El Gobernador herido de bala por delincuentes: ¿lecciones aprendidas?

gabriela-ichasoGabriela Ichaso Elcuaz

Una persecución a un aparente asalto a mano armada por delincuentes a una mujer que salía del banco y tomaron su cartera, tomó ribetes de colmo de indefensión cuando el protagonista del intento de defenderla fue herido de bala por los malvivientes al sentirse amenazados durante la fuga y resultó ser el Gobernador del departamento de Santa Cruz, Rubén Costas.

imageEl gobernador, bañado en sangre, llegó por sus propios medios a una clínica próxima al lugar del delito, donde fue atendido de emergencia sin perder la conciencia y llegó a relatar a los medios de comunicación lo sucedido, antes de ser operado para limpieza de esquirlas y restos en la perforación que produjo la bala en su cráneo.

Se encuentra fuera de peligro.

¿Lecciones aprendidas? Lo dudamos pero lo anotamos:

1.  La Policía protege el dinero y los bancos y no a las personas.

2. La Policía Departamental carece de protocolo de alerta de seguridad para autoridades de Estado.

3. Las clínicas privadas, igual que los hospitales, no cumple protocolos de salud: la prensa ni nadie debería acceder al lecho de convalecencia de un ciudadano en un espacio donde la asepsia es(debería ser) religiosa (sea quirófano, emergencia o habitación)

4. Se produjo un delito, no un accidente: durante más de dos horas nadie se posesionó de la investigación criminal para poner a cada quien en su sitio.

5. La construcción de una cárcel (con las seis letras) adecuada a la carga de sentencias, detenciones preventivas y cautelares, etc. que se precie de seria sigue sigue siendo una papa que quema de Gobierno en Gobierno y todos por acción u omisión conniven con Palmasola.

6. La venta y tenencia de armas es como de películas de vaqueros, en tierra de nadie y al alcance de cualquiera.  La pena por portar una sin la debida licencia, proveerla o adquirirla, debería ser lo suficientemente respetable como para pensarla dos veces antes de empuñarla por una cartera.

7. La proliferación de casas de juego, de venta y expendio de bebidas alcohólicas, de venta de drogas al menudeo, de puestos de comercio de objetos robados y demás negocios ilícitos, así como aquellos que se encubren bajo licencias de funcionamiento con otro fin ha rebasado a autoridades nacionales, departamentales y locales.

idearia.info