es una persona en la que no se puede confiar y en retribución desde el gobierno le respondieron que había esperado que Goni caiga para ser presidente echándole en cara, además, que eso no haría nunca Álvaro García.

Es claro que entre ambos se saben algo pero se puede adelantar que cualquier relación entre Morales y Mesa será negada. Para el gobierno las revelaciones de Wikileaks son una muestra del espionaje que realizó Estados Unidos, pero si estas lo afectan, naturalmente, son puro embuste.

Los pongos de ayer ¿Qué hacen ahora?

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

image Juan Ramón Quintana tiene salidas que dejarían enmudecido al más pintado y harían las delicias de los políticos más encallecidos. Afirmó que “los gobiernos neoliberales fueron pongos políticos de la embajada norteamericana”. El asunto no es la frase sino de quien viene.

Dicen que los pueblos no tienen memoria y puede haber algo de cierto en esta afirmación pero no creemos que se llegue a extremos. Sucede que como ya se dijo en varias oportunidades, Quintana fue un selecto miembro de los “gobiernos neoliberales”, concretamente el de Hugo Banzer, de los cuales ahora abomina.

¿Será necesario que cada vez se tenga que hacerle recuerdo que fue hombre de confianza del ministro de Defensa de Banzer, Fernando Kieffer? ¿Será que el control de la explotación subrepticia del oro y la madera, además del contrabando, tienen tan funestas consecuencias para la memoria?

Una alianza muy pasajera

La cuerda siempre se rompe por el lugar más delgado y en este caso el lugar más delgado fue el viceministro de Gestión Institucional de la cancillería, Eugenio Mendoza. En realidad Mendoza fue destituido no por haber elaborado el documento sobre fiscalización de los diezmos de las iglesias evangélicas, sino por haberlo hecho público lo cual causó bastante resquemor en las organizaciones evangélicas respecto de las cuales Evo no tiene interés alguno en distanciarse ya que le sirven para mostrarse como respetuoso de la libertad de cultos y porque varias de estas son sus virtuales aliadas.

Sin embargo se sabe que esa es una actitud pasajera por cuanto más temprano que tarde, Evo se volverá contra sus actuales aliados evangelistas, ya que en los hechos se encuentran más alejados de la “cosmovisión andina” que los propios católicos.

Anuncios